Espectáculos

"La Vieja Guardia", del cómic a la pantalla

Leandro Fernández, el baigorriense que llega a Netflix de la mano de Charlize Theron

El ilustrador del cómic "La Vieja Guardia", que Netflix lleva a la pantalla desde este viernes con Charlize Theron, es argentino, vive en Granadero Baigorria y tiene en su haber grandes obras de las historietas, entre ellas "Queen & Country: Crystal Ball" y "Wolverine"


Este viernes, la plataforma internacional Netflix estrena en su catálogo el film La Vieja Guardia, protagonizada por Charlize Theron y dirigido por Gina Prince-Bythewood. La producción está basada en el comic homónimo escrito por Greg Rucka (quien también realizó el guión del film) e ilustrado por el santafesino Leandro Fernández, cuya publicación es una trilogía de cinco capítulos por volumen. Precisamente, esta primera parte de esa trilogía es la que se podrá ver en pantalla. El artista santafesino habló con El Ciudadano en la previa del gran estreno. “Si bien estuve en el set y pude ver cómo se trabaja, experiencia que me pareció maravillosa, sé que eso en la pantalla se ve distinto, y que si bien yo dibujé esa historia ya no queda bajo mi control. Soy muy obsesivo como dibujante de historieta, todo lo que está en mi trabajo fue pensado con mucho cuidado. Así que estuve con la mente abierta al ver la película en pantalla y me encontré con un film que respeta muy bien mi trabajo; me sentí honrado, ésa es la palabra, más allá que la directora, Gina, que trabaja maravillosamente bien y los actores dieron todo, la película es alucinante”, resumió.

Fernández es diseñador gráfico y desde hace años se dedica a ilustrar historietas. Es de Baigorria, hincha de Boca, tiene 47 años y dos hijos preadolescentes. Desde muy chico salía del cine y se ponía a dibujar en su casa parte de lo que había visto para poder seguir en contacto con la historia. En su casa, los comics eran un tesoro que cuidaba su papá Carlos con recelo, aunque Leandro se las ingeniaba para sumergirse en ellos. Cuando su padre vio que los trataba con mucho cuidado como él, se los regaló, y una tarde, a modo de guiño, entró a su habitación y le tiró sobre la cama un ejemplar de la Cimoc, recién traído del kiosco de su barrio.

Como todo chico, a Leandro le atraían las ilustraciones y por sus manos pasaron las Astérix, Lucky Luke, Cimoc, Zona 84 y Fierro, y fue así que, con el tiempo y la información que tenía, sus trazos se fueron perfeccionando.

Una historia de acción con inmortales

Con Grek Rucka, Leandro ya trabajó varias veces y hace unos tres años le dijo: “Vamos a hacer una historia de acción con inmortales”. Y Fernández respondió: “Dale”.

“Me encanta trabajar en ese terreno, por eso ni lo dudé, es lo que me gusta, me siento cómodo y siempre sé que lo que él me propone no es sólo dibujar una simple historia; me encanta trabajar con él, porque hay  mucha libertad”, expresó.

Si bien el cómic de La Vieja Guardia tuvo movimiento en la mente de Fernández como si fuera una película, no imaginó que al tiempo iba a llegar la propuesta de Netflix de llevarla a la pantalla y con Greg como guionista.

“Quisimos contar una buena historia, pusimos todo para contar lo mejor posible, y no escatimamos en recursos. De hecho, como el guión de la película está subordinado al cómic, el guión tiene más páginas que lo convencional porque se agregaron con mucha dedicación los cuadros gráficos de todo cómic. Van a ver que el film tiene un estilo visual propio, les va a encantar”, anticipó.

La Vieja Guardia es una historia ambientada en tiempos modernos, pero que abarca siglos enteros, y cuenta las aventuras de un grupo de mercenarios que posee la misteriosa capacidad de no morir. La ganadora del Oscar Charlize Theron produce esta película en la cual interpreta a Andy (o Andrómaca de Escitia), una guerrera nacida en una era anterior a la historia misma, cuya experiencia en combate no tiene rival. Junto con Booker (Matthias Schoenaerts), Joe (Marwan Kenzari), Nicky (Luca Marinelli) y la más reciente inmortal, Nile (KiKi Layne), Andy usa su don para proteger a la humanidad, guiando a su equipo en un camino encubierto y de oscuro altruismo por la historia humana, haciendo el bien para responder al mal y sacrificando vidas cuando es necesario para salvar a miles de personas. Pero su secreto es revelado cuando una operación, liderada por un ex agente de la CIA (Chiwetel Ejiofor), fracasa y amenaza la existencia del grupo.

Fax, avión y a golpear puertas

Fernández integró la primera camada de diseñadores gráficos egresados en Rosario, trabajó como asistente del dibujante Eduardo Risso y entre otros trabajos solía ahorrar peso a peso cada año para después apostar a su sueño: tomarse un avión para golpear puertas. “Muchas veces me volvía sin un centavo, literalmente y era volver a empezar, hace 20 años no había internet como ahora, no era fácil conseguir las direcciones y siempre para los argentinos nos fue difícil viajar por el cambio al dólar, así que en cada viaje me jugaba la vida y eso que fueron varios”, recordó quien se la pasó manejando por todo Los Ángeles y al llegar a destino la dirección era la de la casilla de correo. Así y todo logró llegar a Marvel, aunque unos años antes había publicado en la revista italiana Intrépido, de Milán.

“Todo fue mucho de prueba y error, aprender de qué forma viajar y después enviar trabajos por correo o fax, era un camino muy largo, pero no me desanimaba”, expresó.

Después de Marvel, trabajó para DC Comics, la editora de Batman.  Le dio cuerpo y color a los personajes de The Punisher y a Queen & Country: Crystal Ball, por el que fue nominado en 2004 al Eisner Award, algo así como el Oscar de las historietas.

Entre los personajes más populares está Wolverine, cómic que publicó tras el estreno del exitoso film, a pedido de Marvel. “Con Wolverine fue al revés que con La Vieja Guardia; la intención era que el personaje del cómic sea lo más parecido a Hugh Jackman, pero no era la película en sí sino una historia más del personaje”, comentó.

El tablero, un integrante más de la familia

En la línea del perfil bajo, en medio de la promoción del film protagonizado por una estrella hollywoodense y teniendo al creador de esos dibujos en casa, Leandro Fernández asegura que para sus hijos es parte de lo cotidiano. “Lo viven con naturalidad porque saben que detrás de los cómics hay alguien que debe hacer ese trabajo y les gusta, lo compartimos; pero esto no ha salido de la rutina. Hace años me ven trabajando, dibujando. Puede ser que en esta oportunidad hubo un poco más de tensión porque había expectativas con la película, pero además como trabajo para afuera, los logros primero se ven afuera antes que en mi país, así que se sigue viendo lejano”, compartió.

Claro que entre tantos dibujos, personajes inmortales y acción, Fernández también se toma un descanso y además de dedicarle mucho tiempo a la lectura se sumó a esta “época de oro de las series”, como definió. Y se entusiasmó con las historias de The Black List y The Crown. Otra que le gustó fue la británica Peaky Blinders y le resultó “alucinante” la historia de Vikingos.

Ante el estreno de La Vieja Guardia, afirmó: “Me siento afortunado, tener esta experiencia me hace sentir muy bien pudiendo vivir de lo que más me gusta, que es dibujar y es en lo que más energía apuse en mi vida para hacerlo lo mejor posible. Me costó mucho y por eso lo valoro. Mi ambición más grande es por seguir haciendo este trabajo y que no me falte el estímulo porque estos trabajos, estos dibujos llevan mucho tiempo y en un punto se transforman en una rutina. Probablemente hace dos años que venís trabajando en un proyecto y no tenés tiempo de reaccionar, no te lo planteas y se pierde la magia pero mi inquietud es buscar siempre un incentivo. Cuando ponés el piloto automático se va toda la pasión y eso el lector lo nota. Yo hago trabajos de autor, y eso me llevó a renunciar a proyectos que me significaban más plata, o un sustento seguro, incluso de esta manera he pedido plata, pero siempre busqué contar historias nuevas y hacer las cosas con total libertad”.

View this post on Instagram

The Old Guard, the movie. After having come back home from the shooting, I just wanted to share my joy about what I could see from the making of the movie. I had the chance to share a good time on set, both on the studios or in outside locations. Working and sharing experiences and knowledge, learning from such a proffesional staff, from the actors and each technic or specialist, to the producers. On the picture, Gina Prince-Bythewood, the amazing director, and Greg Rucka, the writer and my great partner on this amazing adventure. There are still work to be done, but at least I wanted to share with you an small part of this experience I could live. I'll post a few images as long as I can. The only thing I could tell in advance is that the cast has a lovely chemistry on camera… I can't wait to see the movie!! Thank you to everybody involved in this project! #togmovie #theoldguardcomic #theoldguardmovie #comics #historietas #gregrucka #leandrofernandezart

A post shared by Leandro Fernández (@leandrofernandezart) on

Mientras el ilustrador accede a entrevistas telefónicas por el estreno de La Vieja Guardia, y espera las repercusiones que seguramente llegarán después de este viernes, sigue trabajando en el último volumen de la saga: “Lleva mucho tiempo y dedicación y ahora estoy con eso. Obvio que toda esta movida por la película me llena de entusiasmo y el compromiso que tengo es mayúsculo; iremos viendo cómo le va a la película para ver si después se siguen filmando las otras historias de La Vieja Guardia”.

Sobre el film

La producción de la película que se conocerá este viernes también se destaca por tener un equipo integrando en su mayoría por mujeres, ya que además de su directora, Gina Prince-Bythewood, y su productora y protagonista Charlize Theron, los departamentos de edición, supervisión musical, efectos visuales y diseño de vestuario estuvieron bajo la mirada de profesionales mujeres.

La Vieja Guardia se filmó en Marruecos, y en varias locaciones en el Reino Unido, como Shirburn Castle, Londres, Kent, Surrey, Berkshire y Shepperton Studios, entre otras.

Y para convertirse en una soldado de seis mil años, Charlize Theron aprendió a dominar el combate mano a mano, el manejo de armas antiguas y modernas, boxeo, disciplinas japonesas que incluyen el uso de espadas, taekwondo, lucha grecorromana, wushu, judo, jiu-jitsu y a montar a caballo.

Comentarios