Ciudad, Edición Impresa

Sinceramiento

Los Precios Transparentes no ayudan al repunte de las ventas

Desde la Secretaría de Comercio provincial señalaron que el programa impulsado por Cambiemos “congeló el consumo”.


Un primer relevamiento del gobierno provincial mostró que la implementación de Precios Transparentes detuvo aún más las alicaídas ventas del comercio rosarino. El dato lo entregó la Secretaría de Comercio santafesina, que lleva adelante el control de la iniciativa dispuesta por el gobierno nacional. “Vemos que la medida trajo un poco de incertidumbre y ha congelado el consumo”, sostuvo el titular del área, Juan Pablo Diab.

El programa se puso en marcha el 10 de febrero y busca precisar claramente las diferencias de precio entre operaciones al contado y con tarjeta de crédito en cuotas.

A través de la resolución 51 E/2017, la Secretaría de Comercio de la Nación estipuló que todos los locales que vendan productos en cuotas deben exhibir de manera clara y diferenciada el precio de contado, el valor total con financiación, la cantidad y monto de cada cuota, la tasa de interés anual y el costo de financiero total.

Desde el gobierno nacional estimaron que la iniciativa iba a ocasionar una baja de precios de entre un 15 y 20 por ciento con pago efectivo. Sin embargo, eso se dio en pocas situaciones. En el caso de los productos financiados, los valores subieron alrededor del 30 por ciento promedio, según otros informes.

En ese marco, un relevamiento preliminar del gobierno santafesino también mostró que el alza en las cuotas produjo un freno en la comercialización.  “La medida es útil para que el consumidor conozca cómo se compone la determinación final del precio de un producto, pero trajo incertidumbre y ha congelado un poco las ventas”, disparó Diab.

El trabajo fue hecho por agentes provinciales durante la primera semana de febrero por lo que aún es muy apresurado determinar los porcentajes en que mermó la comercialización. Igual, el secretario de Comercio santafesino cuestionó que el programa se haya puesto en práctica “en un contexto un poco recesivo y en un mes que estacionalmente no es favorable”. “Eso también tiene que ver con este congelamiento del consumo”, insistió el funcionario.

Por su parte, Elías Soso, empresario textil local y vicepresidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came), admitió que la primera semana de febrero muchos comercios –en especial las casas de electrodomésticos- paralizaron su actividad. “Hubo empresas que subieron los precios por las dudas en esos primeros días y luego los tuvieron que empezar a bajar. De todas formas, todavía hay mucha incertidumbre en torno a la iniciativa”, señaló el dirigente.

Soso expresó que con Precios Transparentes los valores deberían bajar un 10 por ciento en efectivo, débito o crédito en un solo pago. “Sin embargo, todo quedó al libre albedrío. Algunos cayeron y otros o no. Hay casos donde una heladera de 10 mil pesos pasó a costar 12 mil. La ética empresaria tiene muchos que ver acá”, se quejó.

Los que cumplen

Basta con caminar por el centro de la ciudad para notar que aún son muy pocos los negocios que exhiben su mercadería según los nuevos estándares exigidos. Para Diab eso ocurre porque la puesta en práctica del programa es “muy engorrosa”. “No podemos decir que los precios se están exhibiendo correctamente porque la verdad es que es bastante engorrosa la forma. Aquellos locales que tienen muchos artículos en vidriera tienen que sacar todos los costos financieros y el componente que lleva cada producto. En un proceso inflacionario los precios van cambiando constantemente. No es tan sencillo el tema”, señaló.

Otro muestreo

En esa línea, desde Came pidieron recientemente que el gobierno nacional formule una campaña “intensa y eficaz” para aclarar el programa. Insisten que el 80 por ciento de los titulares de comercios Pyme no comprende la medida ni cómo instrumentarla. “Esto está generando altercados entre consumidores y vendedores que perjudican a los comerciantes. Además tienen que enfrentar los aumentos recientes en las tarifas de luz, gas y combustibles, y la caída en las ventas durante todo 2016”, señalaron desde la entidad en un comunicado.

Según contaron desde Came, a partir de relevamientos directos entre 357 comercios del país, se comprobó que el 28 por ciento de los negocios aún no implementó la norma “porque no la comprende o está analizando cómo hacerlo, otro 31,9 por ciento no venía trabajando con el programa Ahora 12 y otro 20,2 por ciento no la aplica porque no acepta tarjetas”. “El 15,1 por ciento de los negocios mantuvo el precio en un pago o efectivo, pero aumentó el precio con financiamiento, cuando antes cobraban cuotas sin interés absorbiendo ellos los costos”, detallaron desde Came.

Ejemplos de cómo cambiaron los precios

El portal rosarino Punto Biz hizo un relevamiento y dio algunos ejemplos de productos, tienda y cómo varió el precio con Precios Transparentes.

Una heladera No Frost Siam Quilmes HSI-FTS2-325LT en Frávega costaba antes $17.999 o 12 cuotas de $1.499,91 sin interés. Con el cambio el precio es de $17.639, contado ó 12 cuotas de $1.706,06. El precio total financiado es $20.472,72. La diferencia, siempre según evaluaron desde el portal, es que bajó $360 al contado, y aumentó $2.833,72 financiado con tarjeta.

Un lavarropas Drean 6 kilogramos Next 6.06 Blanco en Garbarino antes del cambio estaba a $7.699 ó 12 cuotas de $642 sin interés. Ahora cuesta $6.767, contado ó 12 cuotas de $662,71. El precio total financiado es $7.952,57. Entonces, el precio bajó $932 en efectivo y aumentó $1.185,57 financiado con tarjeta.

Una notebook Compaq 14 pulgadas Intel Core I3 4GB 1TB Windows 10 en Novogar antes costaba $7.799 y ahora cuesta $8.399, contado o 24 cuotas de $503.90. El precio total financiado es $12.093,6 y la diferencia fue que subió al contado $600 y aumentó $3640,6 financiado con tarjeta.

Comentarios