Edición Impresa, Política

Emergencia ocupada

Leyes antidespidos: otro round

Macri reiteró su rechazo a las iniciativas opositoras que buscan prohibir las cesantías y dijo que “no funcionaron en el pasado”. En tanto, en el kirchnerismo ya piensan la forma de anular un eventual veto presidencial al proyecto.


El presidente Mauricio Macri reiteró ayer que las iniciativas opositoras que buscan prohibir despidos y declarar la emergencia ocupacional “no funcionaron en el pasado”, ya que “alejan la generación de trabajo porque alejan la inversión”.

Al anunciar la construcción de una planta potabilizadora y distribuidora de agua en la localidad formoseña de Clorinda, el mandatario ratificó su malestar por los dictámenes de la oposición en la Cámara de Diputados y en el Senado e insistió: “Yo estoy acá para decirle a cada uno de ustedes que mi obsesión es cuidarlos; mi preocupación es ver cómo generamos trabajo lo más rápido posible en este país”.

Luego de que Casa Rosada dejara trascender que, en caso de que la iniciativa avance en el Congreso nacional, Macri podría ejercer su facultad de veto, el mandatario volvió a aprovechar un acto público para cuestionar la propuesta impulsada por diferentes sectores de la oposición, entre ellos el Frente Renovador de Sergio Massa y todas las corrientes del peronismo. Acompañado por el gobernador local, el peronista Gildo Insfrán, Macri manifestó que con las obras anunciadas y otras previstas apunta a “transformar la matriz productiva de la provincia, y generar trabajo, que es lo que necesitan los argentinos para salir adelante”.

“Por eso hoy vuelvo a reiterarles, y le pido también, gobernador, su colaboración. Tengamos claro que no podemos repetir los mismos errores y las fórmulas que ya hemos probado en el pasado, que no funcionaron. No tenemos que volver a impulsarlas, no tenemos que impulsar leyes que van a favor de la arbitrariedad y alejan la generación de trabajo, porque alejan la inversión”, destacó.

En sintonía con Macri se manifestó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien resaltó que el oficialismo va a “dar el debate en el Congreso con leyes que faciliten la creación de nuevos empleos formales” y acusó a la oposición de buscar “una ventaja política” con este tipo de iniciativas.

“Estamos en minoría en ambas cámaras y hemos demostrado nuestra intención de diálogo y de búsqueda de consensos. Si el objetivo es generar más trabajo, vamos a estar todos del mismo lado. Si el objetivo es sacar una ventaja política a costa de mayor desempleo, ahí vamos a estar en contra”, dijo Frigerio. El ministro destacó las medidas tomadas para “crecer, generar empleo y resolver el problema de la inflación” y recalcó que, “a medida que transcurra el año, los ciudadanos van a empezar a ver los impactos positivos”.

La estrategia K contra el veto

En tanto, el presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, aseguró ayer que existen dos formas de invalidar un veto presidencial, al hablar de la posibilidad de que Macri anule la ley contra los despidos que impulsa la oposición, en caso de ser aprobada.

“Me lastimó que dijera que era una actitud arbitraria del Parlamento. Hay que respetar la separación de poderes: nosotros también somos representantes de la soberanía política. A mayor capacidad, mayor responsabilidad, y Macri la tiene que tener”, afirmó Recalde. En declaraciones a Radio 10, sostuvo que “el veto es una posibilidad que la da la Constitución, un derecho”.

“Frente a este derecho hay dos caminos: la voluntad parlamentaria, si se consiguen los dos tercios, que acaban con la voluntad del presidente”, detalló el diputado del FpV, y completó: “La segunda es denunciar el abuso de derecho. Hay jurisprudencia en la Corte sobre la declaración de inconstitucionalidad de un veto”. Recalde defendió el proyecto y lo justificó en “la pérdida del poder adquisitivo por pérdida del empleo”.

El otro banderazo

En su primera visita a Formosa desde su asunción, el presidente Macri fue protagonista ayer de un particular accidente en medio del acto, cuando se le cayó encima una bandera argentina. Mientras resaltaba su compromiso de “generar trabajo de calidad” fue sorprendido por un leve golpe en la cabeza: la brisa había derribado el asta con la bandera de ceremonia que estaba detrás suyo. Ante la sorpresa general, Macri interrumpió por un instante su discurso y fue ayudado por el gobernador Insfrán, quien puso de vuelta en pie al símbolo nacional. La transmisión oficial decidió enfocar al público apenas cayó la bandera, que fue colocada luego más atrás.

Comentarios