Ciudad, Edición Impresa

Lifschitz desmintió aumento del boleto

El intendente refutó a un funcionario suyo que había planteado un incremento. Giuliano rechazó la iniciativa de Lifschitz respecto a la seguridad

El intendente quiere dialogar sobre el tema con Transporte de la Nación.
El intendente quiere dialogar sobre el tema con Transporte de la Nación.

El intendente Miguel Lifschitz salió a poner paños fríos con respecto a un posible aumento del boleto del transporte público de pasajeros, después de que desde la propia Secretaría de Servicios Públicos anunciaran que durante esta semana iban a enviar un proyecto al Concejo Municipal para que se tratara un ajuste en las tarifas para cuando el cuerpo legislativo vuelva a sesionar.

“Lo que sí está programado es remitir información sobre la situación actual de este servicio, en respuesta a la solicitud realizada oportunamente por algunos concejales y por la comisión de Transporte del Concejo”, aclaró el jefe comunal, con lo cual desdijo al subsecretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, quien el lunes anunció que la Intendencia preparaba una nota para enviar al Concejo con el objetivo de que se tratara un ajuste en la tarifa del boleto. Es más, justificó el posible incremento en el hecho de que “la última suba se produjo en agosto de 2008” y hasta estimó un costo del pasaje entre 1,80 y 1,90 pesos.

La ahora frustrada iniciativa generó críticas entre los ediles de la oposición, que le reclamaron “más imaginación” al Ejecutivo para que “no solucione todo como siempre, que es aumentándole los costos a los usuarios”, tal como expresó Jorge Boasso, de la Unión Cívica Radical. En la misma línea discursiva estuvieron la mayoría de los ediles consultados por este diario.

Por ejemplo, el concejal Fernando Rosúa, vicepresidente de la comisión de Servicios Públicos e integrante junto a María Eugenia Bielsa del bloque Encuentro por Rosario, fijó su postura negativa: “Nos oponemos al aumento de boleto porque creemos que el modelo actual de transporte urbano de pasajeros fracasó, por lo que debemos buscar una alternativa y dejar de cargar en el bolsillo del usuario las deficiencias del sistema. En este sentido, nuestra opinión es que debemos ir a un modelo subsidiado en un 50 por ciento por el Estado y, para ello, debemos buscar financiamiento en la provincia, en la nación y en el propio presupuesto municipal”.

Para Rosúa, “proponer esto es ir en el sentido de lo implementado en muchísimos países del mundo, donde los sistemas de transporte son subsidiados por el Estado”.

Aunque la información sobre un posible incremento del boleto no llegó a generar mucho revuelo, el intendente salió rápido a poner paños fríos para desestimar cualquier intención de aumentar, por el momento, el costo del transporte público.

“Vamos a recabar toda la información necesaria para hacer un análisis responsable de la situación y recién allí se podrá evaluar cuáles serán los pasos a seguir”, indicó Lifschitz, al tiempo que al respecto anunció que realizará una ronda de conversaciones con distintos actores para analizar la problemática del transporte en general, “con el propósito de intercambiar ideas y propuestas”.

Además, el intendente dijo que se pondrá en contacto con la Secretaría de Transporte de la Nación para interiorizarse sobre cuál va a ser la posición del gobierno nacional durante este año con relación a los subsidios solicitados, y también recordó que es necesario observar el desarrollo de las conversaciones sobre las pautas salariares del sector para el año en curso.

Comentarios