Rusia 2018

Mundial de las pibas

Llorar como… ¿nenas?


“Vi a los jugadores argentinos llorar como nenas”, fue la frase que utilizó, con connotación despectiva, Sime Vrsaljko, defensor de Croacia luego del triunfo de su equipo ante los dirigidos por Sampaoli, y la que disparó esta nueva columna del Mundial de las Pibas.

Lo que más llama la atención es la relación entre el llanto y el género femenino. Pero en realidad, tanto no sorprende. No es una simple frase, un decir de alguien al pasar, en este caso un croata, podría ser un argentino.

La realidad es que tiene un significado más profundo, vinculado íntimamente con el sistema patriarcal, androcéntrico y heteronormativo que nos atraviesa y a los mandatos de masculinidad que estos imponen, donde lo emocional y sentimental está vinculado con el género femenino, y lo racional y la “fortaleza” es para los hombres. Y donde no hay lugar para nadie que se aleje del “deber ser”.

Mandatos que se reproducen en las familias y muchas veces en nuestros propios vínculos, y que también los escuchamos en canciones. “Escondiendo las lágrimas en mis ojos, porque los chicos no lloran”, reza el hit ‘Boys Don’t Cry’ de la década del 80 de la banda británica The Cure.

Donde a los hombres no se les permite demostrar sentimientos o sólo lo tienen permitido cuando está vinculado con el fútbol, como lo mostró el paupérrimo spot de TyC Sports que tuvo que ser levantado por el amplio rechazo de la opinión pública.

Estos mandatos de masculinidad, además de decirles a los hombres que no lloran, les impone ser el sostén económico de las familias. Jefe de hogar y protector. Autosuficiente y fundamentalmente heterosexual.

Porque a nosotras el patriarcado nos mata, nos secuestra, nos empala, nos viola, no nos deja decidir sobre nuestro propio cuerpo, nos mantiene controladas y nos quiere dóciles. Pero a ellos, claro que en menor medida, como afirma Rita Segato, también los afecta. Porque llorar, lloramos todos… Y todas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios