Policiales

Crimen en VGG

Lo matan desde una moto

Diego José Ortega tenía 25 años. Un balazo le atravesó el pulmón y le quitó la vida una hora después. Su hermana observó la escena y dijo desconocer el móvil y a los autores. Cinco años atrás lo habían mencionado en un crimen, pero fue desvinculado.


La única certeza es que no le robaron. Estaba frente a su casa de Villa Gobernador Gálvez cuando pasaron dos pibes en moto y dispararon. Uno de los plomos le atravesó el pulmón y le costó la vida una hora después. Se llamaba Diego José Ortega, tenía 25 años y agonizó delante de su hermana, quien vio la secuencia y dijo a los investigadores que no conocía a los agresores. El joven asesinado había sido mencionado hace cinco años en el crimen de un muchacho que tenía su misma edad y que era hijo de un policía rosarino. Pero enseguida quedó desvinculado de esa acusación por falta de mérito.

Minutos antes de las once de la noche del domingo, Diego se encontraba parado en la vereda de enfrente de su casa, a la altura de Pablo VI al 700. Los disparos salieron de una moto en movimiento donde viajaban dos muchachos. Al menos uno abrió fuego varias veces. La bala mortal le entró en la región intercostal izquierda y le perforó un pulmón. Mientras sus matadores huían a toda velocidad, su hermana pidió ayuda y lo llevaron al hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez. Luego lo trasladaron al Provincial de Rosario, donde falleció.

El crimen está en manos de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) a cargo de Diego Sánchez y del fiscal Miguel Moreno. Hasta ayer no tenían pistas claras sobre el móvil del violento episodio, como tampoco a los autores identificados.

Aunque ningún investigador mencionó el hecho, Diego Ortega había sido mencionado con el apodo de “Pato” en abril de 2013 en el crimen de Leonardo David Fretes, un muchacho de 25 años que recibió un tiro en la cabeza en un ataque que se presume, no era para él. Las crónicas de El Ciudadano de esa fecha indican que el pibe asesinado era el hijo de un suboficial de la Policía rosarina. Pocas horas después de su muerte fueron detenidos cuatro jóvenes, uno de ellos, el pibe que mataron este domingo. Sin embargo, pocos días después fue liberado y desvinculado de la causa por falta de mérito.

El crimen de Fretes fue similar al suyo. Fue asesinado la madrugada del 21 de abril de 2013 cuando estaba parado en la puerta de su casa de Villa Gobernador Gálvez. Dos motociclistas pasaron a los tiros y le dieron en la cabeza. Horas después, los investigadores dijeron que los tiros no eran para él sino para el pibe que lo acompañaba, un tal Lucas, que había tenido una riña barrial seis meses antes en la que le habían prometido plomo.

Enseguida, la Policía detuvo a Pato, quien entonces tenía 20 años y a Maximiliano Alejandro N., en ese momento de 19 y apodado Chanchi, a quien le sindicaron ser el autor de los disparos, ya que Pato solo fue señalado como el conductor de la moto. Ambos recibieron falta de mérito. Un día después cayeron otros dos pibes de 22 años a quienes los acusaron de brindarles apoyo desde un auto que iba detrás de la motocicleta. Si bien los investigadores no relacionaron los hechos, tampoco los descartaron.

Si te gustó esta nota, compartila