El Hincha

Rugby

Lisandro Picotto, el último de la generación del 87

El medio scrum habló con El Hincha sobre el presente del Mensana.


Foto: Guillermo Buelga

El hecho de poder compartir cancha con su hermano menor Ramiro, hacen que Lisandro Picotto a los 30 años no baje los brazos y se mantenga en el nivel que requiere jugar en el primer equipo de Gimnasia y Esgrima. Además, la competencia por la camiseta número nueve está al rojo vivo y para Lichi también es especial jugar ya que es el último representante de la camada 87 del Mensana en actividad.

“Compartir equipo con Ramiro, es una de las cosas que me hace seguir jugando, esforzándome, dejando todo para seguir acá adentro y poder disfrutarlo con él. Obviamente es difícil seguir jugando con él porque siempre está en un nivel muy alto, pero mientras se pueda voy a dejar todo para estar”, expresó Lisandro en el inicio de la chalar con El Hincha.

Hoy GER cuenta además de Lisandro con Lucio Cucchiara, Luciano Fasoletti y Valentín Laborde como opciones para ocupar el puesto de medio scrum. Una gran competencia por la camiseta número nueve, la misma que utilizo Guillermo Blanco (hijo), hoy head coach del Mensana. “Es un puesto que siempre en Gimnasia tuvo mucha competencia. Desde que subí al plantel superior hay una competencia terrible. Tratamos de que juegue el que esté mejor, y lo cumpla de la mejor manera, siempre aportando lo mejor para el equipo desde el lugar que toque”, acotó.

En referencia al juego que propone el Mensana, Picotto aseveró: “Tratamos de jugar dinámico, con mucho ritmo, pelota que toca el piso, hay que sacarla del ruck, para jugar y darle dinámica, mucho movimiento con los forwards para penetrar la defensa y dejar a los tres cuartos más libres para marcar la diferencia”.

El medio scrum profundizó el análisis de su equipo y dijo: “GER está bien, estamos trabajando mucho la cabeza, la concentración, de arrancar los primeros minutos a full, y terminar el minuto ochenta de la misma manera, tratando de mantenerlo durante todo el partido, con seriedad y compromiso al juego”.

En el rugby moderno la parte mental juega un papel preponderante, por supuesto que las destrezas se deben entrenar, pero la concentración también. “Hay muy buenas destrezas individuales de los jugadores, muchas ganas de jugar, de meterse, de jugar off load, y demás, pero tenemos que saber cuándo hacerlo, no intentarlo siempre. Entonces, son las dos cosas lo que hay que trabajar”, dijo Picotto.

“Cada vez se hace más difícil jugar en el nivel de primera división, por eso en la semana la alimentación, la suplementación, el descanso, cada vez son más importantes para poder seguir el ritmo. Encima juego de nueve, un puesto que en este equipo te hace correr bastante. A los 30 años para 31, se sabe que no queda mucho hilo en el carretel, pero hay que disfrutar cada partido como si fuese el último”, respondió Lichi a la última pregunta de El Hincha y prometió representar lo mejor posible a la camada 87 que lo tiene como el último jugador en actividad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios