Ciudad

Choque de San Martín y Garibaldi

Los motivos que llevaron a la fiscal a imputar por dolo eventual

Se trata del conductor del Focus que protagonizó un accidente el pasado 6 de marzo en zona sur. Este lunes lo imputaron tras detenerlo el fin de semana. Quedó detenido mientras avanza la investigación


“No fue accidente, fue asesinato”, decía una de las pancartas en la puerta del Centro de Justicia Penal. Fotos: Juan José García.

“No fue accidente, fue asesinato”, decía una de las pancartas que tenía en alto una de las tantas personas que se manifestaron en la puerta del Centro de Justicia Penal mientras se realizaba la audiencia contra Gastón Dlugovitzki, el conductor del Ford Focus que la noche del 6 de marzo choco contra el utilitario Renault Kangoo que conducía Fabián Cragnolino y lo mató, en la zona sur. Arriba, en el segundo piso del edificio, una sala colmada de familiares de la víctima escuchó la imputación: homicidio simple con dolo eventual. Para la fiscal la habitualidad de la conducción a exceso de velocidad y la ferocidad del siniestro demuestran el desprecio por la vida propia y ajena y por eso encuadró el caso en el delito más grave que prevee el código para este tipo de hechos. De lo otro lado, el conductor de 21 años, pidió perdón y negó ir a exceso de velocidad. Su defensa intentó mejorar su situación procesal pero no alcanzó para lograr que permanezca en libertad. La jueza actuante dispuso la prisión preventiva sin plazo lo que implica que estará detenido mientras avanza la investigación, el máximo son dos años con posibilidad de pedir uno prórroga extraordinaria. Aunque la defensa tendrá la posibilidad de reveer la medida en 90 días. La fiscal adelantó que en un mes y medio podrá presentar la acusación mientras espera la pericia accidentológica para determinar la velocidad.

La delgada línea entre el homicidio culposo y el cometido con dolo eventual abre siempre la discusión jurídica. La fiscal Valeria Piazza Iglesias fue por la máxima, estimó que a pesar de representarse el resultado el conductor del Ford Focus continuo a una velocidad inusitada, alocada, despiadada, fueron algunos de los adjetivos que uso. A lo que sumó los indicios de habitualidad a esta conducta. La funcionaria explicó que el siniestro se produjo cuando la víctima estaba terminando su labor de supervisor de la empresa Lime. Circulaba por Garibaldi dónde al trasponer San Martín, ya casi terminando la primera arteria un Ford Focus que venía por la avenida de Norte a Sur impactó al utilitario al mando de Fabián Cranolino, de 40 años, en el lateral izquierdo, del lado del conductor, produciéndole la muerte de manera casi instantánea.

No hubo maniobra de evitación, no esquive, ni frenada. Hubo un impacto lateral izquierdo violento y una marca de arrastre de 36,60 metros, aseguró. La fiscal explicó que se cautelaron 16 cámaras y dos de esas filmaciones ya están en su poder y muestran al Focus momentos antes del siniestro pasar a alta velocidad y sin accionar los frenos, describió.

 

Los testimonios

 

Hay varios testigos del hecho, el principal es un enfermero que pasaba por el lugar e intentó mantener con vida a la víctima, le hizo RCP por 7 minutos. Este hombre contó que iba traspasando Garibaldi y San Martín cuando se cruza una moto a gran velocidad por San Martín de norte y a sur y al lad, a más de 120 k según su apreciación, el Focus que levanta la camioneta por el aire y hace un trompo para finalmente quedar entre la ciclovía y el cantero. El testigo corrió hacia la víctima, le sacó el cinturón y le hizo RCP pero no logró mantenerlo con vida.

Otra testigo que tomaba café con su hermano en un bar en San Martín y Segui dijo que vió pasar un auto en una fracción de segundos “lo vi pasar volando” aseguró y escuchó un estruendo. Cuando salió a la calle vió al Focus que chocó un utilitario y lo transportó hasta mitad de cuadra. Mientras que otro acercó el video de prueba de velocidad que el imputado filmó por calle San Martín el 31 de diciembre de 2017 y se hizo viral. Para la fiscal este video marca la habitualidad de la conducta del conductor. Allí se filmó de forma totalmente desaprensiva donde se lo ve conduciendo con una mano y filmándose “pruebo la cupecita. Voy a 160, 180. Cuando lo vea mi familia como se va a poner”, parafraseo la fiscal al imputado.

Una vecina del imputado también dio testimonio. Dijo que el joven conductor llevaba en contramano a su casa y a gran velocidad. “Los padres tienen mucha influencia, mucha plata. La vez que chocó tres autos estacionado, terminaron de pagarlo los vecinos”, aseguró. El chico no tiene control. Hace un año tenía un auto que lo hizo bolsa, el padre se lo arregló. El que chocó ahora es del abuelo, concluyó

A las declaraciones la fiscal sumó el informe de las infracciones de tránsito que tiene en su historial con distintos autos. En julio de 2014 le sacaron el carnet por 15 días, también tuvo remisiones del coche al corralón e infracciones por usar caño de escape libre o no tener despejada la patente, vidrios antireglamentarios o no contar con la documentación del vehículo, entre otras

Aún resta la declaración de numerosos testigos, pericia a los celulares que le secuestraron a Gastón Dlugovitzki y la pericia accidentológica entre otras pruebas. La fiscal explicó que el examen de sangre no se hizo rápidamente porque el conductor fue internado en el Heca por un traumatismo de cráneo y hubo un impedimento por parte de los médicos, la extracción se hizo posteriormente pero la funcionaria supone que es una prueba ya no será útil.

En tanto la defensa a cargo de José Luis Abichain Zuain tras brindarle sus respectos a la familia de la víctima cuestionó la figura de dolo eventual . Dijo que la Fiscalía confunde espectacularidad con evidencia. Explicó que la situación del video es un hecho aislado y no debe vincularse directamente al caso.

Aseguró que no se probó la velocidad de circulación y habló de una posible concurrencia de culpas porque en esa esquina hay un cartel de pare entre otros planteos y pidió la libertad bajo fianza o una prisión preventiva limitada en el tiempo pero la jueza evaluó la evidencia y entendió que están dados los requisitos para sostener un homicidio simple con dolo eventual, entendió que la pena en expectativa es efectiva, tiene una escala de 8 a 25 años y consideró la la existencia de peligrosidad procesal porque aún restan declarar en fiscalía vecinos del imputado. Por lo que quedó preso preventivamente por el plazo de ley.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios