Policiales

Dealers sin aislamiento

Lo detuvo Gendarmería cuando iba en bici con paquetitos de marihuana y cocaína

Efectivos de la fuerza federal detuvieron a un hombre de 30 años en Lima al 2000, en principio por violar la cuarentena. Al requisarlo, le encontraron 80 envoltorios con estupefacientes fraccionados para la venta al menudeo


Un hombre que andaba en bicicleta por las calles de barrio Cinco Esquinas fue detenido este miércoles en un control de Gendarmería, según indicaron fuentes de esa fuerza. El ciclista, al ver a los uniformados, quiso escapar por un pasillo pero no tuvo éxito: al requisarlo, le encontraron unas ochenta bolsitas que tenían pedazos de marihuana prensada y cocaína. Por ese hallazgo quedó a disposición del Juzgado federal, además de ser notificado por quebrar el aislamiento obligatorio por el coronavirus.

El decreto nacional que impide la circulación de personas con el objetivo de frenar el contagio de coronavirus puso en aprietos a más de un dealer callejero y a los eslabones más bajos de las cadenas de narcomenudeo. El libre albedrío de circular sin motivos concretos, prohibido por estos días, cortó en parte el rebusque cotidiano de quienes se dedican a la venta minorista de drogas, además de dejar esperando a más de un consumidor. Y, en los circuitos en los que la comercialización está ligada a la violencia territorial, el aislamiento preventivo también bajó las estadísticas delictivas, según confirmaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A decir de un vocero de esa cartera citado por la agencia Télam: “(Las actuales estadísticas) son una consecuencia de la desterritorialización de las actividades ilegales que generan los enfrentamientos entre clanes. Al desaparecer la circulación de personas de clase media hacia los barrios, la provisión de drogas de síntesis en fiestas electrónicas, y reducirse también el delivery a través de taxis, la logística del consumo de estupefacientes sufrió adaptaciones”.

El miércoles por la tarde, un hombre de 30 años que iba en bicicleta por Lima e Ituzaingó se topó con un control de Gendarmería. Los uniformados se apuraron a identificarlo, y el ciclista no dudó en intentar escabullirse por un pasillo que se adentra en la cuadra hacia el oeste. La carrera fue corta y el joven fue detenido. Al requisarlo, le secuestraron 1.300 pesos, 50 paquetitos con trozos de marihuana prensada y otros 30 de cocaína, dijeron desde la fuerza federal. “Se labraron actuaciones de rigor; aprehensión del ciudadano en carácter de incomunicado, la incautación de los estupefacientes y dinero en efectivo, quedando a disposición del Juzgado federal en turno para ser indagado”, cerró un vocero de Gendarmería.

Comentarios