Policiales

Juicio a Los Monos

Los defensores apuntaron contra el juez y falta de pruebas

En una nueva jornada del maratónico juicio, los abogados defensores de los cabecillas de la narcobanda Los Monos pidieron la nulidad absoluta de la causa por la evidente parcialidad del juez que la instruyó


Los abogados defensores de los cabecillas de la narcobanda Los Monos pidieron la nulidad absoluta de la causa por la evidente parcialidad del juez que la instruyó, y subsidiariamente peticionaron las absoluciones de sus clientes por el beneficio de la duda. En la conclusión del alegato final del juicio oral por asociación ilícita y cinco homicidios, el abogado Fausto Yrure pidió al tribunal que se declare la nulidad absoluta de la causa elevada a juicio, fundada en la “violación de la garantía del juez imparcial”.

Antes, el letrado de Los Monos había solicitado al tribunal la nulidad de las escuchas telefónicas que fundan la acusación fiscal, al entender que fueron obtenidas de forma “ilegal” al no estar debidamente fundamentadas las intervenciones.

El lunes, los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y Luis Schiappa Pietra habían pedido, durante sus alegatos finales, penas de 14 a 41 años de prisión para los principales miembros de la organización rosarina, acusada de conformar una asociación ilícita con múltiples fines delictivos y algunos de sus miembros por homicidios, en calidad de autor, partícipe e instigador según los casos.

El alegato de defensa se centró en tres ejes: la presunta ilegalidad de las escuchas, su condición de “único elemento indiciario” sin anclaje en otras pruebas y la “parcialidad del juez” Juan Carlos Vienna, quien instruyó el caso que llevó a la banda a juicio.

Al continuar esta mañana el alegato iniciado ayer por el equipo de jurídico que representa al núcleo duro de Los Monos, el abogado Carlos Edwards afirmó que “no se ha producido una sola prueba concreta que avale las escuchas, que le dé apoyatura al supuesto contenido ilícito de esas escuchas”.

Además, sostuvo que “no surge probada la existencia de una asociación ilícita”, atento a que a su juicio no se reúnen los tres requisitos que deben concurrir en esa figura, que son “la permanencia en el tiempo, la organización interna y la pluralidad de planes delictivos”.

Edwards recordó jurisprudencia para fundamentar que “las escuchas no tienen valor probatorio autónomo ni pueden fundar una sentencia” sin otras pruebas, que consideró inexistentes en el juicio a Los Monos.

También atacó la actuación del juez Vienna por “parcialidad manifiesta” y dijo que la causa contra la familia Cantero obedeció a un contexto político en el que había sido detenido el entonces jefe de Policía de Santa Fe, Hugo Tognoli, y el gobierno provincial debía dar “una respuesta política”.

El abogado planteó que la causa a Los Monos se inició por un homicidio, el de Martín “Fantasma” Paz (27) -cuñado de uno de los jefes de la banda-, pero luego “cambió el objeto procesal” hacia una investigación por asociación ilícita, por lo que el magistrado debió haber enviado esas evidencias a otro juez.

Además, sostuvo en base a testimonios que se produjeron durante el juicio oral que “el juez Vienna falseó declaraciones” de testigos durante la instrucción y recordó el vínculo del magistrado con Luis Paz, padre de la víctima del homicidio que originó el expediente.

En ese punto recordó los registros de Migraciones que muestran que ambos viajaron los mismos días –junto a sus respectivas parejas- en dos ocasiones a Estados Unidos, a ver peleas de box, en una de cuyas veladas quedaron retratados en una foto.

“Vienna ha hecho de la mendacidad una conducta habitual”, resaltó Edwards.

Su colega Carlos Varela alegó por el imputado Ariel Máximo Cantero padre (52), alias “Viejo”, y dijo que “no hay prueba, el tribunal debe absolverlo”. También planteó que en la causa “hubo injerencia política” y le pidió al tribunal que no se deje llevar “por el clamor popular” que, subrayó, “son como el agua y el aceite con el derecho penal”.

“Fallen conforme al material probatorio, como a ustedes les parezca, pero no se parezcan a Vienna, porque ustedes son buenos jueces”, cerró Varela su argumentación.

Pidió la absolución de Cantero padre y, subsidiariamente, que en caso de ser condenado se le aplique “la figura simple” de la “asociación ilícita”, como miembro de la misma y no como organizador, como lo acusa la Fiscalía.

A su turno, Yrure realizó planteos particulares para otros dos imputados, el considerado jefe de la banda Ariel Máximo “Guille” Cantero (29), y su lugarteniente Leandro “Gordo” Vilches (32).

El defensor sostuvo que en un caso de cohecho por el que está acusado “Guille” Cantero –sobre el que recaen imputaciones más graves, como homicidio-, el mismo “está deducido de una escucha, cuyos interlocutores no están identificados y en la que no se dice nada”.

“No hay ninguna prueba concreta de ese supuesto cohecho, no está el dinero”, dijo Yrure, para quien las escuchas telefónicas tampoco demuestran la presunta jefatura de “Guille” ya que, señaló, no hay registros que lo muestren “dando una orden”.

También cuestionó las pruebas contra Vilches por el hallazgo de una pistola “en el domicilio de su hermano” que “firmó un proceso abreviado por ese caso” y de una metralleta secuestrada “en un departamento que no estaba habitado” y en el que presuntamente también había un DNI a nombre del acusado.

“La prueba material del DNI no está en el juicio y el testigo que participó del allanamiento no recuerda que lo hayan secuestrado”, indicó el defensor.

El juicio a Los Monos continuará con los alegatos de los defensores de los policías imputados –trece en total-, para pasar luego a las últimas palabras sobre los casos de homicidios, acerca de los cuales aún no se alegó.

Si te gustó esta nota, compartila