País, Últimas

Los choferes de micro que no responden a la UTA serán recibidos en la cartera laboral

A diez días de protagonizar serios incidentes en la terminal de Retiro, sindicalistas de UCRA aseguraron que podrían incurrir en nuevos paros si sus reclamos no son escuchados esta tarde en Trabajo, donde hay tensión por la presencia de afiliados a UTA, el gremio que está enfrentado al primero.

Dirigentes de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), sindicato que se niega a responder a la oficial Unión Transporte Automotor (UTA), “no descartan ningún tipo de procedimiento” si esta tarde, a parir de las 18:00, no son escuchados en la sede de Callao al 100 del Ministerio de Trabajo.

Los gremialistas, que esta tarde realizaban una asamblea, reclaman mejoras salariales y que se respete la legislación sobre horas de descanso, ya que aseguran que no existe un control efectivo en ese rubro.

“Creemos que es un derecho justo, la gente no sabe en profundidad lo que pasa. Espero que el ministro (Carlos) Tomada baje y nos reciba”, expresó Silverio Gómez, secretario general del gremio rebelde.

El 29 de enero pasado, una disputa entre gremios que agrupan a los conductores de micros derivó en incidentes protagonizados por representantes de ambos sectores, que se enfrentaron a golpes, palos y pedradas que alcanzaron al menos a dos ómnibus que trasladaban pasajeros, muchos de ellos niños y mujeres.

El conflicto comenzó cuando choferes de la UCRA bloquearon el ingreso y acceso de micros a Retiro para rechazar un acuerdo salarial firmado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el ministerio de Trabajo y la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELADI).

Integrantes de ambos gremios protagonizaron una feroz pelea que apenas pudo ser controlada por agentes de la Policía Federal. Cuando el enfrentamiento, que dejó varios heridos aunque ninguno de gravedad, llegó a su fin, la policía y trabajadores de la UTA improvisaron un corredor para permitir la salida de los micros de la estación.

Comentarios