Edición Impresa, Le ponen la firma

Arqueología urbana

Los Bajo Hondo: geografía con historia de Rosario (Séptima parte)

El título de este número final de la serie es indicativo de la vigencia institucional del Bajo Hondo en los aspectos educacional, histórico, religioso y de una paradoja geográfica en el extremo sudoeste de la ciudad, en un área rural dentro del municipio.


El título de este número final de la serie es indicativo de la vigencia institucional del Bajo Hondo en los aspectos educacional, histórico, religioso y de una paradoja geográfica en el extremo sudoeste de la ciudad, en un área rural dentro del municipio.

La escuela

Es la Primaria Nº 6379 Domingo Guzmán Silva, ubicada en avenida Uriburu 7500, donde también funciona una escuela rural secundaria, Núcleo Rural EEM 401. Zona de quinteros, no puede sorprender que los gestores del colegio hayan tenido ese oficio. Uno de ellos, don Francisco Pedemonte, donó el terreno. La escuela comenzó a dictar clases en 1952 en un vagón ferroviario adaptado para aula. Continuó en una casilla de madera hasta 1968, cuando comenzaron los trabajos del actual edificio aunque en forma discontinua.

Con un techo parabólico entre una línea de aulas y el comedor, se creó el patio cubierto y el salón de actos. El espacio se cierra con el escenario y en la parte posterior con aulas donde hay placas en homenaje al donante del terreno y la clásica campana.

A la zona no llegan líneas de transporte urbano ni circulan interurbanos, y para el traslado de los niños de los niveles inicial y primario se cuenta con el servicio de dos vehículos tipo Trafic, a cargo de la provincia. No ocurre lo mismo para los del secundario ni los docentes. Por avenida Uriburu hay un intenso tránsito de camiones, principalmente en época de cosecha y acopio para exportaciones. Un par de años atrás, se podían observar camiones estacionados por falta de lugar en el Playón Pérez. Los docentes comentan que el tema de los camiones representa un peligro potencial para los alumnos del secundario, quienes en su mayoría llegan en bicicletas o caminando desde los barrios humildes cercanos a la avenida de Las Palmeras, camino límite del municipio con el de Pérez y Soldini.

La pérdida de cereal de los camiones crea un problema grave porque atrae ratas, roedores que infestan el lugar y que, en unas vacaciones, invadieron la escuela. Además, por la vereda de Uriburu pasa un zanjón a cielo abierto que viene del oeste para desagüe pluvial, pero también corre algo más que agua de lluvia. Lo único cubierto es un puente para ingreso a la escuela. En la entrada exterior, un pedestal muestra las huellas de una placa de bronce hoy inexistente. Pero no es el único robo que se sufrido la escuela, incluso dentro del establecimiento. Ahora, hay personal con vivienda permanente entre otras mejoras, en la que puede incluirse la instalación de un teléfono fijo.

A pesar de la situación lejana y aislada y los múltiples problemas sufridos y los que aún se afrontan, los docentes trabajan con ahínco y alcanzaron importantes logros pedagógicos.

En gran parte, los frutos se obtuvieron desarrollando actividades que amplían el conocimiento formal. Puede citarse el proyecto “Las flores del camino”, que dio lugar a la publicación de Revisbanda: Revista de los bajitos de Bajo Hondo. En Radio Changuitos, otra actividad de los alumnos, trasmitían cortos a través de una radio comunitaria. Otra de las realizaciones fue la publicación de la antología poética Las flores del camino, editada por Ciudad Gótica en 2006 con aporte de la Fundación Minetti.

La escuela tiene toda protagonismo artístico: en 2012 fue sede del rodaje de un corto cinematográfico que participó en el Festival de Cortometrajes para Niños ¡Ojo al Piojo!, titulado El Pinwin-Documental /8. El festival lo realizan anualmente en forma conjunta organismos municipales y de la provincia. En el rodaje del corto participaron alumnos de la escuela. Un dato imposible de omitir: el carácter rural de la escuela ha perdido un símbolo, el horno de ladrillos. Queda la esperanza de una escuela mejor, como se merecen todos los niños y docentes del país.

Ex estación ferroviaria

El edificio de la que fuera estación Km. 8 del frustrado Ferrocarril de Rosario a Mendoza, en buen estado de conservación, es un sitio histórico del fenómeno económico rosarino del 1900, efecto del puerto, inmigración y ferrocarriles, conjunción de factores en función de la exportación agropecuaria. Aquel edificio de la ex estación sigue en función social, antes económica, ahora religiosa. En efecto, con la misma dirección de la escuela, Uriburu 7500, aun cuando se encuentra unos doscientos metros más al oeste y en la mano contraria, en el edificio funciona una capilla dependiente de la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús. Allí se imparte misa en determinados domingos y en días de semana hay bautismos y catequesis.

La lomada más alta

Es la vigencia espiritual del Bajo Hondo, zona que, además, no deja de ofrecer sorpresas. La siguiente es paradójica, porque en la zona se encuentra la lomada más alta de la ciudad, que se observa desde la capilla. Se trata del relleno de material inerte y baja biodegradabilidad que la Municipalidad dispone en el predio de Bella Vista y al que se ingresa por avenida Godoy al 8100.

En el trayecto del camino límite municipal, desde Uriburu hasta avenida Presidente Perón, se puede apreciar un parque industrial con grandes construcciones que auspician un futuro de fuentes de trabajo, que ya lo son con el montaje de las edificaciones. Lo expuesto da lugar a que pueda decirse: el Bajo Hondo, como el Sur, también existe.

Los Bajo Hondo: geografía con historia en Rosario (Sexta parte)

Bajo Hondo: geografía con historia en Rosario (Quinta parte)

Los Bajo Hondo: geografía con historia en Rosario (Cuarta Parte)

Los Bajo Hondo: geografía con historia en Rosario (tercera parte)

Los Bajo Hondo: geografía con historia en Rosario (segunda parte)

Los Bajo Hondo: geografía que conecta con Rosario (primera parte)

Comentarios