El Hincha

Superliga

Los números respaldan a Fernández

Desde que reemplazó a Montero, Fernández dirigió 6 juegos de Superliga con 4 triunfos, 1 empate y tan solo 1 derrota.


Desde lo numérico, el ciclo que comanda Leonardo Fernández es irreprochable. El ex entrenador de la reserva, sucesor de Paolo Montero, ganó cuatro de los seis partidos en los que condujo al primer equipo en esta Superliga. Con 13 puntos cosechados sobre los 18 que hubo en juego, el balance de lo hecho hasta acá por Fernández es claramente positivo. Más aún si se lo compara con lo que había conseguido Montero en el mismo torneo, con 4 unidades sobre 24 en disputa.

Con la efectividad como bandera, Fernández y su cuerpo técnico buscan estabilidad futbolística a partir de los resultados. Y no hay dudas de que lo están consiguiendo. Más allá de que el equipo sigue dejando en evidencia la falta de volumen de juego, algo que ya padecía desde antes del arribo del nuevo DT. Aunque en este punto cuenta con atenuante extra: entre lesiones y suspensiones, Fernández todavía no pudo poner en cancha el once ideal. Entre esas bajas, sobresale la de Néstor Ortigoza, el refuerzo de jerarquía que sumó el Canalla en este libro de pases.

El orden defensivo, la combatividad a la hora de la recuperación de la pelota, la capacidad para el aprovechamiento de las jugadas con pelota detenida, y el potencial en el juego aéreo, asoman hoy como las principales virtudes que muestra este Central. Y desde ellas ha cosechado una buena cantidad de puntos: 13 sobre 18 en disputa, lo que representa una eficiencia del 72,22 por ciento.

Es cierto que el equipo de Fernández no luce desde el juego. Tanto como que en estos partidos de 2018 todavía no pudo disponer de varios jugadores titulares que sufrieron lesiones. Uno de ellos es Néstor Ortigoza. El volante, que llegó como refuerzo en este mercado, se repone de un problema muscular en el sóleo derecho. Y en el ex Olimpia de Paraguay se centran buena parte de las expectativas de que, a partir de su participación, Central adquiera el volumen de juego que hoy no muestra.

Con los resultados como respaldo, Fernández y los suyos continuarán con la construcción futbolística del Central que pretenden. Hoy, las formas parecen secundarias. En especial, ante las necesidades que generan el mal de ausencias y la posición en la tabla.

Hoy el Canalla se encuentra en el vigésimo primer lugar del escalafón. Pero, más allá de lo incómodo de la posición, está a sólo cuatro puntos de distancia del número once, que marca la última línea de clasificación para jugar la Copa Sudamericana 2019. Y ese es el objetivo de base trazado por el grupo que comanda Fernández.

Si te gustó esta nota, compartila