Ciudad

Adopción

Lifschitz recibió a mamá que adoptó tres niñas santafesinas

El trabajo de regularización del Registro Único Provincial de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga) elevó en Santa Fe el número de adopciones adolescentes. “Nuestra política es que los niños puedan tener una nueva oportunidad”, aseguraron las autoridades


El gobernador Miguel Lifschitz recibió este viernes a Alicia en Rosario. Se trata de la mujer cordobesa que adoptó a tres hermanitas  santafesinas, de 9, 13 y 15 años.

La adopción de las tres hermanas se concretó, en mayo de este año, a través de una convocatoria nacional del Registro Único Provincial de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga), para chicos de más de 10 años y de grupos de hermanos. “Es una experiencia maravillosa, donde nos conocemos a diario y recuperando los años que no hemos pasado juntas. Ahora aprendemos juntas, ellas a ser hijas y yo a ser madre”, señaló Alicia, que vive con sus hijas en Córdoba.

Hoy las chicas están en su nueva casa y comenzaron la escuela. “Nos estamos acomodando de a poco, pero funciona”, contó Alicia, quien estaba inscripta hace 11 años en el registro de la provincia de Córdoba.

“Si fuese posible me llevaría a unos cuantos chicos más a mi casa, le digo a la gente que no tenga miedo en anotarse, van a haber días buenos y malos como en todo, pero es maravillo”, garantizó la flamante mamá.

 

Números en aumento

“Apuntamos a debatir y a mejorar el sistema de adopción en Santa Fe. El gobernador Lifschitz nos pidió que reformuláramos el Ruaga y empezamos a trabajar en una modificación integral que se pudo hacer gracias a su compromiso político de transformar el Registro y transparentarlo”, detalló el secretario de Gestión Pública, Matías Figueroa Escauriza, quien también asistió al encuentro.

“Nuestra política es hacer todos los esfuerzos para que los niños puedan tener una nueva oportunidad; en 2016 concretamos 49 adopciones y tres vinculaciones de chicos de más de 10 años, el año pasado 102 adopciones, de las cuales 38 son de adolescentes, y en lo que va de 2018 hay 91 vinculaciones en marcha, 31 de niños y niñas mayores de 10 años. Fue un cambio de paradigma, empezamos a trabajar lo que se llama “espera activa” a través de encuentros y charlas con los aspirantes en las regiones. Decidimos dar la cara y escuchar muchas veces sus críticas, que siempre hay que atender. Queremos seguir transformando el Ruaga, nuestro norte es siempre hacer un poquito más”, planteó el funcionario del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios