Edición Impresa, Política

Carta Magna

Lifschitz: “La reforma no va a depender de mí sino del debate político”

El gobernador Miguel Lifschitz lanzó ayer el inicio de un proceso que tiene como objetivo modificar la Constitución provincial.


El gobernador Miguel Lifschitz abrió ayer el proceso de reforma de la Constitución provincial con un llamado al diálogo a todos los poderes del Estado, partidos políticos, sectores académicos y organizaciones de la sociedad civil.

Lifschitz no le puso plazos a la reforma porque, según explicó, pretende que surja de un amplio consenso. Y aunque aclaró que no tiene intenciones de impulsar su propia reelección, tampoco le cerró la puerta a esa posibilidad.

La autonomía municipal, la extensión de los mandatos de las autoridades comunales (de dos a cuatro años), la incorporación con rango constitucional de la Defensoría del Pueblo y del Consejo de la Magistratura, los derechos de tercera generación (ambiente, derechos del consumidor, identidad de género) son algunos de los tópicos que se pondrán en debate, según el documento presentado ayer por el gobierno bajo el título “Bases para la reforma: una Constitución para Santa Fe”.

El proceso requiere de un amplio consenso político, motivo por el cual el mandatario no quiso fijar un plazo para el debate. La idea del gobierno es discutirlo en lo que resta del año para poder sancionar la ley que establece la necesidad de la reforma antes de las elecciones intermedias. Para ello, el Ejecutivo necesita de los dos tercios de cada cámara legislativa. Si se cumple la meta trazada por Lifschitz, se elegirían convencionales el año próximo, pero el gobernador también se mostró dispuesto a esperar hasta 2018 para llegar a esa instancia.

Tras el acto de lanzamiento del “operativo reforma”, realizado ayer en Casa de Gobierno, Lifschitz señaló que “en general” advierte una “voluntad positiva” de parte de la oposición, aunque admitió que en los detalles “hay diferencias de opiniones”. Para zanjar esas diferencias, convocará a un proceso de diálogo sin plazos ni temario cerrado. “Eso va a depender del interés que se genere en la sociedad civil y en las instituciones”, indicó, y también de “la voluntad de los partidos de la oposición”.

El gobernador quiere profundizar el debate con el objetivo de que la Legislatura sancione la necesidad de la reforma a más tardar en los primeros meses del año que viene: “Nuestra idea es aprovechar estos meses, de aquí a fin de año, como un tiempo de debate público, de participación ciudadana y de consenso político; si podemos avanzar en eso, luego quedará definir la oportunidad de llamar a elección de constituyentes y realizar la asamblea. Las posiciones no están muy definidas; algunos se inclinan por 2017 y otros por 2018. Creo que ambas tienen razonabilidad, pros y contras; pero en cualquiera de los dos casos son alternativas viables y cumpliríamos con el objetivo de dejarle una nueva Constitución a los santafesinos”.

Uno de los temas más difíciles de instalar, para el gobierno, será la reelección del primer mandatario. “No va a depender de mí sino del debate político y de las propuestas de los partidos”, resumió Lifschitz. “Quiero dejar en claro que yo, personalmente, no voy a impulsar ningún tipo de iniciativa; voy a ser muy respetuoso de los consensos que logren los partidos, en ese y en otros temas. No quiero que la posición del gobierno sea un obstáculo para que el proceso de reforma llegue a buen puerto”.

El presidente del PJ provincial, Ricardo Olivera, aclaró que para su partido la reelección del gobernador “es un tema más” para discutir y que de ningún modo puede convertirse en el eje del debate. “Esta es una de las preocupaciones que están instaladas”, indicó Olivera en declaraciones a radio EME. “Consideramos que no tiene que ser el eje de la discusión. Y si es el eje de la discusión, que no cuenten con nosotros”, agregó.

Sólo faltó el PRO

En la presentación de las “Bases para la reforma”, Lifschitz remarcó el auditorio “multitudinario y enormemente representativo de todo el arco político de la provincia de Santa Fe”. Al acto sólo faltaron representantes del PRO; el resto de los partidos, tanto del oficialismo como de la oposición, envió a sus representantes. También estuvieron los intendentes de Rosario y Santa Fe, Mónica Fein y José Corral. “Esto habla de la diversidad y de la vocación que tenemos todos por encontrar un camino de diálogo sobre el futuro”, celebró Lifschitz.

En su discurso, el gobernador remarcó que el Ejecutivo “no tiene un proyecto oficial. Hay buenos antecedentes, sí. Hay un proyecto que presentó en su momento en la Legislatura el ex gobernador Jorge Obeid; hay un proyecto del también ex gobernador Hermes Binner (presente en el acto de ayer). Esos dos proyectos tienen algunas diferencias pero, también, tienen muchas coincidencias”.

Además, Lifschitz sostuvo que “es impensable una reforma de la Constitución sin la participación de la ciudadanía.

Las nuevas herramientas de la tecnología nos dan la posibilidad de abrir espacios amplios para la participación del ciudadano común, para que pueda hacer aportes y sentirse partícipe de este proceso”.

El PJ pide “no apresurarse”

Como principal partido de la oposición, el PJ tiene la llave para habilitar el debate en la Legislatura. Según explicó su presidente, Ricardo Olivera, se trata de “un debate profundo y serio y hay que darlo con mucha responsabilidad”.

Por lo pronto, Olivera le marcó los plazos al gobierno provincial: “Si alguien está pensando que esto implica una discusión de tres o cuatro meses y que el año que viene vamos a estar eligiendo convencionales junto a la elección de legisladores nacionales, me parece que se equivoca. Nosotros estamos dispuestos a abrir la discusión, pero hay que tener en cuenta los tiempos, porque esto va a definir los destinos institucionales de la provincia por 50 años y no podemos cometer errores ni apresuramientos”.

El lunes 29 se reunirá el Consejo Ejecutivo del PJ provincial para tratar el tema. Una posibilidad es que ese mismo día se decida la posición del partido, pero Olivera no descartó que el Consejo someta la decisión al Congreso Partidario: un órgano mucho más amplio, con representación de dirigentes de los 19 departamentos de la provincia. Si ocurre eso, se dilatará la respuesta orgánica del PJ sobre la reforma.

Rosario impulsa el debate por la autonomía municipal

La intendenta Mónica Fein presenció ayer el anuncio del gobernador Miguel Lifschitz y remarcó que “desde Rosario estamos impulsando el debate sobre la autonomía municipal en el marco de la reforma constitucional”. Fein consideró “muy positiva la convocatoria” hecha por el mandatario santafesino. La dirigente socialista agregó: “Rosario quiere la autonomía, la necesita para seguir creciendo como ciudad y entiende que el mejor camino, el más estable, el que no tiene reversibilidad, es a través de la reforma constitucional”. “Por supuesto que también considera que una nueva Constitución provincial que incorpore los nuevos derechos va a aportar a constituir una sociedad más igualitaria, más justa, más segura, todo lo que necesitamos para ir constituyendo las bases de una verdadera provincia y, en el caso de Rosario, una ciudad en posicionamiento nacional adecuado para estos tiempos”, sostuvo la intendenta.

Comentarios