Edición Impresa, Política

Justicia santafesina

Legislatura: el contragolpe del defensor

El defensor general de la provincia, Gabriel Ganón, cuestionó por irregular el proceso de remoción que inició la Legislatura a instancias de una denuncia del senador Enrico: “Quieren una defensa sometida, dócil, que no reclame”.


El defensor general de la provincia, Gabriel Ganón, denunció irregularidades en el proceso de remoción iniciado por la Legislatura a raíz de una acusación del senador radical Lisandro Enrico. Según Ganón, se trata de “una situación estructural, por eso quieren una defensa sometida, dócil, que no reclame y por eso mismo nos han reducido el presupuesto más del 70%”.

El titular del Ministerio Público de la Defensa se entrevistará hoy con los miembros de la comisión de Acuerdos  de la Legislatura de la provincia –ocho diputados y cuatro senadores–, que deben dictaminar sobre la acusación por “mal desempeño” presentada por Enrico. Ayer Ganón dio a entrever que su estrategia pasa por redoblar la apuesta: “Enrico y los que lo acompañan deberían responder con su patrimonio ante este acto de vagancia y atropello”.

En una conferencia de prensa en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral, Ganón opinó que no hay fundamentos para sostener el planteo de Enrico: “Tenemos un proceso iniciado por mis exposiciones políticas e ideológicas en el que no tengo acusación ni tampoco tengo tiempo para ejercer mi defensa y ni siquiera puedo ofrecer pruebas. Es todo un desaguisado horroroso que responde a un capricho del senador Enrico”.

El proceso de remoción comenzó formalmente el 21 de septiembre cuando los legisladores del Frente Progresista y del PRO-Cambiemos que integran la Bicameral decidieron dar curso a la acusación de Enrico, fundada en nueve motivos: entre ellos, haberle negado defensa a policías acusados de delitos, haber agraviado al presidente de la Corte Suprema Rafael Gutiérrez, haber impartido órdenes contrarias al nuevo Código Procesal Penal y la supuesta parcialidad política incompatible con el cargo de defensor.

“Acto de vagancia y atropello”

Según Ganón, el senador de la UCR nunca formalizó su denuncia ante la Legislatura. “Enrico y todos los legisladores que acompañan los fundamentos de su denuncia van a pagar con el sueldo que le paga el pueblo santafesino por este acto de vagancia y atropello que comete el senador al ni siquiera presentar la acusación porque no tiene ganas de sentarse a escribir y porque le parece que sólo con obtener los votos es suficiente”.

En respuesta a la cruzada de Enrico, Ganón hizo una denuncia ante organismos internacionales de Derechos Humanos. “La Corte Suprema de Justicia de la Nación y los tratados internacionales sostienen que los procesos de destitución deben cumplir con las mismas reglas que los procesos penales, es decir garantizar el debido proceso, la imparcialidad, la separación clara de las funciones, la debida garantía del ejercicio de defensa y es claro que, para que ocurra ello, debe existir una acusación”.

El último viernes el ex ministro de la Corte Suprema de la Nación, Eugenio Raúl Zaffaroni, estuvo en Santa Fe y manifestó a través de una nota dirigida al senador Joaquín Gramajo, presidente de la comisión bicameral de Acuerdos, su “preocupación” ante el proceso de destitución. Zaffaroni pidió que se respete la transparencia de cada etapa del proceso en cumplimiento de las garantías constitucionales y los derechos del acusado.

Tercer intento

Es el tercer intento de destitución contra Ganón por parte de la Legislatura. Los dos anteriores fueron en 2014, uno auspiciado por diputados del Frente Progresista y el otro por 17 de los 19 senadores provinciales. “Este tercer intento de remoción expone con mucha claridad cuáles son las verdaderas razones que se esconden –sugirió el defensor provincial– dado que no hay ningún cargo claro sobre un mal desempeño funcional de mi parte”.

En la conferencia de ayer, Ganón remarcó varias veces que el senador Enrico no presentó la acusación para que él pueda ejercer su derecho a defensa: “No estoy en condiciones de defenderme porque no recibí acusación alguna, sólo me acompañaron las denuncias que realizó Enrico, que ni por casualidad es una acusación. Este tipo de proceso es lo más parecido a un juicio stalinista o maccarthista”.

En cuanto a los motivos reales de la movida, el defensor provincial subrayó: “Se pide mi destitución por poner en negro sobre blanco cómo se maneja la administración de Justicia en la provincia y de qué forma funciona la Policía en el territorio. Esto no es algo que sólo piense yo, sino que también opina lo mismo gran parte de la ciudadanía santafesina y el senador Enrico es, precisamente, un lobbysta de la peor policía”.

“Las razones de este pedido son políticas –siguió Ganón–, por denunciar ante los organismos internacionales el estado de situación de la violación a los Derechos Humanos en Santa Fe, como así también el desamparo judicial que tiene la población más vulnerable, que no encuentra amparo ante los reclamos de todo tipo que hace”.

El mandato del defensor provincial finaliza en abril de 2017. “Está pronto a cumplirse mi mandato por seis años y este avance es un claro acto de hostigamiento y disciplinamiento contra la defensa pública porque no quieren garantizar en la provincia la defensa y tampoco quieren aceptar que sea autónoma”.

Comentarios