Región

Infraestructura clave

Licitaron la segunda etapa del Acueducto Gran Rosario

Se trata de una de las mayores inversiones en la provincia y la licitación pone también la mira en el empleo. La obra tiene un plazo de ejecución de dos años y es clave para el abastecimiento de Rosario, la región y el Cordón Industrial


El gobernador Miguel Lifschitz, junto a los ministros de Economía, Gonzalo Saglione, y de Infraestructura y Transporte, José Garibay, participaron este jueves del acto de apertura de ofertas para la construcción de la segunda etapa del Acueducto Gran Rosario. Con un presupuesto oficial de casi 1.800 millones de pesos, la obra, se destacó, permitirá un mejoramiento integral del abastecimiento de agua potable a la ciudad y reforzará a todo el Gran Rosario, incluyendo Ricardone, Timbúes, Puerto General San Martín, San Lorenzo, Fray Luis Beltrán, Capitán Bermúdez, Granadero Baigorria, Ibarlucea, Funes, Villa Gobernador Gálvez, Roldán y Pérez.

“Esta obra es un desafío técnico y una gran trabajo de ingeniería que implica la ampliación de la planta potabilizadora con un nuevo módulo en Granadero Baigorria y un acueducto que va paralelo a la avenida Circunvalación hasta Provincias Unidas y reforzará todo el sistema de provisión para Rosario”, sostuvo el gobernador.

Lifschitz destacó que la traza –la licitación contempla un plazo de ejecución de obras de 24 meses– mejorará “prácticamente en su totalidad” la situación de los barrios rosarinos que tienen dificultades con la presión “e incluso mejorará hacia el sur la provisión a Villa Gobernador Gálvez”. Y añadió que en paralelo permitirá la conexión a ciudades como Pérez, Ibarlucea y Roldán “que hoy tienen serias dificultades”.

“Además abastecerá con el agua suficiente al acueducto San Lorenzo, actualmente en marcha”, añadió el jefe de la Casa Gris, marcando que el ducto que llega a esa ciudad “permite mejorar toda la provisión al Cordón Industrial”.

El mandatario destacó que las  obras son parte de un plan de acueductos que está llevando adelante la provincia, “que es realmente impresionante por su magnitud y por la cantidad de familias que van a ser beneficiadas en todo el territorio”.

“Esta obra, además, tiene un modo particular de contratación porque no es una licitación clásica sino que también incorpora un componente de financiación de parte de las empresas para acomodar la inversión de manera adecuada al Presupuesto de la provincia de Santa Fe y que podamos empezarla de inmediato. En momentos en que no solo necesitamos agua sino que también necesitamos puestos de trabajo, esta modalidad viene a cumplir con los dos objetivos”, concluyó el gobernador.

Al llamado a licitación se presentaron cinco oferentes nacionales e internacionales. “La apertura de sobres pone de manifiesto la complejidad que supone no sólo la ejecución sino la propia cotización de la obra que incluye también una propuesta de financiamiento por parte de los empresas que participan”, resaltó el ministro Saglione.

Y concluyó: “Es un mecanismo del cual esperamos resultados positivos y que podemos asumir porque Santa Fe tiene una solvencia fiscal que no es nueva, pero que además nos caracteriza en relación a lo que ocurre con las demás provincias del país”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios