Política

Asamblea Legislativa

“Lo peor ya pasó”, dijo Macri por tercera vez consecutiva

El presidente inauguró este jueves el año legislativo en el Congreso y en su discurso ratificó que su gobierno está en “la dirección correcta”. Expresó que ve “con grado” el debate parlamentario sobre la despenalización del aborto, aunque no esté a favor.


El presidente Mauricio Macri aseguró este jueves que el país está “en la dirección correcta” y que las políticas implementadas en la primera mitad de su gestión están empezando a “rendir frutos”, y repitió como un mantra su sentencia preferida: como en julio de 2016 y en marzo de 2017, afirmó: “Lo peor ya pasó”. En plena discusión paritaria con techo oficial y sin cláusula gatillo, el mandatario pidió un diálogo “sin patoterismos ni extorsiones” entre sindicatos y empresarios (o el gobierno), y confirmó que ve “con agrado” que el Congreso debata este año una posible despenalización del aborto.

“Hace un año, en este recinto, les dije que teníamos que construir las bases para que la Argentina pudiera crecer 20 años en forma consecutiva, que así derrotaríamos la pobreza y fortaleceríamos la clase media. Ese crecimiento invisible sucedió. Es como cuando empezamos un edificio: en el comienzo no se ve lo que estamos haciendo, no se ven las estructuras, los pilotes, volcando el hormigón. Pero esa base existe, está y sobre ella se construye el resto”, enfatizó en clave de ingeniero civil Macri en su mensaje de apertura de las sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa.

Tras destacar el incremento en la inversión y “niveles récord” en algunos rubros, Macri señaló que el crecimiento del país se da sobre “bases firmes” por lo que “va a durar para toda la vida” y aseguró en sintonía con la prédica de los brotes verdes: “Los argentinos empezamos ver los frutos” de las políticas implementadas por su gestión, “dejando atrás muchos años de estancamiento y retroceso”.

“Algunos me critican porque voy demasiado lento y otros por ir demasiado rápido”, afirmó al definirse como gradualista Macri, quien subrayó que a los sectores que piden “un shock de ajuste” les dice: “Acá vinimos a reducir la pobreza y a que ningún argentino pase hambre”.

“Los otros nos piden que nada cambie y yo les digo que si nada hubiese cambiado estaríamos como otro país hermano que está en una desintegración social”, señaló en alusión a Venezuela.

Y agregó: “Lo peor ya pasó y ahora vienen los años en que empezamos a crecer. Las transformaciones que hicimos empiezan a dar frutos, a sentirse”. Lo curioso de este análisis del presidente es su recurrencia: “Lo peor ya pasó” viene formando parte de sus discursos desde el inicio de su gestión y ya lo reiteró en al menos tres oportunidades.

En forma paralela, el primer mandatario se pronunció ante legisladores del oficialismo y de la oposición a favor de dialogar “sin patoterismos ni extorsiones” y ponderó los acuerdos sectoriales firmados entre sindicalistas y empresarios. “Lo hicimos con Vaca Muerta, la lechería, la carne, la construcción, el sector forestal, la biotecnología”, afirmó Macri, quien resaltó el “entusiasmo que despierta ese trabajo en común”.

En cuanto al año legislativo que comienza, Macri por un lado confirmó que ve “con agrado” que el Congreso debata este año la despenalización del aborto, aunque el Ejecutivo no ha enviado proyecto alguno, y pidió que se “escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”. Definió: “Estoy a favor de la vida pero también estoy a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos”, señaló el presidente en el recinto de Diputados, ante la mirada de legisladores, gobernadores, ministros, jefes de las Fuerzas Armadas y miembros de la Corte.

Al dar a conocer esa agenda, el jefe del Estado anunció también que promoverá un “amplio blanqueo” de trabajadores en negro, al que denominó de “inclusión laboral”, con el objetivo de mejorar el trabajo registrado, sin que se pierda la antigüedad. El jefe del Estado destacó que en los últimos dos años aumentó “el trabajo registrado en casi 270.000”, a la vez que admitió: “En la Argentina uno de cada tres trabajadores está en la informalidad”.

“Ya sobrepasamos la cantidad de personas empleadas en 2015. Y los salarios le ganaron a la inflación. En enero tuvimos récord  de venta de cemento, de asfalto, de autos y de motos, de turismo  y de vuelos de pasajeros, para citar algunos de los ejemplos más visibles. Toda esta actividad está generando trabajo”, añadió.

Por otra parte, dijo que enviará al Congreso un proyecto de ley para extender la licencia por paternidad: sostuvo que no hay “razón para que los padres compartamos solamente dos días al momento del nacimiento de nuestros hijos”.

Macri también remarcó en su mensaje que “la seguridad y la lucha contra el narcotráfico son dos de las demandas más grandes” que plantea la sociedad, por lo que “por primera vez hay una estrategia nacional para abordar estos temas y estamos llevando el cuidado del Estado adonde antes sólo existía el poder de las bandas”.

Y destacó la actuación de las fuerzas policiales cuyas mujeres y hombres “se juegan la vida por nosotros y merecen todo nuestro respeto y admiración”.

“El discurso negó la realidad”

La oposición coincidió ayer en una crítica furibunda al contenido del discurso del presidente Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa, al sostener que se basó en una “negación de la realidad” y en la creación de un “país ficticio”.

“Decir que lo peor ya pasó es faltarle el respeto a millones de argentinos”, sostuvo el diputado nacional por Santa Fe, Luis Contigiani.

El legislador del Frente Progresista dijo que las palabras de Macri lo retrotrajeron a la década del 90, cuando el por entonces presidente Carlos Menem decía: “Estamos mal pero vamos bien”. “Los datos de la economía actual remiten a una inevitable comparación”, remarcó.

Por su parte, el diputado nacional kirchnerista Agustín Rossi dijo que el jefe del Estado hizo “invocaciones” acerca de un “futuro maravilloso que sólo él ve” en lugar de hacer referencia al “presente angustioso que viven los argentinos”.

“El discurso del presidente es un discurso que nos hace recordar aquella frase de que estamos esperando el segundo semestre. De vuelta hace invocaciones sobre un futuro maravilloso que sólo el ve”, remarcó el diputado santafesino.

El diputado massista Felipe Solá sostuvo que el discurso de Macri fue “una burla al Congreso” y “una negación de la realidad”, ya que “su diagnóstico es un diagnóstico de un país que no existe”.

“No es que se equivocó de discurso: se equivocó de país. El discurso de una hipocresía, de una mentira y una negación de la realidad que asusta”, sentenció en diálogo con la prensa en el Salón de Pasos Perdidos.

Por el FIT, el diputado Nicolás Del Caño indicó que “el discurso de Macri tuvo como objetivo encubrir la realidad que están padeciendo millones de argentinos” y señaló que no hizo mención a “la pérdida del poder adquisitivo de la mayoría de los que trabajan y de los jubilados a los que les robó con la reforma previsional”.

Carrió propuso posponer el debate sobre el aborto

La diputada nacional y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, reclamó este jueves que “por respeto a las creencias” religiosas de “muchísimos argentinos” no se realice la sesión especial del próximo 8 de marzo para discutir la despenalización del aborto, aunque ese debate ya había sido postergado. “Les pido encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión que tengan en cuenta que hay muchísimos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir”, señaló Carrió al ingresar al Congreso para participar de la Asamblea Legislativa.

Si te gustó esta nota, compartila