Espectáculos

El sábado en Rosario

Los padres de Antonella Trivisonno fueron ovacionados en el show de La Beriso

Silvia y Alejandro, padres de la niña que hace dos décadas se convirtió en donante de órganos tras morir en un trágico accidente, subieron al escenario del salón Metropolitano invitados por el cantante de la banda Rolando Sartorio


Gentileza María Fernández Fotografía

Silvia y Alejandro, padres de Antonella Trivisonno, una niña que hace dos décadas se convirtió en donante de órganos tras morir en un trágico accidente, fueron ovacionados al subir al escenario, este sábado, en pleno recital de La Beriso. Ambos subieron invitados por el cantante de la banda, Rolando Sartorio, al escenario de Metropolitano, desde donde brindaron un mensaje de concientización y la importancia de manifestar la voluntad de ser donantes.

 

“Este año se cumplen 20 años de la muerte de Antonella y donamos sus órganos por como vivió y no por cómo murió. Estamos acostumbrados a dar lo que nos sobra, lo que no nos gusta, lo que nos queda chico: hay que empezar a dar lo mejor de nosotros que fue lo que hizo Antonella”, dijo Silvia Trivisonno tras ser invitada a subir al escenario por el cantante.

“La donación tiene que ver con la vida y no con la muerte: doná tu tiempo, tu abrazo y tu beso al que tenés al lado. Y si algún día, cuando te vayas de este mundo, podés donar tus órganos, hacelo”, agregó su esposo, Alejandro, desde el escenario del Metropolitano.

“Y homenajeá a los que hicieron de su vida una donación. Si conocés a una familia donante, abrazalos y besalos y en ellos a todos los que hacen de su vida una donación”, dijo dando lugar a un prolongado y cerrado aplauso.

Ambos vestían la camiseta naranja con la leyenda “Yo también soy donante” con la que desde hace dos décadas vienen realizando diferentes actividades de concientización, y que también le entregaron al líder de la banda que a continuación les dedicó la canción que comienza diciendo: “Cómo olvidarme de aquel día/quedaste en silencio, quedaste sin vida/Un beso te di, no sé si lo sentiste/Una lágrima mía quedó en tu mejilla”.

En diálogo con la agencia de noticias Télam, Silvia recordó que por la Ley Justina: “Todos somos donantes a menos que digamos lo contrario pero si yo no ejerzo mi derecho a decidir qué quiero que hagan con mis órganos en el momento que muera y lo dejo por escrito, expongo a mi familia a la incertidumbre de no saber cuál era el deseo de su ser querido al momento de la ablación. Por eso la donación no sólo salva a otros, sino a mi propia familia”, concluyó.

Antonella Trivisonno falleció el 29 de agosto de 1999, cuando un vehículo que cruzó con el semáforo en rojo impactó violentamente contra el rodado en el que se trasladaban Silvia y tres de sus cuatro hijos.

A partir del año siguiente, los Trivisonno comenzaron a realizar todo tipo de actividades de difusión, como charlas, talleres, exposiciones, actividades deportivas y participación en espectáculos artísticos y deportivos.

En coincidencia con el aniversario, sus familiares expusieron a fines del pasado mes la muestra fotográfica Yo también soy donante en la Cámara de Diputados de la Nación la muestra homenaje Yo también soy donante con imágenes de las acciones que desarrollan para promover la donación de órganos.

A fines de junio pasado y con el aval de 13 diputados de diferentes bancadas, la familia presentó además un proyecto de ley para que se declare el 29 de agosto de cada año como El Día de la Persona Donante de Órganos.

Comentarios

10