Espectáculos, Teatro

FESTIVAL INTERNACIONAL DE ARTES ESCÉNICAS CONTEMPORÁNEAS DE ROSARIO

Los cuerpos en la intersección: arranca una nueva edición de “El Cruce”

Se pone en marcha este miércoles una nueva edición de “El Cruce” que sumará, como cada año, espectáculos de sala y de calle, seminarios, desmontajes y proyecciones de videodanza.


Destinado desde sus inicios a convertirse en el gran encuentro rosarino vinculado a las artes escénicas, aunque siempre ceñido a una serie de arbitrariedades que en estos 17 años condicionaron su natural crecimiento, se pondrá en marcha este miércoles una nueva edición del Festival Internacional de Artes Escénicas Contemporáneas que bajo el nombre de El Cruce logró instalarse desde el advenimiento del nuevo siglo en el imaginario colectivo como ese espacio en el que puede convivir lo nuevo con la tradición, lo diferente o lo desconocido con aquellos lenguajes ya transitados en otros tiempos. Se trata de un espacio autogestivo generado a modo de plataforma, que además sirve para que un amplio colectivo de artistas locales se interroguen acerca de qué y cómo producir en estos tiempos.

Esta XVII edición de El Cruce contará, como ya es habitual, con la participación de espectáculos nacionales e internacionales, que este año llegarán desde Brasil, España y Alemania; intervenciones urbanas, proyecciones de videodanza y los habituales espacios de formación, conversatorios y desmontajes de obras, entre otros.

“Después de muchos años de trabajo, nos preguntamos qué hace a que un evento como El Cruce se instale definitivamente en el imaginario colectivo de la ciudad; de alguna manera, lo que está sucediendo es que el propio movimiento está cambiando, porque están cambiando las formas en que las personas se vinculan con los hechos artísticos”, expresó sobre el armado de la presente edición la bailarina y coreógrafa Yerutí García Arocena.

“Más allá de que El Cruce es un espacio conocido, que tiene su público, atravesamos un momento en el que todo se vuelve efímero y eso vuelve efímeras las huellas que fueron quedando de todos estos años; vivimos un tiempo donde la profusión de información, muchas veces, confunde un poco, y al mismo tiempo, algo que es muy positivo: en Rosario hay una enorme producción artística, que a su vez se suele agrupar en eventos culturales estatales o independientes. En estos años, más allá de lo construido y de la identidad que tiene El Cruce, como pasa con otros eventos, se vuelve complicado convocar y sobre todo, sostener una convocatoria en el tiempo”, completó García Arocena respecto de un encuentro que este año se repartirá entre octubre y noviembre, y se realiza en cogestión entre Cobai (entidad que nuclea a coreógrafos y bailarines locales) y la Secretaría de Cultura y Educación municipal, con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro (INT).

Pensar El Cruce y su programación no es una tarea simple de selección o acumulación de obras, sino que intenta ir un poco más allá. “Trabajamos con gran responsabilidad en la composición de un relato artístico que sea capaz de transmitir lo plural en la acción de expresar algo. No buscamos respuestas estancas; por el contrario, aspiramos a alcanzar nuevas inquietudes que nos brinden la oportunidad de «volver a cruzar»”, destacaron desde Cobai, a lo que García Arocena agregó: “Nos interesa pensar acerca de cuál es lugar que tiene el arte contemporáneo en la sociedad, que siempre es una lucha, una resistencia y un apostar para que lo que proponemos pueda entrar dentro de la fisura de la tradición, porque siempre estamos buscando entrar desde esos lugares. Pero además es un fenómeno que se da a nivel mundial, porque el mundo está viviendo un gran retroceso en varios sentidos, lo que determina un permanente diálogo de tensiones e intereses”.

Qué hay para ver

El encuentro, que en la presente edición, entre otros invitados internacionales, contará con la presencia de Rafaële Giovanola, Alex Soares, Arthur Bernard Bazin y Candelaria Antelo, arrancará hoy a las 20, con una serie de performances en la Escuela Municipal de Artes Urbanas (Emau, Estévez Boero 670, Galpón 15), para ofrecer luego su acto inaugural. Mañana, a las 20, se sumará en el Subsuelo de la Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza), El inmóvil vacío rojo, de la Cía Cuerpo Tomado de Rosario, creación colectiva de Lucrecia Zamboni, Analía Rodríguez y Santiago Laiolo.

La programación del viernes comenzará, desde las 19, también en el Subsuelo de la Lavardén, con La distancia animal, de Cía Stocco & Tuttolomondo, de Rosario, con entrada gratuita, al tiempo que a las 22.30, en el Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río), se presentará La Esclava, de Lisi Estarás y Ayelén Parolin, ambas argentinas radicadas en Europa.

El sábado, a las 19, será el turno de Momentum, de la compañía alemana Cocoondance, con dirección de Rafaële Giovanola, que se presentará también en el Subsuelo de Lavardén.

El cierre de la semana arrancará el domingo, a las 20, en la Emau, con la presentación del espectáculo del brasileño Alex Soares, Devuélveme dos horas de mi vida, una propuesta de cruce entre danza, cine y nuevas tecnologías, y continuará con los españoles Laura Aris y Álvaro Esteban, que desde las 22.30, en La Comedia (Mitre y Ricardone), presentarán Open Wound, Antípodas y Cualquier mañana (foto).

Por su parte, en el marco de las actividades especiales, mañana a las 18, en el Instituto Superior del Profesorado de Danzas Isabel Taboga (Sarmiento 1164), tendrá lugar la presentación de la 13ª edición revista Inquieta, con la presencia de la reconocida Beatriz Labatte, docente de la Universidad de Arte de Tucumán, a lo que se sumará una charla de Ayelén Parolin sobre proceso creativo de su obra La Esclava.

El Cruce se extenderá desde este miércoles y hasta el domingo, y luego la primera semana de noviembre. Las entradas tienen un costo único de 70 pesos y se pueden adquirir en el CEC (Paseo de las Artes y el río). La programación se consultar en facebook.com/festivalelcruce/