Edición Impresa, Política

Pelea de bolsillo

Lifschitz: “El bono no está en la agenda”

El gobernador volvió a rechazar la posibilidad de pagar un extra de fin de año para los agentes públicos y docentes de la provincia. “Resulta muy difícil producir cambios a esta altura del año en el presupuesto”, argumentó.


Mientras el gobierno nacional analiza dar un bono de fin de año para estatales nacionales, que podría ser de 2.000 pesos igual que el que van a discutir los trabajadores del sector privado, el gobernador Miguel Lifschitz volvió ayer a rechazar la posibilidad de que la provincia pague un extra a los agentes públicos y docentes, como ocurrió años anteriores.

“El bono no es un tema que esté en la agenda nuestra. No lo tenemos previsto dentro de nuestro esquema de partidas salariales para este año”, sostuvo el mandatario santafesino al hacer declaraciones en Timbúes, donde funcionarios del gobierno nacional anunciaron inversiones portuarias privadas en la zona.

“Para nosotros resulta muy difícil producir cambios a esta altura del año en la estructura de distribución de presupuesto. El bono no es un tema que lo tengamos en agenda”, insistió el jefe de la Casa Gris al cerrar la posibilidad de dar un plus salarial para las fiestas de fin de año, aunque el reclamo gremial pasa más por la reapertura paritaria que el bono.

Lifschitz ya había dicho que para que la provincia de Santa Fe pueda afrontar el pago de un plus para estatales necesita de una ayuda financiera de Nación.

“Este tema (por el bono) no está definido nacionalmente. Lo único que sabemos es que hubo un acuerdo para jubilados (también para beneficiarios de la AUH) y para trabajadores del sector privado que se negocian por sector. Pero todavía no hay ninguna decisión”, sostuvo el gobernador.

La coyuntura económica y laboral preocupa a todos

Gremios de la ciudad y la región agrupados en la Asociación Industrial Santafesina (Asisfe), como la UOM, Carne, Smata, Ceramistas, Alimentación, Calzado, Madera, Plásticos, Papeleros, Vidrio, entre otros, fueron recibidos ayer por el gobernador Miguel Lifschitz en la sede local de la Gobernación. De la reunión también participaron empresarios de Fisfe, con el fin de repasar la actualidad económica, productiva y laboral de la provincia.

Los sindicalistas pintaron un panorama productivo sombrío y para atender la crisis de empleo le pidieron al mandatario que la Legislatura sancione una ley que prohíba los despidos por 180 días.

El encuentro, del que también participaron los ministros de Trabajo Julio Genesini, y de la Producción Luis Contigiani, sirvió para repasar problemas que aquejan a la industria.  Las partes acordaron repetir la reunión dentro de quince días. “Se evaluó la situación en general, donde se ve una retracción en la economía, y la aparición de productos importados que complican a distintos rubros de la industria”, señaló Genesini tras el encuentro.

Municipales

Trabajadores municipales de la provincia ya amenazan con un paro de 48 horas con movilización en las ciudades de Rosario y Santa Fe en reclamo de la reapertura de las negociaciones salariales en paritarias. “Lo decidiremos en el próximo plenario del 1º de noviembre de la Festram”, dijo Antonio Ratner, secretario general del Sindicato de Municipales de Rosario. Los trabajadores de municipios y comunas de la provincia de Santa Fe realizaron un paro de 24 horas el jueves pasado en demanda de la reapertura de paritarias “para discutir una urgente recomposición salarial”. Según Ratner, “el acatamiento fue del ciento por ciento en toda la provincia de Santa Fe”.

Comentarios