Ciudad

Asesinada en Mar del Plata

Lucía Pérez: en Rosario repudiaron el fallo

Organizaciones de mujeres fueron hasta la puerta de Tribunales provinciales para cuestionar la resolución que absolvió a los acusados por el crimen de la chica de 16 años. Leyeron un documento y aseguraron que fue femicidio


Foto: Juan José García

El miércoles 19 de octubre de 2016 cerca de 15 mil mujeres marcharon hasta los Tribunales provinciales de Rosario para gritar “Vivas nos queremos”. Bajo la lluvia, las mujeres vistieron de negro en señal de luto. El día anterior habían matado a Lucía Pérez en Mar del Plata. Los medios contaron que la chica de 16 años había sido drogada, abusada y empalada. Este martes un grupo de mujeres volvió a la puerta de los Tribunales a pedir justicia. También bajo la lluvia, repudiaron el fallo por el que un día antes el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata absolvió a los acusados del crimen de Pérez de abuso sexual y sólo los condenó por tenencia y comercialización de drogas. La polémica resolución llegó un día después de la masiva marcha por el día Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia la mujer. Para las organizaciones, mostró que el sistema judicial es machista y cómplice del patriarcado.

“Después de la marcha en la que salimos a decir basta de violencia hacia las mujeres nos encontramos con un fallo lamentable que niega el abuso sexual de una chica que fue empalada. Es grave y queremos denunciarlo. Salimos a la calle para pelear por la vida de cada compañera que no está y para que haya justicia para todas. El poder judicial es uno de los obstáculos más grandes con el que nos enfrentamos”, dijo Sofía Botto, integrante de Mumalá, una de las organizaciones de mujeres convocantes.

“Si mi vida no vale: produzcan sin mí”

Cuando el asesinato de Lucía Pérez trascendió en los medios, la escritora Itatí Schvartzman convocó desde Rosario al primer paro general de mujeres. “Si mi vida no vale: produzcan sin mí. Lucía Pérez, 16 años. Murió de dolor empalada y violada. La lavaron, la vistieron y la tiraron en la salita. Por ella, por mí, por mi hija, por vos y por tu hija: yo paro el miércoles 19. No voy a ser cómplice de que en este país siga valiendo más una pared que la vida de una mujer. #ParoDeMujeres #YoParo”, publicó en su muro de Facebook. La convocatoria tuvo eco en cientos de mujeres que apoyaron la iniciativa.

El caso fue uno de los emblemas en los pedidos de justicia de los movimientos de mujeres que este martes fueron hasta Balcarce y Montevideo para gritar que la muerte de Lucía sí fue femicidio. En ronda, las integrantes de las diversas organizaciones feministas de Rosario leyeron un texto donde responsabilizaron al poder judicial.

“Este dictamen es la muestra más clara y fehaciente de una justicia patriarcal y selectiva, que deja en evidencia no sólo la falta de formación de los operadores judiciales, sino la impunidad de un accionar machista que pretende con este tipo de fallos «aleccionar» a sus víctimas. Una justicia misógina, que falla en favor de la muerte, que viola y vulnera derechos, desentendiéndose de pibas como Lucía, por considerarlas «malas víctimas», o peor aún «muertes necesarias». Necesitamos repensar otras forma de construir la justicia, una justicia que valorice la vida de todes y cada une. Hoy somos los feminismos versus la impunidad y la (in) justicia del sistema. Nosotras no nos callamos más, estamos para transformarlo todo”, señaló parte del documento.

“No nos callamos más”

Para Viviana Della Siega, integrante del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar), el fallo habla de una Justicia misógina y machista a la cual no le importa la vida de las mujeres. “Es incomprensible a menos que lo entendamos como muestra del pacto de protección que hay entre los hombres. Este caso disparó el primer paro nacional de mujeres en el país. No nos callamos más y vamos a seguir reclamando. En un gobierno nacional que habilita la violencia, esto se va a multiplicar. Lo de Mar del Plata no es un caso aislado. Es el mensaje de la Justicia de que la violencia puede continuar”, opinó.

Desde el movimiento de mujeres del Evita también repudiaron el fallo y extendieron el reclamo hacia el Estado nacional. “Es responsable porque faltan políticas públicas preventivas. Este año hubo más de 260 femicidios en el país y más de 30 en la provincia. Es una situación que nos alarma”, dijo Majo Poncino.

“El fallo nos conmueve y sensibiliza. Pero la bronca y la impunidad nos mantienen organizadas para manifestarnos contra un sistema judicial patriarcal y exigirle al Estado que le dé respuesta a las mujeres. También para que aumente el presupuesto para prevenir situaciones de violencia, ya que en la actualidad destina 11 pesos por mujer, es decir, menos que un boleto de colectivo en nuestra ciudad. Los sectores vulnerables son los más perjudicados y la ausencia del Estado es un elemento que contribuye a la violencia machista”, agregó.

Las organizaciones de mujeres convocaron a un nuevo reclamo este martes, a las 19, en el Monumento a la Bandera, que se replicará en todas las ciudades del país.

.

La causa

El 8 de octubre de 2016 Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel llevaron a Lucía Pérez, de 16 años, hasta una sala de salud de Mar del Plata. Los médicos intentaron reanimarla pero estaba muerta. Según la reconstrucción, el viernes 7 de octubre la adolescente se encontró con Farías y Offidani en la puerta de la Escuela Media N° 3. En un auto le vendieron marihuana. Al día siguiente volvieron a encontrarse: la pasaron a buscar cerca de la casa en la camioneta de Offidani y fueron a la casa de Farías. Unas horas más tarde Offidani, Farías y Maciel dejaron el cuerpo de Lucía en la sala de salud de Playa Serena. En los días siguientes los tres hombres fueron detenidos.

La fiscal María Isabel Sánchez habló de una “agresión sexual infrahumana” y contó que los tres acusados drogaron a la chica, abusaron sexualmente de ella y la mataron por empalamiento. Después lavaron el cuerpo para ocultar el crimen.

Los peritajes médicas la desmintieron. Un perito de la fiscalía dijo que había lesiones “compatibles con relación sexual forzada” pero descartó el empalamiento y señaló que murió por “asfixia por sofocación”. La perito de la defensa oficial planteó que no pudo determinar la causa de muerte y que las pruebas no confirmaban que haya existido abuso sexual.

Dos meses después una junta médica interdisciplinaria en la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires señaló que la causa de muerte probable fue asfixia por congestión y edema pulmonar por causas tóxicas. El informe no puede probar que Lucía fuera víctima de abuso sexual. Los peritos descartaron el empalamiento y que el cuerpo hubiera sido lavado.

La fiscal Sánchez pidió la elevación a juicio de los tres acusados. Matías Farías y Juan Pablo Offidani por los delitos de “abuso sexual seguido de muerte agravado por el suministro de estupefacientes y femicidio”. Alejandro Maciel por “encubrimiento agravado”. El juez de Garantías Gabriel Bombini elevó la causa a juicio con críticas a la fiscal. La Cámara de Apelaciones cambió la imputación de Offidani a “partícipe secundario” del crimen.

Farías y Offidani también fueron acusados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, agravado por ser en perjuicio de menores de edad.

“Un plan”

La causa pasó a manos del fiscal Daniel Vicente quien pidió prisión perpetua para Farías, y lo consideró autor de “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con femicidio, con el agravante del suministro de estupefacientes a una menor”. “Farías tenía un plan. Le fió la droga en el primer encuentro para tener un segundo y allí cobrarle, venderle más droga y accederla carnalmente”, señaló el fiscal.

Para Offidani pidió 18 años de cárcel al considerarlo “partícipe necesario” del mismo delito, y retiró la acusación por “encubrimiento agravado” que pesaba contra Maciel, sindicado como quien lavó el cuerpo de la menor.

A más de dos años del crimen, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata absolvió a Matías Farías, de 25 años, y a Juan Pablo Offidani, de 43, de los cargos más graves porque consideró que no pudieron probarse durante el juicio. También pidieron a la Procuración que investigue la tarea de María Isabel Sánchez, la fiscal de instrucción que habló de “empalamiento” de la víctima, y que luego se apartó del caso.

El Tribunal –integrado por los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas– condenó a los hombres a 8 años de prisión y al pago de 135.000 pesos en concepto de multa bajo el cargo de coautores del delito de “tenencia y comercialización de estupefacientes, agravado por su venta a una menor de edad y en jurisdicción de una escuela”.

El tercer enjuiciado, Alejandro Maciel, de 61 años, fue absuelto de la acusación de encubrimiento agravado y será excarcelado.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios