El Hincha, Newell's Old Boys

Ilusión Rojinegra

Lionel Messi se va del Barcelona, ¿Será posible cumplir el sueño del pibe en Newell’s?

Lionel siempre dijo que quería jugar en el Parque, pero hoy parece complicado. La ilusión rojinegra sigue lantente, deportivamente el momento sería ideal, aunque lo económico y el contexto país puede ser un problema. “Jugar en Newell’s es algo que soñé desde chiquito”, dijo Messi reiteradas veces


La pregunta surge espontáneamente al conocerse la noticia desde España. ¿Es posible que Lionel Messi venga a Newell’s? Y si bien la mayoría de los argumentos posibles tiran por tierra esta posibilidad ahora, el deseo del futbolista de jugar alguna vez en el Parque al menos genera que el hincha leproso deje rienda suelta a su ilusión, aunque sepa que es casi imposible.

Lionel Messi decidió no seguir en Barcelona. Y por lo que anuncian medios españoles, arranca una batalla legal que será una confirmación de una relación terminada con la actual dirigencia catalana, encabezada por Josep María Bartomeu. Eso que muchas veces fue un amague, similares a los que hace cada fin de semana dentro de la cancha, esta vez es algo concreto, serio, una decisión tomada a partir de un desgaste lógico. Y a la hora de ver alternativas sobre el futuro de Lionel, en España no son pocos los que ponen a Newell’s en carrera, aunque económicamente no tenga ni para arrancar en una disputa con Manchester City, Inter o París Saint Germain.

“De Barcelona no me quiero ir, no tengo la idea de moverme. Tengo el sueño de poder jugar en Newell’s, en el fútbol argentino, pero no sé si realmente se va a dar porque tengo una familia y la familia está por delante de mi deseo. Veremos…”, fueron las palabras de Lio en una entrevista que dio a TyC Sports.

“Jugar en Newell’s es algo que soñé desde chiquito, pero tengo tres hijos, vivo en un lugar que me dio todo y gracias a Dios estoy tranquilo y puedo darle un futuro a mis hijos espectacular. Intentaré de convencer a la familia porque hoy hay que convencer a los hijos también, Tiago ya es grande y tiene sus amigos. Cuando le tiro en joda que nos vamos para algún lado no le gusta nada, estamos un mes en Argentina y ya quiere volver con sus amigos”, comentó Messi, confirmando ese deseo de jugar en la Lepra, aunque con la familia como condicionante.

Pero las cosas cambiaron. La crisis con el Barsa pudo más y el crack rosarino decidió irse, seguramente con el consentimiento de Antonella Rocuzzo. Y si bien las tentaciones económicas serán grandes, incluso con lugares para vivir con todos los lujos como en Milán, París o Manchester, está claro que Rosario –con todas sus contras- no deja de ser un sitio donde Messi se siente feliz. Tiene su casa en Arroyo Seco, donde consigue la intimidad que pretende; tiene su familia y la de su esposa; y siempre se mostró cercano a sus raíces, a punto tal que se casó en la ciudad y hace muy poco donó 50 respiradores para la Municipalidad.

“No sé si es imposible. Es decisión exclusiva de él y su familia. Nosotros como dirigentes debemos tener el mejor contexto posible para que lo ayude a tomar una decisión. Cuando vino Maradona a Newell’s (en 1993) nadie pensaba que podía venir. Ojalá que pueda suceder algo similar con Leo”, comentó hace poco Cristian D’Amico.

Y la realidad es que desde el año pasado se trabaja en ese contexto desde el Parque, incluso con el aval de Chiqui Tapia para apoyar el regreso de Messi en algún momento, lo que sería un envión económico invalorable para la Liga Argentina.

En ese contexto, hace un poco más de un año, justo cuando asumía Kudelka en Newell’s, La Lepra disputó un amistoso en Ezeiza ante la selección argentina, una jornada de regocijo para los rojinegros, que se dieron el gusto de sacarse una foto grupal con Messi y entregarle una camiseta con la 10 en la espalda. Como para preparar el terreno.

Desde lo deportivo el presente ayuda. Newell’s está clasificado a la Sudamericana, lo que sería un aliciente deportivo más para Lionel y también para Conmebol. Y el equipo tiene figuras importantes, desde el capitán Maxi Rodríguez, quien tiene una gran relación con Messi, hasta Nacho Scocco, Pablo Pérez, Mauro Formica, Sebastián Palacios, Santiago Gentiletti y Alan Aguerre, entre otros.

Sin dudas la infraestructura es un problema. Hoy en pandemia no sería tan complicado porque no hay público, pero pensar en Messi jugando en Argentina deja chico cualquier estadio. Ni hablar de zonas mixtas de atención a la prensa en palcos y vestuarios.

Soñar no cuesta nada, piensan los hinchas leprosos. Y en España no creen que sea un delirio. Hace unos días, el periodista y escritor José Antonio Martín Otín, más conocido como Petón, tuvo una editorial muy vista en redes en el famoso programa deportivo El Chiringuito, donde señaló que Messi se quedaba en Barcelona sin ganas o decidía ser un leproso feliz en Newell’s. Y lo que muchos consideraron un delirio, tiene sustento como para no ser una locura.

Comentarios