Coronavirus, Región

Personal de salud

Los médicos se defienden: “Lo de Cañada del Ucle es un linchamiento social. Un espanto”

“Los médicos están exponiendo su vida y la de sus familias y encima se los considera culpables de todo. Hoy somos las brujas de la inquisición”, explicó Sandra Maiorana, secretaria general de Amra Rosario


“Los médicos están exponiendo su vida y la de sus familias y encima se los considera culpables de todo. Hoy somos las brujas de la inquisición”, dijo Maiorana.

La Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra) mostró su preocupación por la situación que vive Marcelo Palau, el médico y director del Samco de Cañada del Ucle, un pueblo del sur provincial de menos de mil habitantes ubicado a 120 kilómetros de Rosario, quien denunció el sábado que en esa localidad empezaron a juntar firmas para echarlo por haber dado positivo de coronavirus.

“No robé, no maté, cumplí con mi función. Recibí desde un insulto, una ofensa familiar hasta que me desearan la muerte públicamente y por redes sociales”, dijo y agregó que entre los firmantes está el presidente comunal.

Sobre esto, el Sindicato denuncia que lo ocurrido en Cañada del Ucle con el médico del Samco es un “linchamiento social”.

“Lo que está pasando con ese médico de Cañada del Ucle es un linchamiento social. Un espanto. Nosotros vamos a apoyarlo en todo y creo que ningún médico tiene que ir a trabajar más ahí. Vamos accionar defendiéndolo con abogados. No se merecen un médico”, expresó Sandra Maiorana, secretaria general de Amra Rosario, quien en explicó que el profesional “como su familia están bajo un escarnio público con esas reacciones sociales más las reacciones de los empleadores. Hay un destrato muy importante”.

“Es una especie de inquisición lo que está pasando con los médicos. Toda su vida trabajó ahí, nunca tuvo vacaciones y no se podía ir los fines de semana porque el pueblo quedaba sin médico”, agregó Maiorana en diálogo con LT8.

Sobre la situación compleja que se vive en la pandemia y las necesidades laborales consideró: “Los médicos están exponiendo su vida y la de sus familias y encima se los considera culpables de todo. Hoy somos las brujas de la inquisición”.

“El sector médico no da más. Se está planteando en qué puede trabajar para no trabajar más en medicina. Los tiempos en estos momentos son duros. Este miércoles 19, el mismo día que el gobierno provincial decidió abonar el bono de 3 mil pesos, vamos a volver a estar de paro, estamos pidiendo la apertura urgente de la paritaria salarial con un aumento acorde a la inflación y por el riesgo de morbimortalidad que tenemos los trabajadores de la salud. La medida de fuerza será sin concurrencia a los lugares de trabajo con mantenimiento de las guardias mínimas”.

El caso en Cañada del Ucle

 

El médico y director del Samco de Cañada del Ucle, un pueblo del sur provincial de menos de mil habitantes ubicado a 120 kilómetros de Rosario, denunció este sábado que en esa localidad empezaron a juntar firmas para echarlo por haber dado positivo de coronavirus. “No robé, no maté, cumplí con mi función. Recibí desde un insulto, una ofensa familiar hasta que me desearan la muerte públicamente y por redes sociales”, dijo Marcelo Palau y agregó que entre los firmantes está el presidente comunal. El caso de este médico se suma a otras agresiones y discriminaciones que sufre el personal de salud desde que empezó la pandemia. Las y los trabajadores de la salud son uno de los grupos más expuesto al contagio. En Santa Fe representan el 16 por ciento del total de contagios, que este sábado totalizaron 3132 desde el inicio de la pandemia. Hace poco más de una semana, el Ministerio de Salud de la Nación informó que la cantidad de trabajadoras y trabajadores sanitarios que dieron positivo por coronavirus superó los 15 mil y que la cifra representa el 7,2% de los contagios.

“Voy a tratar de ser breve ya que creo que no es necesario explicar nada. Me contagié de Covid-19 ejerciendo mi profesión, atendí al paciente el domingo 9 de agosto a las 11.30 y comencé con síntomas leves el lunes. El paciente, un ser maravilloso, respetuoso, gran persona de un perfil muy bajo, vive en Cañada del Ucle y desarrolla su actividad laboral en la ciudad de Firmat. Solo quiero que él y su familia no pasen lo mismo que yo, no es bueno ver como un día te llaman para que le salves la vida y al otro día te matan”, dijo Marcelo Palau en redes sociales para defenderse de las acusaciones.

Esta semana Cañada de Ucle confirmó 6 casos de Covid-19 y volvió a fase 1. Los contagios pusieron en alerta a la ciudad de Firmat, porque el médico atendía también en esa localidad. Según Palau, desde que dio positivo en el pueblo comenzó una campaña en su contra para echarlo. “Desde el martes pasado estoy aislado. Solo un día tuve febrícula, no tengo un síntoma. Me hisopé el día que tuve febrícula y porque tenía una pequeña picazón en la garganta. Esto es terrible. Recibí desde un insulto, una ofensa a un familiar, hasta que me desearan la muerte por coronavirus públicamente y por redes sociales. Me culpan por los contagios”, dijo.

Médico santafesino denunció que lo quieren echar de su pueblo por tener Covid-19

Comentarios