El Hincha, fpt

Opinión

Los desafíos del fútbol femenino para el nuevo año: federalización y mayor competitividad

En pleno crecimiento, la AFA tiene todavía por delante la misión fundamental de ampliar la mirada para hacer un fútbol federal, darle más rodaje a la Selección Nacional y apostar por una disciplina que sea realmente profesional


El titular puede sonar ambicioso. Del fútbol femenino tal vez sea muy amplio. Mejor: “los desafíos de las dirigencias del fútbol femenino”. En plural, para que incluya desde la Asociación del Fútbol Argentino hasta aquellas personas responsables de los clubes que participan de los distintos torneos, los cuales que por ahora sólo son tres: Primera A o semi profesional, Primera B y Primera C. Torneos que, por otra parte y salvo alguna rara excepción, son integrados por equipos que residen en la provincia de Buenos Aires. Quizá por eso el primer gran desafío del fútbol femenino argentino sea la federalización del deporte.

El año comenzó con un nuevo campeón de Primera, Boca, y dos ascensos, Deportivo Español y Comunicaciones. El título del Xeneize, después de aplastar en la final a River, puede llegar a ser un punto de inflexión para la realidad del fútbol del país. El partido, transmitido en directo por la señal que posee los derechos, fue tendencia en Twitter y tapa de aquellos diarios que poco miran al femenino. De a poco, la visibilización y difusión, van apareciendo.

El desenlace del primer campeonato de la era semi profesional se hizo esperar. La pandemia de coronavirus forzó la suspensión – y posterior finalización- del primer torneo semi profesional de AFA en marzo de 2020, que terminó con el título vacante, aunque Boca sumó más puntos. Meses después de la suspensión, la pelota volvió a rodar de forma oficial. Y mientras tantos los equipos se tuvieron que aggionar, en su gran mayoría en soledad, para entrenar de forma virtual y tratar de mantener, aunque sea el mínimo, lo hecho en las pretemporadas iniciadas meses antes.

El esfuerzo fue muy grande, porque el problema de la conectividad también está presente en el fútbol. Muchas jugadoras no podían acceder a la virtualidad por falta de herramientas o porque se les superponía con otras obligaciones. Además, en los lugares para entrenar las jugadoras no tienen las mismas comodidades que los jugadores y acondicionar el espacio, muchas veces reducido, para realizar las prácticas, también fue un desafío para los cuerpos técnicos y las jugadoras, que a la fuerza tuvieron que adaptarse a esa nueva normalidad a la espera de que la competencia regresara.

Tal vez, lo próximo sea comenzar a generar una mayor competitividad entre los equipos, para que la desigualdad que existe y se refleja en la cantidad de jugadoras contratadas sea cada vez menor.

Desigualdad, aún en pandemia

Con la pandemia avanzando, la AFA publicó en el Boletín Oficial la suspensión de todos los torneos que habían comenzado en el 2020. Sin resoluciones sobre qué iba a suceder a futuro, llegaron las polémicas, de la mano del presidente del Fútbol Femenino de AFA, Jorge Barrios, el encargado de anunciar que la casa madre del fútbol argentino iba a dejar de pagar los subsidios a los clubes que participan del femenino de Primera. Sin embargo se desdijo horas después: no se sabe porque cambió la decisión de la AFA en tan pocas horas, lo que se sabe es que por un momento, el presidente Barrios dijo que “el convenio se termina el 30 de junio y no lo vamos a renovar. Firmamos por un año, esa fue la promesa que se le hizo a los clubes para que tengan tiempo de buscar publicidades”.

Estar alerta sobre el accionar de aquellas personas que desean volver atrás con los grandes avances del fútbol también es necesario. Las jugadoras se enteraban en ese momento que sus contratos, muchos de los cuales vencían en junio, entraban en la cuerda floja.

Pero después Barrios aclaró: “No hay plazo: el fútbol femenino va a seguir siendo profesional y continuará recibiendo el subsidio por parte de la AFA, es una decisión del presidente Tapia que así sea”.  Todo siguió su curso, y en noviembre se realizó el sorteo en Ezeiza del Torneo Transición 2020/2021, el cual consistió en una fase de grupos, cuartos de final, semifinales y finalmente, el campeón, el primero que levanta la copa de la historia del fútbol femenino semi profesional de Argentina.

Y en esa jornada de sorteo se anunció una de las mejores noticias sobre el futuro del fútbol sudamericano: Argentina será sede de la Copa Libertadores que se jugará en marzo y que tendrá la presencia de Boca y River como representantes nacionales.

La televisación sigue en la misma

En el Torneo Transición 2020/21 se aplicó el mismo acuerdo que en el primer campeonato: la televisación estaba a cargo de TNT Sports. Si bien el contrato anunciaba la televisación de 4 partidos por fecha, durante el 2019 eso no ocurrió. Sí lo hizo durante este mini campeonato, aunque la televisación no se movió de Buenos Aires. Incluso, en el programa de resumen de la fecha que se emite por el mismo canal, en la primera jornada del regreso el fútbol obviaron poner los goles del partido entre Central y Defensores de Belgrano, el único que se jugó fuera de la provincia de Buenos Aires.

Además, las dos semifinales del Torneo Transición se programaron en un horario habitual para el fútbol femenino, pero que no suma a la visibilización: ambos fueron a las 9 de la mañana. Ahora bien, la transmisión de la final, fue todo un éxito.

La selección, bien gracias

Durante el 2020 sólo la selección sub 20 y la sub 17 tuvieron rodaje. Además de las cancelaciones de los sudamericanos de las categorías, se suspendieron amistosos de la mayor.

El año deportivo de la selección argentina comenzó con el Sudamericano Sub 20 que se disputó en marzo en San Luis y San Juan. Sin reprogramación, el certamen no contará con la albiceleste que, dirigida por Carlos Borrello, quedó eliminada en la fase de grupos. Todo indica que Conmebol lo reprogramará para este año o para el 2022. El de la categoría Sub 17 que iba a jugarse en Uruguay entre noviembre y diciembre del 2020, tampoco se jugó.

La categoría mayor de la selección argentina no tuvo actividad, a diferencia del masculino, quienes disputaron partidos por las Eliminatorias del Mundial de Qatar 2022. Los únicos dos amistosos programados en fecha Fifa ante Brasil se suspendieron y sobre el final del año, Carlos Borrello, también DT de la mayor, realizó una convocatoria para jugadoras exclusivamente del AMBA para entrenar en Ezeiza.

Aunque las buenas llegaron en el 2021 con la noticia de la invitación para jugar la She Believes Cup en Estados Unidos en febrero. Argentina participará por primera vez del torneo amistoso que organiza la US Soccer, y sumará rodaje internacional.

Federalización urgente

Con los ascensos de Español y Comunicaciones, el próximo torneo semi profesional de AFA contará con 19 equipos, sólo uno del “interior” del país: Central. Aunque la buena noticia tiene que ver con la inclusión en la Primera C de Newell’s. De a poco –muy de a poco- los clubes que no son de Buenos Aires comienzan a participar de los torneos que organiza la casa madre del fútbol argentino.

Según un informe que realizó el portal santafesino La Diez, entre las tres categorías de AFA, hay un total de 55 clubes y sólo dos no son de la provincia de Buenos Aires: Central y Argentinos. Al que ahora se sumará la Lepra.

“En la tabla histórica de participaciones de los clubes en torneos de AFA, que comenzaron en 1991, compitieron en la A, B y C, 88 equipos. De la totalidad, 82 son del Área Metropolitana de Buenos Aires”, se detalla en La Diez.

El campeonato más federal que organiza AFA es el Torneo Nacional de Selecciones de Ligas, dicho certamen divide al país por regiones para clasificar a 8 selecciones, además de la Liga que es sede. En Argentina, según Paola Soto, presidenta del Fútbol Femenino del Consejo Federal y Secretaria de la Comisión de Desarrollo de AFA, se está realizando un relevamiento por las provincias, pero por los datos obtenidos al momento hay más de 90 ligas en el país.

Por eso se festeja la iniciativa de AFA de crear la Copa Nacional Femenina, que tendrá un formato similar a la Copa Argentina masculina. Este nuevo torneo ya lo había anunciado Claudio Tapia y lo ratificó hace apenas unas semanas. “El interior también va a tener participación con la Copa Nacional y vamos a tratar de darle una plaza a la Libertadores a esa copa, que se va a llamar Copa Nacional Femenina y va a aportar más para seguir creciendo”, dijo Chiqui. Resta todavía conocer los detalles del certamen que buscará ampliar la mirada y salir del unitarismo porteño.

Comentarios