Edición Impresa, Mundo

Chicanos

Los hispanos californianos le temen a Trump

Hay 11 millones de ilegales en el país; en California, de cada cinco radios, tres emiten en español. Junto a algunos canales de TV, combaten todo el día a Trump.


Cualquier persona de habla hispana puede visitar California sin saber una sola palabra en inglés y sentirse como en casa. Es que en el estado dorado viven más de 14 millones de los 55 millones de latinos que habitan los Estados Unidos, la gran mayoría de ellos mexicanos.

Si bien llevan una vida absolutamente normal, 2,6 millones residen en California de manera ilegal (11 millones en todo el país) y para ellos surgió una amenaza inesperada: Donald Trump.

“Qué mal si llega a ganar ese pinche de Trump”, comentó Carlos, trabajador mexicano de un hotel de San Francisco, mientras pateaba su pelota de fútbol (o soccer; el nuestro, el latino). Carlos vive legalmente en Estados Unidos, pero teme por sus amigos indocumentados, y también por su futuro. “Primero va contra los ilegales, pero lo que quiere Trump es deportarnos a todos, hasta a las estrellas de las Ligas Mayores”, lamentó el joven oriundo de Guadalajara, referenciando a los latinos que triunfan en el béisbol estadounidense; repleto de jugadores dominicanos, venezolanos, cubanos y portorriqueños, entre otros.

Tanto en San Francisco como en Los Angeles no hay un sólo restaurante u hotel donde no trabaje un latino. La presencia de mexicanos y personas de otros países de la América hispana representa un valioso aporte a la cultura de la nación del norte, algo que Trump parece desconocer.

Quizás desde sus oficinas en los pisos más altos de los edificios de Nueva York, el candidato presidencial republicano no logre apreciar lo que no sólo es una reliquia cultural, sino también una relación de camaradería entre latinos y estadounidenses que quien escribe estas líneas no esperaba encontrar en California.

Tal vez en Texas –estado conservador y republicano, segundo en cantidad de latinos detrás de California– estos lazos no sean iguales, pero en la costa oeste la hermandad ya está sellada.

Es defensa propia

Los mexicanos también se hacen sentir en los medios de comunicación. Quien viaje en auto por California y vaya haciendo zapping en la radio, notará que de cada cinco frecuencias de FM, en tres hablan español y se escucha cantar a Luis Miguel o Juan Luis Guerra, entre otros.

Estas FM –y algunos canales de TV– son un arma fundamental para combatir a Trump. No sólo en los espacios publicitarios (naturalmente aprovechados por el Partido Demócrata,  que lleva a Hillary Clinton como candidata presidencial), sino también en los mismos programas radiales y televisivos los latinos dedican unos minutos al magnate republicano.

“Yo soy legal y puedo votar. Tenemos que unirnos; nuestros hermanos nos necesitan”, advirtió Paula, una joven mexicana del Distrito Federal que prepara tacos y burritos (menú muy solicitado por estadounidenses y turistas extranjeros) en un local de comida rápida de Los Angeles. Si los más de 25 millones de latinos habilitados para votar hoy en Estados Unidos piensan lo mismo que ella, Trump tendrá pocas chances.

Comentarios