Últimas

Lograr una sociedad que no discriminie ni margine

un niño un abueloCuando la solidaridad y el afán por ayudar al otro se transforman en una manera de vida, cuando se fijan objetivos claros y se forma un grupo que con su esfuerzo y su trabajo constante está atento al sufrimiento de su semejante y dispuesto a brindar su apoyo desinteresado para calmar, en la medida de lo posible, las necesidades del prójimo, se logra como resultado una obra maravillosa. Eso es lo que la ONG CILSA viene haciendo desde que fue fundada por iniciativa de un grupo de discapacitados motrices y el apoyo de un sector de especialistas en rehabilitación, en Santa Fe en el año 1966.

Con palabras sencillas de decir, pero a veces difícil de aplicar en una sociedad que de un tiempo a esta parte se ha vuelto demasiado egoísta, la gente de CILSA no bajó los brazos y a lo largo de estos años las puso en práctica. Las mismas son: solidaridad, independencia, integración, servicio, responsabilidad, respeto, compromiso, honestidad y lealtad. Basándose en todos estos términos llevan adelante la encomiable labor de lograr una sociedad que no discrimine ni margine, brindando a todos los individuos igualdad de oportunidades para su desarrollo.

Para cumplir con todos los objetivos que se proponen llevan adelante distintas actividades y forman diferentes grupos de trabajo. La pretensión es brindar igualdad de oportunidades a niños provenientes de hogares de escasos recursos, dar la posibilidad a adultos mayores de participar activamente en la construcción de una sociedad para todos, mejorar la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes y tratar de que la sociedad tome conciencia de la importancia de la integración, a fin de evitar la discriminación y marginación que se genera por desconocimiento.

Entre los distintos programas sociales que esta hermosa gente lleva adelante se pueden mencionar: El programa nacional de entrega de elementos ortopédicos, el programa nacional de concientización, el programa nacional “Un niño, un abuelo”y el programa de recreación y deportes.

Es digno de destacar la eficacia de los mismos y en esta oportunidad vamos a detallar de que trata el programa “Un niño, un abuelo”, el mismo se viene desarrollando desde el año 2001 y la finalidad es que a través de hogares de día se brinde un espacio de educación, recreación, asistencia en la salud y por sobre todas las cosas afecto a niños provenientes de familias de escasos recursos. El objetivo principal es crear un espacio de contención y aprendizaje integral para evitar que este sector de la sociedad quede marginado y expuesto a la delincuencia y la droga. Los abuelos voluntarios con su participación activa generan un vínculo afectivo y trasmiten valores a los niños.

De esta forma van acompañando a los menores en una de las etapas más importantes del crecimiento. Estos hogares que funcionan de lunes a viernes en contraturno de la escuela cuentan con un equipo interdisciplinario de profesionales tales como asistentes sociales, psicólogos, docentes y profesores de educación física. Siempre la jornada y de acuerdo a la hora escolar del niño comienza con un desayuno o una merienda.

Una tarea más que plausible que apunta a resguardar el futuro de estos niños y que además permiten a los abuelos sentirse útiles, ya que con su participación apoyan a los chicos con las tareas escolares, les leen cuentos, organizan talleres y así pueden volcar todas sus capacidades y experiencias.

Basados en cinco principios básicos que permiten trabajar para promover los derechos del niño como son: Educación, alimentación y nutrición, salud, recreación y afecto ya son 36 los hogares de día en todo el país y asisten a los mismos 2500 niños. Un gran aplauso a directivos de la ONG y colaboradores.

Comentarios

10