Economía

Al compás de la devaluación

Liquidación por exportación de cereal y soja subió 21,8%

La apreciación de la moneda estadounidense beneficia al complejo agroexportador. Las empresas nucleadas en las cámaras del sector Ciara y CEC recuperaron la liquidación de divisas. Igual, el monto es menor al de igual período de 2017


Las cámaras de la industria aceitera (Ciara) y el centro de exportadores de cereales (CEC), entidades que representan un tercio de las exportaciones argentinas, anunciaron esta semana que durante mayo las empresas del sector liquidaron 1.677.797.871 dólares por sus ventas externas, lo que representa un 21,8 por ciento más que en abril. Un porcentaje que casi coincide con la apreciación de la moneda norteamericana respecto del peso. Los operadores del sector, así, obtuvieron un quinto más de pesos que si hubieran liquidado antes del desajuste cambiario. El monto liquidado desde comienzos de año hasta el último día de mayo asciende a 7.734.892.180 dólares.

La liquidación de divisas mensual comenzó a recuperarse en mayo, explicaron las cámaras empresarias, al incrementarse en un 21.8% con respecto a abril, y se prevé que siga aumentando en junio con la continuación del ingreso de la cosecha gruesa. El empuje está dado por la devaluación, en parte neutralizado por el impacto negativo de la sequía que afectó volumen y calidad de la producción.

El informe empresario asevera que la liquidación de divisas está fundamentalmente relacionada con la compra de granos que luego serán exportados como tales o procesados industrialmente.

Fuente: Ciara
Fuente: Ciara

 

La mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con antelación a la exportación efectiva: unos 30 días antes para los granos y hasta 90 días para aceites. Depende también del momento de la campaña y del grano de que se trate.

El informe aclara que las comparaciones estadísticas entre distintos períodos son generalmente imprecisas ya que la liquidación de divisas está influida por el ciclo comercial de los granos, que depende de diversos y cambiantes factores exógenos como oscilaciones internacionales del precios, retracción de la oferta, distinto volumen y valor proteico de las cosechas, condiciones climáticas,
feriados, medidas de fuerza sindicales, modificaciones regulatorias, barreras arancelarias y paraarancelarias del exterior, exigencias fitosanitarias o de calidad de otros países, etcétera.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios