Edición Impresa, Política

Encuentro

Lifschitz y Frigerio, sin reproches y con apuestas al acuerdo social

En el marco del precoloquio de Idea, el gobernador y el ministro nacional coincidieron en “articular espacios de diálogo”.


El gobernador Miguel Lifschitz y el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, coincidieron ayer en la necesidad de “articular amplios espacios de diálogo para lograr un acuerdo social y político”, y minimizaron los cruces y reproches entre las dos administraciones.

El encuentro entre ambos dirigentes fue en el marco del precoloquio de Idea “Puentes hacia el futuro”, que se desarrolló ayer en el salón auditorio de la Bolsa de Comercio de Rosario ante buen número de empresarios, y que también contó con la presencia del ministro de la Producción nacional, Francisco Cabrera, como panelista, y del ex gobernador Antonio Bonfatti entre los asistentes.

En ese marco de apuesta al diálogo, Lifschitz propuso como ejemplo el acuerdo que dio origen a la Constitución de 1853, y pidió utilizar “herramientas innovadoras y un toque de audacia”, entre las que citó medidas tomadas en la provincia, como el Consejo Económico y Social, la Comisión de Análisis Tributario y las proyectadas leyes de educación y salud, entre otros temas.

Lifschitz habló de “las idas y vueltas” en relación a los tarifazos energéticos, a manera de ejemplo de lo que no debe ocurrir como política pública, y sobre este tema Frigerio dijo que “era la bomba más difícil de desactivar”.

Sobre los cruces entre las dos administraciones, el gobernador dijo que “los ruidos se producen más en las periferias” y el dirigente de Cambiemos señaló que “están de acuerdo en el rumbo, más allá de las disidencias”. Pese a todo, el gobernador se retiró rápidamente del lugar, sin hacer declaraciones a la prensa.

“Tema complejo”

A su turno, los dos dirigentes hicieron rápidas referencias a la inseguridad y el narcotráfico, y coincidieron en revalorizar el programa “Argentina sin Narcotráfico”, lanzado por el presidente Mauricio Macri el martes pasado.

Lifschitz dijo que “es uno de los temas más complejos”, donde además de la decisión política “juegan otros actores”, y Frigerio habló de la necesidad de “trabajar juntos”. Además, enfatizó que “la inseguridad y el narcotráfico están instalados acá”, en referencia a la ciudad, “como en otros lugares del país”.

“Profunda crisis”

En el orden económico, Lifschitz dijo que el país vive “una profunda crisis”, que “este gobierno heredó”, y que no se hizo “tan evidente como otras”, pero en ese marco pidió cuidar a “los productores y empresarios”, mientras que Frigerio repasó los ochos meses de gestión y enumeró el aumento en 2 millones de los beneficiarios de la AUH, el pago a los fondos buitre, la ley de pago a jubilados y la vuelta al mercado financiero, entre otras medidas de estos 8 meses de gobierno.

Ninguno de los dos se refirió a los aumentos en los índices de desempleo, que rebotaron fuerte en la última medición, aunque Frigerio dijo que el empleo era “la obsesión del presidente”.

Peses a que hubo referencias a la necesidad de mejorar la competitividad, tampoco surgieron anuncios claros sobre este tema. Frigerio sí habló de que la agroindustria respondió como esperaba el gobierno tras la quita de retenciones y la mejora del tipo de cambio, y pronosticó que “traccionará al resto de la economía”. En cuanto a la inflación, el ministro pareció más cerca de la postura inicial (que luego rectificó) del titular de Hacienda Prat Gay, que la considera un tema terminado, y destacó que se combatió con “políticas monetarias y fiscales serias”.

También habló de la devolución del 15% que retenía la Ansés a las provincias, aunque cuando el moderador de la charla, el periodista Sergio Roulier, le pidió precisiones sobre esa devolución, se explayó en generalidades, sin fecha precisa en el horizonte.

Cabrera relativizó datos sobre importaciones

El ministro Cabrera relativizó ayer los datos del Observatorio de Importaciones creado recientemente en Santa Fe, donde confluyen el Ministerio de la Producción provincial, a cargo de Luis Contigiani, y la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe), que advirtieron sobre el aumento de las importaciones en sectores de la alimentación, como por ejemplo carne de cerdo y  frutilla, y de la producción de heladeras, calzado y carrocerías de colectivos, entre otros.

“Hay un grave error de quienes presentaron esas estadísticas, primero porque los alimentos siempre tuvieron licencias automáticas, y por ejemplo en el caso del cerdo, se consumen 400 mil toneladas en el año, y las importaciones no llegaron a 40 mil. Sobre la situación de la frutilla, admitió que “puede ser”, aunque reconoció que no tenía datos. Sobre la situación de las heladeras, dijo: “Es absolutamente incorrecto, vengo de la inauguración de una planta de Samsung”. Y arremetió: “¿De dónde salen esos datos? Yo tengo mucho diálogo con el gobernador Lifschitz pero no sabía que el ministro estaba diciendo eso. No me llamó nunca. Que me llame y discutimos todos estos temas. Con el gobernador trabajamos juntos con lo de Sancor, Vassalli, con la ley de pymes”.

Por último, dijo que “las importaciones de este año son menores que las de 2015, en volumen y en precio”, y cuando se le advirtió de la relación con la caída en la actividad económica, replicó: “No recibimos quejas de ningún empresario, de ninguna cámara”.

Comentarios