El Hincha, Rugby

Opinión

Los Pumas Seven: el sueño de Gómez Cora trascendió la ilusión por el trabajo que lo hizo realidad

El entrenador concretó su ambición de ser campeón del Circuito Mundial en el Torneo de Vancouver. A 13 años del último título y tras 4 finales perdidas se dio el festejo. La medalla en Tokio y este logro no fueron casualidad, hay un proyecto serio


La felicidad del plantel de Pumas Seven tras ganar el Bronce en Tokio, aunque la medalla de Vancouver vale más. Créditos: Prensa UAR. / Mike Lee / KLC / World Rugby

“Tenés que soñar, porque los sueños se vuelven realidad”, exclamó Santiago Gómez Cora, el DT de lo impensado. Ese sueño debe perseguirse con trabajo, dedicación, humildad, entrega y por sobre todas las cosas, estar basado en un proyecto sólido que pueda convencer de esa idea a todo un plantel y que el líder de ese grupo pueda demostrar con hechos el camino correcto. Para los trasnochados, Los Pumas Seven ganaron por tercera vez en su historia un Torneo del Circuito Mundial de la especialidad, quebrando 13 años de maldición desde el último título y cuatro finales pérdidas desde el 2009.

El presente de Los Pumas Seven no es casualidad, sino una causalidad, porque desde 2013 se trabaja a conciencia, incluso Gómez Cora reconoció que en el camino ha cometido errores, aspecto que agranda aún más su figura de líder: no perder la humildad y buscar respuestas para corregir y subsanar los yerros cometidos.

“No lo puedo creer. Luché por esto mucho tiempo: nueve años como entrenador. Era mi sueño y no puedo creerlo. Primero los Juegos Olímpicos y ahora esto. Estoy muy feliz y muy orgulloso de estos muchachos”, respondió un emocionado Gómez Cora a la transmisión oficial del Circuito Mundial de Seven luego de conquistar la etapa de Vancouver.

Santiago Gómez Cora junto al staff técnico: un gran DT y mejor buen líder. Créditos: Prensa UAR / Mike Lee / KLC fotos / World Rugby

Esta fue la quinta final de Los Pumas 7’s con la conducción de Santiago Gómez Cora (ganador de los otros dos oros de la historia como jugador: en 2004 en San Diego y 2009 en Los Ángeles), Norteamérica le sienta bien al seleccionado argentino de juego reducido. Y en 2009, último año como jugador para Gómez Cora, fue especial, porque fue parte importante de esa conquista frente a Nueva Zelanda: “Lo hice como jugador y mi sueño después de ser jugador era hacerlo como entrenador, ahora este sueño se hizo realidad. Estoy muy feliz de hacerlo ahora, trabajamos muy duro para llegar hasta acá. Los jugadores dieron todo todos los días, en Argentina, en todos los torneos, no es fácil para nosotros, son muchos viajes, pero ganamos”.

El equipo fue de menor a mayor, empato el primer cotejo con Francia, pero después no dejó dudas ganó muy bien todos los partidos ante rivales importantes del Circuito, en fase de grupos se impuso a Escocia –quizás el más débil, pero en este nivel nadie te regala nada- e Irlanda, ante el Trébol era octavos de final, el que ganaba no sólo clasificaba sino que se llevaba el primer puesto de la zona.

En el segundo día de competencias, el primer rival fue Inglaterra por 40 a 17 (la mayor diferencia de la historia ante los

británicos) en los cuartos de final, mientras que en las semifinales dejaron atrás a Australia por 24 a 12. Los Aussies hasta ese momento fueron la bestia negra para los argentinos, un duro rival al que en los últimos duelos se les había negado el triunfo.

Y la final tiene un gusto mucho más importante, porque enfrente estuvo Fiji, dueños de esta especialidad del rugby, dobles ganadores de la medalla de oro en Juegos Olímpicos y con la leyenda inglesa Ben Gollings, como entrenador. No es que antes los integrantes de Los Pumas Seven no hayan tenido el potencial o lo que fuera necesario para ganar una final, pero la mirada de los jugadores, la concentración, el convencimiento de que podían derrotar a quien fuere en al final hizo que los dirigidos por Gómez Cora desplegaran todo su repertorio para llevarse con autoridad el encuentro, sufrir una amarilla –dos minutos con un jugador menos-, tener temple para jugar con cabeza fría los momentos de presión, sin lugar a dudas que Santiago Gómez Cora además de ser un gran conocedor del rugby de seven, es un gran Gerente General, porque armó un gran staff técnico y logró encontrar los recursos humanos adecuados no sólo para ganar, sino para llevar a lo más alto la camiseta albiceleste, porque en definitiva lo más importante es representar de la mejor manera a Argentina y hacer sentir orgullosos a todos los argentinos.

Comentarios