Coronavirus, El Hincha

Plata, plata, plata

Los futbolistas de la máxima categoría rechazaron de plano la posibilidad de un tope salarial

En una charla de jugadores de la primera división con Agremiados, los representantes de los clubes dejaron en claro que no están dispuestos a aceptar que se coloque un tope en los suelos. Prácticamente no se habló del aspecto sanitario ni de vuelta a entrenamientos


Los futbolistas de los 24 clubes de primera división le hicieron saber al secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), Sergio Marchi, que no están de acuerdo con que los clubes instalen los topes salariales de sus contratos que se insinuó como una posibilidad a establecer para reducir el impacto económico que provoca la inactividad por la cuarentena decretada a partir de la pandemia de coronavirus.

El encuentro virtual se llevó a cabo a través de la aplicación Zoom y estaba prevista para el miércoles las 18, pero se demoró casi una hora, hasta que todos los participantes ajustaron sus dispositivos tecnológicos para comenzar la reunión.

La preocupación manifiesta de los capitanes de los equipos que representaron a cada uno de los planteles pasó pura y exclusivamente por la cuestión económica, mientras que el aspecto deportivo fue tocado tangencialmente.

Fue por ello que tanto la vuelta a la competencia como la forma en que se instrumentará, no fue tema de debate principal, según pudo averiguar Télam, al cabo de un intercambio de inquietudes y opiniones que se extendió por espacio de más de dos horas.

En una jornada en la que los dirigentes debatieron sobre la posibilidad de volver a jugar por dos años con 30 equipos y sin descensos, lo que por ejemplo provocó un intercambio fuerte entre los presidentes de Talleres, de Córdoba, Andrés Fassi, y de Gimnasia y Esgrima La Plata, Gabriel Pellegrino, el primero oponiéndose a ese proyecto y el segundo apoyándolo, los futbolistas se mantuvieron al margen, pensando “en el hoy y no en el mañana”.

Uno de los más preocupados por la situación actual fue Huracán, dado el retraso salarial que sufre el plantel, algo que se puede hacer extensivo a otras instituciones, por lo que todos los participantes quedaron en volver a reunirse virtualmente la semana próxima para avanzar en las posturas conjuntas a adoptar si, a juicio de los futbolistas, los perjuicios económicos y laborales persisten o se acrecientan.

Comentarios