Ciudad, Edición Impresa

Lenta reposición de servicios a afectados por la tormenta

Operativo especial por cientos de árboles caídos y voladuras de techos en todo el sur de la provincia.

Justo en la mitad de un verano que promete convertirse en la pesadilla de los servicios públicos, la fuerte tormenta de ayer por la noche provocó nuevos problemas para los santafesinos que habitan al sur de la provincia.

Si bien el temporal duró varias horas, el momento culminante que derivó en graves consecuencias se registró entre las 21 y las 22 del miércoles, cuando se incrementó la cantidad de agua caída y las ráfagas de viento alcanzaron los 104 kilómetros por hora. Como consecuencia, ayer hubo miles de usuarios que amanecieron sin luz debido a los importantes daños en la red de media tensión, también se informaron fallas en los cables de telefonía, voladuras de techo y caídas de árboles. Hasta ayer por la noche los equipos de Defensa Civil, Promoción Social y la EPE trabajaban en los últimos casos por atender y pretendían terminar con el operativo especial en la mañana de hoy.

En lo que respecta a la ciudad de Rosario, el director de Defensa Civil municipal, Raúl Rainone, informó que los inconvenientes más importantes fueron como consecuencia del viento, que provocó cuatro voladuras completas de techo en la zona de Nuevo Alberdi, donde los vecinos quedaron a la intemperie pasadas las 21. Rainone indicó a El Ciudadano que se reportaron doce árboles caídos. Por su parte, desde la EPE avisaron que en Rosario la red de media tensión quedó fuera de servicio en cuatro puntos de las zonas norte, sur y oeste, pero que las fallas quedaron resueltas en el día de ayer.

Esta vez fueron las localidades próximas a Rosario las que llevaron la peor parte. En Casilda se reportó la caída de cien árboles y desde el principio de la tormenta el total de los clientes de la EPE en la zona (25.000 usuarios) se quedaron sin luz, y aunque un operativo especial que sumó a 50 cuadrillas adicionales trabajó todo el día en el área, el 40 por ciento de los clientes deberán esperar hasta hoy para que se les reponga el servicio.

“Desde el Ministerio de Desarrollo prometieron que mañana llegará a los afectados la ayuda solicitada en colchones y chapas y lo que se recompondrá a ritmo algo más lento serán los servicios”, explicó también Antonio Moyano, director de Defensa Civil en el sur de Santa Fe.

Con el río en los talones

Tras las fuertes lluvias que se desataron en los últimos días, el Paraná aceleró su ritmo de crecida. Mientras que hace dos días el informe señalaba que la altura del agua era de 5,16 metros, ayer se registraron siete centímetros más, es decir, 5,23, restando cinco para que entre en vigencia el plan evacuación.

Más allá de la crecida, Rainone, como Moyano, aseguró que hay sólo cuatro familias evacuadas en toda la provincia, oriundas de Villa Constitución y Fighiera. En lo que refiere a Rosario, si bien aseguraron que no hay viviendas en peligro, anoche se colocaron dos bombas de achique más en El Mangrullo.

“Queremos prevenir”, tranquilizó Rainone.

Comentarios