Policiales

Tribunales

Lo mató por una bicicleta: estará más de 13 años en prisión

Lo mato para no devolverle la bicicleta, además reconoció su responsabilidad en un violento robo a un colectivo. Deberá purgar trece años y medio de cárcel, esta sanción se unificó con una condena anterior a dos años en suspenso


Foto: ilustrativa

Juan Eduardo Aquiles Carranza estaba trabajando de albañil en una obra en construcción en la zona sur y le prestó la bicicleta a Germán Miguel Bustos. Nunca se la devolvió. Carranza fue varias veces a su casa a pedir la devolución porque tenía que irse, pero a cambio recibió dos puntadas en su cuerpo: la última resultó mortal. Casi un año y medio después Bustos reconoció la autoría del hecho en un procedimiento abreviado, además sumó dos hechos de robo con lesionados. Por estos casos –que se unificaron con una condena previa a dos años en suspenso– aceptó purgar 13 años y 6 meses de cárcel. El acuerdo fue homologado por un tribunal pluripersonal a cargo de Paula Álvarez, Trinidad Chiabrera y Pablo Pinto.

El 10 de enero de 2017 Juan Carranza trabajaba en una obra en construcción en la zona sur. Hasta el lugar llegó Germán Bustos y le pidió prestada la bicicleta. La víctima terminó de trabajar y se quedó con un compañero tomando algo. Fue varias veces hasta la casa de Bustos –ubicada en San Martín y pasaje León, muy cerca de su lugar de trabajo– a buscar la bicicleta para volver a su casa, aunque no tuvo suerte. Finalmente cerca de la una del día siguiente se presentó nuevamente en la casa. Bustos salió y empezaron a discutir. El dueño de casa sacó una cuchilla como lo que usan los carniceros y le asestó un puntazo. La víctima corrió y se cayó en una zanja en la esquina. Bustos lo siguió y le pegó un último puntazo a la altura de la ingle que le produjo la muerte: “Ya fue, ya fue, ya lo maté” gritaba mientras volvía a su casa, según relató la fiscal Marisol Fabbro.

Carranza recibió una primera puñalada en la zona intercostal baja que le afectó estómago, diafragma y lóbulo inferior del pulmón izquierdo. La restante entró en el pliegue inguinal izquierdo con ingreso en cavidad pelviana con severo compromiso vascular lo que provocó una hemorragia masiva y el fallecimiento de la víctima.

Dos testigos presenciales, un amigo de la víctima y una vecina, contaron la secuencia del hecho, y uno de ellos brindó la identidad del agresor. Un mes después se libró la orden de captura contra Bustos y al siguiente fue detenido tras un violento asalto.

El robo

El 10 de marzo de 2017 Bustos paró en San Martín y Platón un micro de la línea 103 roja con un arma de fuego. Apuntó a un pasajero a quien le intentó sacar el celular. La víctima se resistió y el muchacho disparó. El balazo le rozó la pierna y le sacó el celular. Luego arremetió contra el chofer a quien también le arrebató el móvil. Corrió una cuadra hasta su casa, mientras alguien dio aviso al 911 y una de las víctimas lo siguió pero lo perdió. En ese momento llegó la Policía que llegó hasta la vivienda del ladrón y lo retuvo.

Poco después llegó la víctima, lo reconoció y marchó a la comisaría. Una vez en la dependencia la madre de Bustos se presentó con un celular y dijo que no era de ninguno de sus hijos; el aparato fue reconocido por el dueño.

Bustos se hizo cargo de los tres hechos: el homicidio y los dos robos. También prestó su consentimiento a un procedimiento abreviado al que arribaron la fiscal Marisol Fabbro y el defensor oficial Daniel Kantor. A la pena acordada se unificó una condena previa a dos años de prisión en suspenso por robo y encubrimiento, dictada por el Juzgado de Sentencia 6° en octubre de 2017. En total deberá purgar 13 años y 6 meses de cárcel. Acuerdo que fue homologado por el Tribunal. Los familiares de la víctima de homicidio y el chofer de colectivo consintieron el acuerdo. Al pasajero, que era menor de edad, no lograron hallarlo aunque se ordenó su notificación por la Oficina de Gestión Judicial.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios