Edición Impresa, Política

Lluvia y soja: explotó el cóctel

Unas 3 mil personas, el 12% de la población, fueron evacuadas en San Antonio de Areco, que quedó literalmente bajo agua. Scioli, De Vido y Alicia Kirchner recorrieron la zona. Cristina movilizó al Ejército.

Unas 3.000 personas fueron evacuadas en San Antonio de Areco, Pergamino, Arrecifes y otras localidades por el desborde de ríos y arroyos tras intensas lluvias, en un fenómeno inédito que las autoridades nacionales, provinciales y municipales vincularon a canales clandestinos para evitar la inundación de campos agrícolas, por lo que hoy realizarán una denuncia penal. “Lo que dicen los vecinos con experiencia es que se han construido canales irregulares que han hecho en algunos campos para evitar que se inunden pero esa agua que va por los canales desemboca en el centro de Areco”, se indignó el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, quien recorrió a pie y en bote la zona inundada. En paralelo, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, pasaba revista desde aire al desastre, junto a un experto en hidrología (ver aparte) mientras la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, hacía lo propio por su lado. Tan desolador resultó el panorama que vieron que la presidenta Cristina Fernández ordenó movilizar a un batallón del Ejército para atender la situación.

El epicentro de la inundación fue Santa Antonio de Areco, una localidad de cerca de 25 mil habitantes situada a 243 kilómetros de Rosario, en plena “zona núcleo” sojera de la provincia de Buenos Aires. Allí cayeron 130 milímetros de lluvia, pero no parece haber sido la cantidad el motivo de la inundación: deforestado para el cultivo e impermeabilizado por la siembra directa, el suelo no absorbió ni retuvo el agua que fluyó hacia zonas más bajas. Todo confluyó en canales –“clandestinos”, se repetía ayer– cavados por productores rurales para el drenaje de sus campos. Y los torrentes confluyeron en el río San Antonio, que creció sin parar hasta que desbordó e inundó la ciudad.

Ante ello, Scioli instruyó a su ministra de Infraestructura, Cristina Álvarez Rodríguez, para que concrete una presentación judicial para determinar las causas del desastre. Lo hizo tras escuchar el informe de la intendenta local, la vecinalista María Ester Lennon, quien le aseguró que “nunca” se había dado “un fenómeno de estas características”.

“De acuerdo a lo que dice la intendenta que es una mujer nacida acá y con muchos años de experiencia, no hay manera de que la lluvia provoque lo que estamos viendo”, se enojó el gobernador.

En ese marco, Cristina, tras ofrecerle ayuda a Scioli, ordenó movilizar al Batallón de Ingenieros 601, con asiento en Campo de Mayo. Un comunicado de la fuerza indicó que al frente del operativo quedó el general Claudio Montero, quien ya “se desplazó hacia la zona de desastre”. Además, hacia Areco partieron camiones militares con “botes, cocinas de campaña, plantas potabilizadoras de agua y material de puentes”.

En tanto, la ministra Alicia Kirchner visitó el hospital local, que tiene “el subsuelo inundado y varias salas inutilizadas”, describió luego. Después recorrió los barrios anegados junto a un equipo de emergentólogos de su área, que, según dijo, ya envió frazadas, colchones, ropa y unas 24 toneladas de alimentos.

Con todo, desde hoy será el turno de la Justicia de investigar cuáles son las causas del desastre: hoy el fiscal general de Mercedes, Pablo Merolla, se constituirá en el lugar para determinar “si existieron causas no naturales” que provocaron las inundaciones que afectaron a miles de habitantes de esa ciudad.

Comentarios