Policiales

Los atraparon tras denuncia sobre viejo ardid de cortar la energía eléctrica de casas para robarlas

Fue en Nansen al 500, en Arroyito. Un vecino avisó que le habían "bajado la térmica" del pilar varias veces y que había tres chicos merodeando la cuadra. La Policía los demoró y puso a disposición de la Justicia de Menores, porque tienen 15 y 17 años. Tenían máscaras y herramientas rudimentarias


Es viejo el ardid, y cada tanto lo vuelven a utilizar: cortar la energía eléctrica de los domicilios para que los moradores salgan a ver qué sucede y poder irrumpir entonces en las viviendas a robar. Cada tanto, la modalidad deja de ser fructífera porque se genera un estado de alerta, pero cuando pasa un tiempo y bajan esas defensas, vuelve. Es el caso de un hecho detectado en zona norte, cerca del Portal Rosario, tras el aviso de un vecino. Detuvieron a tres muchachos, todos menores de edad, que en una mochila portaban máscaras plásticas y pasamontañas para ocultar su rostro y elementos rudimentarios para interrumpir el suministro.

La Policía de Acción Táctica intervino ante el llamado de un vecino de calle Nansen al 500, en una zona cercana al shopping de barrio Arroyito donde se suceden además arrebatos frecuentes. El hombre informó que había sufrido tres cortes de energía eléctrica en su vivienda. El domicilio tiene el gabinete interno exigido por la EPE accesible desde el exterior, y en el mismo, dijo, le habían bajado el interruptor termomagnético.

Personal de la PAT recorrió la zona en la madrugada de este martes y demoró a tres jóvenes en la cuadra, a los que había apuntado el denunciante. Dos de ellos tienen 17 años, y el restante, apenas 15. Todos fueron trasladados provisoriamente a la comisaría 10º y quedaron a disposición de la Justicia de menores.

El terceto portaba una mochila y varios implementos compatibles, aunque rudimentarios, con la modalidad de intento de robo denunciada: un cuchillo, máscaras plásticas del tipo de películas de terror, pasamontañas, destornilladores, tijera, cinta de papel a modo de cinta aislante, cables y otros elementos.

El corte del suministro, en general, se provoca abriendo el gabinete de fusibles del gabinete de la EPE, o el del medidor, para desconectar los cables o desenroscar el viejo tapón. Si el tablero interno obligatorio está accesible, la maniobra es incluso más fácil: basta con bajar la tecla del interruptor termomagnético. Cuando alguno de los moradores abre la puerta para comprobar si el corte de luz es propio o general, consiguen franquear el ingreso a la vivienda.

Comentarios