El Hincha

El Ciudadano en Rusia

Los testigos de una pasión

Los periodistas Claudio Giglioni y Marcelo Lamberti están en Rusia para cubrir su séptimo Mundial consecutivo. Serán la voz y los ojos de nuestro diario en la Copa del Mundo


Foto: Juan José García

Claudio Giglioni y Marcelo Lamberti no necesitan carta de presentación a la sociedad futbolera rosarina. Desde hace muchos años son dos referentes del periodismo local y en su currículum aparece en negrita algo que en para los golpeados medios locales es toda una rareza: Rusia será su séptima cobertura mundialista consecutiva.

Ambos periodistas comenzaron a pensar en ir a Rusia hace más de un año, cuando ni siquiera se sabía si Argentina iba a estar o no. Y con mucho esfuerzo y el apoyo de muchos, hoy se dan el lujo de estar en tierras rusas y serán la voz y los ojos de muchos rosarinos a través de El Ciudadano, tanto en el diario papel como en el sitio digital y las redes sociales.

Todo comenzó en Estados Unidos 94, donde la economía permitió que muchos periodistas digan presente (era la época del uno a uno), aunque las tecnologías eran arcaicas su se compara con la actualidad.

“Cuando nosotros hicimos nuestro primer Mundial en el 94 no había celular, era muy difícil comunicarte. Lo hacíamos desde el hotel, eso era muy difícil. Con el correr de los mundiales la tecnología fue facilitando todo. Ahora, en este con el celular nos vamos a poder comunicar sin inconvenientes. Podés estar mandando materiales permanentemente. Fue todo de muy complicado a muy simple”, describe Lamberti.

Y enseguida agrega Giglioni: “Los nervios están como en el primero. Siempre se van renovando las expectativas. Algunos Mundiales te despejan lo que son las incertidumbres. No es lo mismo que ir a Brasil que a Rusia. Cada vez que vas a un Mundial te encontrás con cambios, tecnológicos principalmente. Yo me encontré con internet en Francia 98, porque acá en esa época no existía. Y la expectativa también pasa por entrevistar a grandes figuras. Y así vuelvo a una de mis grandes pasiones: ser cronista”.

—¿Lo tomás como un premio?

—(Giglioni) Sí, es un premio. Y es un premio que tiene el foco, que no es ni bueno ni malo, de hacer periodismo en Rosario. Porque acá, salvo raras excepciones, no hay lugar para el divismo. Acá se hace todo con esfuerzo, con mucha pasión. Es un premio gustoso adaptado a lo que es esta ciudad. No tiene nada que ver con los periodistas que uno ve que están en las grandes cadenas de televisión. Acá se hace todo de manera artesanal.

—¿Qué dejás al irte más de un mes a Rusia?

—La familia. Y con el paso del tiempo cuesta más dejarla. Cuando sos más chico, no pensás en qué te puede llegar a pasar. En cambio, con el paso del tiempo uno sí lo piensa y por eso cuesta más. Dejo a mis hijos y a mi señora, que me banca siempre. Sin la banca de la familia es imposible hacer esto, porque te vas un mes y si no te bancan… a la vuelta te econtrás con otra cerradura (risas).

—(Lamberti)  Para nosotros es un orgullo hacer periodismo en Rosario y poder ir a un Mundial. Hace un año arrancamos de manera plena la preparación para viajar. Esto se hace por pasión, si no fuese por pasión sería imposible. Yo miro para atrás y es muchísimo lo que uno tiene que dejar. A mí me pasó que en el Mundial de Francia dejé a mi hija recién nacida con solamente 15 días de vida.

—Rusia es un país distinto a los últimos que visitaron, ¿cómo van a hacer con el idioma?

—(Lamberti) De idioma ruso no sabemos nada. Y el tema del idioma es complicado, nosotros manejamos medianamente el inglés que es el universal, más allá de que los rusos hablan ruso (risas). Creo que se va a suplir el tema del idioma con los avances de la tecnología.

—¿Cómo ves a Argentina en la previa?

—(Giglioni) Espero que me sorprenda, que rompa la lógica. La realidad es que hemos hecho todo muy desprolijo. Pero como esto es un juego, quiero que me sorprenda, que encuentre el equipo, nada más que eso.

—(Lamberti) De las últimas cinco convocatorias esta es la más floja. Pero no es porque Sampaoli haya convocado malos jugadores, es porque no hay. Están los que tienen que estar, es lo que tenemos. En primera ronda y en octavos no vamos a tener problema. Pero será realmente imposible pensar que podemos ir más allá de cuartos sin Messi como figura. Si Messi tiene una actuación similar a la de los últimos mundiales, no vamos a pasar de cuartos. Somos un equipo de segunda categoría, pero con el as de espadas.

—¿Cuál es la selección que juega mejor?

—(Giglioni) Brasil. Fijate que Alemania y España tienen que mantenerse, pero Brasil está en construcción. O sea, es un nuevo proyecto, está en la curva ascendente. Es el equipo más equilibrado, más pragmático.

—Hay un buen aporte de rosarinos en la lista de 23, ya que seis son de la ciudad, ¿es lógico?

—(Giglioni) Eso derriba un mito y creo que el fútbol profesionalizado lo exige cada vez más. Los seis jugadores de nuestra zona están criados en una sociedad menos contaminada, menos cosmopolita como Buenos Aires. Más allá de que alguien pueda decir que Messi se fue a los 12 años, los otros no. Me parece que responde a una idiosincrasia de la región. Por ahí Buenos Aries genera más jugadores como Centurión y Tevez, que son buenos, pero cuando los soltás…

—¿Cuál es el objetivo del seleccionado nacional?

—(Giglioni) Llegar a cuartos de final sería un Mundial aceptable. Si llega a cuartos no diría que fue fracaso. Octavos es una realidad, y más allá de cuartos hablamos de un muy buen Mundial.

—¿Cómo es eso de cubrir un Mundial cuando el medio donde trabajan está en plena lucha (LT3 está en plan de lucha por atrasos salariales reiterados)?

—(Lamberti) Hay que meterle muchas ganas, y tener mucha gente que confíe en uno. Esta vez vamos a abrir el espectro por primera vez. Vamos a estar con El Ciudadano, con Cablevisión y a full con LT3. Es el convencimiento de muchos medios que uno puede ir y hacer el trabajo. Hace más de 20 años que tenemos auspiciantes que nos apoyan siempre. Y pasión nos sobra.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.