Espectáculos

Adelanto Cosquín

Los Originales Trovadores están de regreso

El Ciudadano participó de un ensayo general de lo que será la Delegación Santa Fe en el Festival de Folclore de Cosquín que arranca el 20.


Cosquín es un escenario que sirve para visibilizar, casi como ningún otro en el país, la cultura popular del continente. Es lugar de encuentro para ese gran universo denominado como “música popular”. Este año, como cada edición desde hace una década, Santa Fe volverá a decir presente en el Festival Nacional de Folclore de Cosquín que se llevará a cabo desde el próximo sábado 20 y hasta el 28 de enero en la pintoresca localidad del Valle de Punilla en las Sierras de Córdoba.

El Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia es quien tiene a su cargo la selección de artistas, creación, producción y montaje de las propuestas de Santa Fe. La repartición que dirige María de los Ángeles “Chiqui” González, viene asumiendo ese compromiso para mostrarle al país parte de la cultura de los santafesinos, con delegaciones pensadas especialmente para este encuentro.

Después de recordadas ediciones del Festival de Cosquín, como aquella que sumó a integrantes del programa cultural Querer Creer Crear poniendo en valor el trabajo de artistas de todo el territorio y más acá en el tiempo con “Orgullo santafesino: de la Trova a la cumbia”, uniendo a Jorge Fandermole con Los Palmeras, para esta nueva edición, y para estar a la altura de su historia reciente, preparan un espectáculo que contará con Los Originales Trovadores, aquella formación nacida a mediados de los años 50 por jóvenes vecinos de barrio Echesortu. La presentación será el viernes 26 de enero en el escenario Atahualpa Yupanqui donde además actuarán números convocantes (ver aparte) y se verá en todo el país, en directo, a través de la Televisión Pública.

El regreso de una leyenda

El nacimiento del grupo se dio junto a la entonces explosión del folclore impulsada por grupos paradigmáticos como Los Chalchaleros en Salta. De aquella formación de Los Trovadores, que fue mutando en nombre e integrantes hasta hoy, sólo queda Carlos José Pino, un joven cantante y compositor de casi 80 años que con cada recuerdo parece reafirmar que el pasado siempre está presente.

En un parate de un ensayo general que se llevó a cabo el sábado en el Club Calzada (San Martín 3029) junto a su actual banda, un ensamble instrumental, y un cuerpo de ballet folclórico, el músico dialogó con El Ciudadanocon quien repasó su actualidad, contó cómo vive este momento y de qué forma se prepara para volver a Cosquín, un escenario que, hace más de medio siglo, lo catapultó a la fama. “Nacimos en Cosquín”, sintetizó emocionado Pino y destacó que el festival les dio “el espaldarazo” y desde allí “no bajamos nunca más”.

Durante la charla, su mirada se perdía más allá en el horizonte donde lo aguardaba su banda para retomar el ensayo de las canciones más emblemáticas de la formación. El tiempo nuevamente lo llevaba al lugar donde nació. El grupo, en la actualidad, está integrado por las voces de Carlos José Pino, Eduardo César Impellizzeri, Gustavo Rubén Gentile y Eduardo Luis Catena, acompañados esta vez por un ensamble formado por Marcelo Stenta (dirección musical y guitarra), Julián Cicerchia (guitarra), Marcos Montes (bandoneón), Charly Samamé (bajo) y Cristián Vega (percusión).

Además, en carácter de invitados, estarán los cantantes Agustín Matías Pistone y Vanesa Baccelliere quienes les darán vida a sus canciones que indudablemente ya se ganaron el reconocimiento popular y forman parte entrañable del repertorio folclórico argentino.

En los comienzos

Corría la 3ª edición del Festival Nacional de Folclore de Cosquín cuando, por entonces, el grupo debutaba en el escenario Atahualpa Yupanki. En este 2018 se cumplen 55 años de aquel concierto y el grupo que hoy lidera Carlos Pino interpretará su emblemático cancionero que, con su característico estilo, obtuvo fama nacional e internacional. “Éste último tema que cantamos recién estará presente, es un clásico”, dijo Pino en referencia a “Puente Pexoa”.

“Siempre tuvimos nuestro repertorio con arreglos muy parecidos y temas muy buenos que fueron afianzando esa confianza que Cosquín nos dio cuando nos consagró hace medio siglo. Después tuvimos una carrera súper interesante y viajamos muchísimo a Europa haciendo giras por América, México, Estados Unidos y todos los países vecinos”, continuó el músico.

Sobre el repertorio que interpretarán en Cosquín, Pino eligió jugar por el factor sorpresa pero adelantó: “Serán de la partida todas las canciones que fueron éxito en nuestro repertorio”. La calidad musical del grupo sorprende a propios y ajenos: “Está saliendo muy lindo acompañados por los músicos que le dan otras características y apoyo importante a las canciones”, dijo Pino. Es que, tal como contó: “Con Los Trovadores éramos cinco tipos con dos guitarras y un bombo”. Los casi 80 años del músico (tiene 77) no se evidencian ni en su presencia ni mucho menos en su voz. De registro tenor, las canciones, unas a otras, salen naturales, potentes y sensibles, llenas de vitalidad.

“Es curioso, y hasta yo me sorprendo, porque estoy cantando en los mismos tonos que cuando tenía 20 años”, confió. “El grupo nació como Los Trovadores del Norte. Era el momento en que recién empezaba a interesarle a la gente el folclore. Recuerdo que fue muy improvisado todo ese comienzo pero cuando Eduardo Gómez, quien tenía experiencia dirigiendo coros, se hizo cargo del grupo, empezó una etapa interesante. Gómez fue el responsable de todos estos temas que estamos cantando ahora y de los arreglos musicales. Eso hizo que Los Trovadores llegáramos donde finalmente llegamos”, expresó Pino quien está en el grupo desde el día cero: “Desde el comienzo mismo, cuando todavía no éramos nada. Empezamos agarrados de los pelos, lo interesante vino después”.

Una amada admiradora

“Soy una admiradora de Los Trovadores desde que soy chica y vivía en Cosquín”, se sumó Stella Zeballos, una estudiante de antropología que hoy es esposa de Carlos Pino y lo acompaña a todas partes. Ella dijo que fue una de las mentoras de que el grupo se volviera a juntar en 1996 y de que Santa Fe los eligiera para ser parte de su delegación. “Es muy bueno que se realice este concierto para que la gente no se olvide de Los Trovadores. Esta propuesta de Santa Fe le da reconocimiento a un grupo que se lo merece. Los Trovadores son todo un símbolo”, comentó.

Un ballet de lujo

La expectativa porque llegue la fecha de volver a Cosquín se respiraba el último sábado en toda la comitiva provincial que además de los músicos tiene a un ballet especialmente formado para la ocasión, integrado por alumnos, ex alumnos y docentes del Instituto Superior Provincial de Danza Isabel Taboga de Rosario, en el marco de sus 30 años de formación pública de Maestros Artistas, bajo la dirección de Imanol Gabriel Muñoz y de Elizabet Bellini. Es un misterio, y habrá que aguardar hasta el debut, para saber cómo será la puesta en escena diagramada por Enrique Gabenara bajo la dirección general del periodista Marcelo Nocetti.

EMOCIÓN FESTIVALERA

“Emoción Festivalera”se titula la jornada del viernes 26 de enero donde, además de la Delegación de Santa Fe,se presentará la convocante cantante santafesina Soledad. Por el escenario Atahualpa Yupanqui de Cosquín también pasarán el Indio Lucio Rojas,su hermano Jorge Rojas y el cantautor chubutense Yoel Hernández,entre otros.

 

Si te gustó esta nota, compartila