Policiales

Asalto a la sucursal del Galicia

Lograron acceder al tesoro y se llevaron botín millonario

Estaban bien vestidos, a cara descubierta y entraron minutos antes de que cerrara sus puertas. El trío redujo al personal y bajo amenazas obligó al personal jerárquico a que le entregara el dinero del tesoro. Fuentes judiciales confirmaron que el botín fue estimado en 1,7 millones de pesos


Foto: Juan José García

Ocho minutos antes de que dieran las tres, tres hombres trajeados ingresaron a la sucursal del banco Galicia ubicada en San Martín y Anchorena, en barrio Tiro Suizo. Uno llevaba una caja que parecía contener zapatos. De allí sacó las armas y el trío pronto encañonó a los presentes: el custodio, los empleados rasos y los jerárquicos y al menos seis clientes que apuraban trámites justo antes del horario de cierre. La faena de los asaltantes fue limpia, rápida, calma y no más cruenta que el solo caño de las armas apuntando a las víctimas. Consiguieron llegar al tesoro, de donde sacaron dos bolsas de náilon llenas del devaluado billete de moneda nacional: 1 millón 700 mil pesos cantaría el número preciso horas más tarde la versión oficial de la Fiscalía. De los ladrones se perdieron sus rastros, aunque no sus rostros, que quedaron grabados en las filmaciones de videovigilancia. De todas maneras, los investigadores deberán esperar al próximo martes para mirarlas. Se fueron en un auto que, al parecer, tenía un segundo vehículo de apoyo.

Los tres trajeados entraron sin mostrar nerviosismo a la sede bancaria de San Martín al 5100. Se sentaron cerca del ingreso, reconstruirían más tarde los investigadores a partir de las víctimas/testigos.

Eligieron el momento en que vieron caminar al personal jerárquico y sacaron las armas de una caja de zapatos. En el banco quedaban al menos seis clientes, quienes también fueron reducidos y obligados a tirarse al piso, igual que el custodio, señaló una de las personas que presenció el asalto.

Según voceros judiciales, de las declaraciones surgió que las armas utilizadas fueron pistolas calibre 9 milímetros. Las fuentes explicaron que el trío abordó al gerente de la sucursal y los llevó al sector de la bóveda. Lograron sustraer 1,7 millón de pesos, para luego huir en un vehículo de color gris, detallaron desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Otra fuente del caso dijo que se analizaba la posibilidad de que otro vehículo, un auto blanco, hubiese actuado como apoyo.

A su vez, un cliente que estaba al momento del asalto, quien salió pasadas las 17 de la entidad ubicada en San Martín al 5100 después de declarar, contó que los tres asaltantes ingresaron tranquilos y actuaron como profesionales.

“Estaban bien vestidos, de traje, a cara descubierta y armados los tres. Nos pidieron que nos quedáramos tranquilos”, explicó y confirmó a las periodistas que estaban en el ingreso la versión de que los asaltantes se llevaron al gerente de la sucursal a la bóveda, aunque los trascendidos indicaban que al no lograr acceder habían tenido que conformarse con el dinero de la línea de cajas. Más tarde, Fiscalía confirmó que sí lo habían logrado.

Según fuentes policiales, el custodio, los clientes y los empleados no fueron heridos.

En el lugar trabajó personal de Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) para recolectar las imágenes que captaron las cámaras de seguridad de la zona, tanto privadas como los domos municipales, y otras medidas ordenadas por la fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio Cecilia Brindisi.

Otra fuente de la investigación señaló que las caras de los ladrones fueron registradas por las cámaras de seguridad del banco, pero el protocolo de la entidad crediticia indica que los pesquisas deberán esperar hasta el martes, luego del fin de semana largo que incluye el lunes feriado, para poder observarlas.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios