Edición Impresa, El Hincha

Copa Argentina

Los que siempre están: otra demostración del pueblo canalla

Unos 25.000 hinchas auriazules alentaron en la previa y en el Mario Alberto Kempes, pero una vez más, como en 2014 y 2015, masticaron bronca al escaparse un nuevo título.


Central sumó una nueva frustración en su historia. Es que por tercera vez consecutiva perdió una final de Copa Argentina.

Al igual que el año pasado, Córdoba fue el escenario de una nueva desgracia futbolística para el conjunto del Chacho Coudet.

Frustración, bronca, tristeza y dolor son algunos de los adjetivos que expresaron los hinchas de Central una vez que Patricio Loustau pitó el final del partido.

Esta competencia ya es un karma para la institución auriazul y para los hinchas porque más de 25 mil personas volvieron a copar las tribunas del Mario Alberto Kempes, pero por una u otra cuestión, el trofeo le es esquivo al equipo de Arroyito.

La procesión en la ruta

La ilusión canalla comenzó cuando miles de autos y camionetas comenzaron a transitar la autopista que comienza en Rosario y que culmina en Córdoba.

Grupos de amigos, parejas, padre e hijos, fueron las postales que ilustraron los 400 kilómetros que separan a las dos ciudades más importantes del interior del país.

Durante la mañana también se vio a un grupo de hinchas que se acercó al Hotel Orfeo, donde estaban hospedados los jugadores, aunque en la previa al duelo no hablaron con los numerosos medios de prensa ni tomaron contacto con los simpatizantes. Pero en su lugar estuvieron los dirigentes, que se encontraban en la puerta del hotel y se brindaron amablemente con cada uno que llegó hasta el lugar.

En el Kempes, la pasión

A las 17 se abrieron las puertas del estadio Mario Alberto Kempes, y con el correr de los segundos y los minutos la marea auriazul se adueñó de las adyacencias del estadio. Todos tenían una misma frase: “Hoy se rompe la racha”. Cerca de las 21, las tribunas asignadas a Central estaban casi desbordadas.

Tristeza y dolor

Una vez finalizado el partido ante River, los hinchas no encontraron consuelo porque además de perder un título se empieza a cerrar una etapa que tuvo muy buenos rendimientos deportivos pero que no pudo coronar con un título.

Es difícil pensar en mañana, pero el hincha de Rosario Central despidió a Eduardo Coudet con un aplauso.

Una nueva ilusión quedó trunca. Un nuevo sueño que termina de la peor manera. Una nueva herida que costará cicatrizar. Otra vez…

Apoyo a El Ciudadano

El reconocido periodista y comentarista de la señal TyC Sports Ariel Senosian, habló con los enviados de El Ciudadano y se solidarizo y se interiorizó sobre la situación en la que se encuentra nuestro diario, poniéndose a disposición. ¡Gracias, Ariel!

Recibimiento acorde a la final. El espectáculo estuvo a la altura de las circunstancias y cuando ambos planteles salieron a la cancha, el Kempes fue invadido de fuegos artificiales que duraron más de 120 segundos. Además, una banda le dio música a una colorida noche de fútbol.

Máxima seguridad

Desde las primeras horas de ayer, la autopista Rosario-Córdoba contó con un fuerte operativo de seguridad.

Infantería, Gendarmería y la Policía de la provincia de Córdoba realizaron diversos operativos a lo largo de todo el trayecto que une a la ciudad de Rosario y a Córdoba. Los vehículos fueron detenidos y los agentes procedieron a inspeccionar los mismos. En algunos casos abrieron baúles, valijas y bolsos. Ya en el estadio Mario Alberto Kempes, hubo más controles en cada uno de los accesos y todo transcurrió con total normalidad sin registrarse problemas mayores.

Comentarios