Policiales, Región

Estafa en Roldán

Le dijeron que iba a cobrar los 10 mil pesos de la Ansés y le terminaron sacando 160 mil

Una mujer de 48 años recibió un llamado de alguien que dijo trabajar para la Ansés. Le dijeron que su marido iba a cobrar el fondo de emergencia del gobierno y que debía seguir una serie de pasos en un cajero. Terminó sacando un préstamo de 250 mil pesos, y transfiriendo parte a cuentas desconocidas


Con apenas un teléfono, unos pocos datos y el don de la palabra, estafadores despojaron de unos 160 mil pesos a una mujer oriunda de Roldán, sin un atisbo de violencia. La víctima, de 48 años, siguió paso a paso las indicaciones que le dio una persona, que la llamó a su celular y se presentó como empleado de la Ansés, y le dijo que la iba a ayudar a cobrar los 10 mil pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que había tramitado su esposo. El Ministerio Público de la Acusación (MPA) y la Defensoría del Pueblo brindaron especificaciones sobre esta modalidad.

De manera insólita, la mujer terminó sacando un préstamo de 250 mil pesos y derivando parte de ese dinero a cuentas bancarias desconocidas, según indicaron voceros policiales sobre la denuncia que realizó una vez que se dio cuenta que había sido víctima de un fraude.

El caso se conoció este jueves. La mujer relató al sumariante de la comisaría 6ª que este miércoles recibió una llamada a su celular de un número bloqueado. La voz al otro lado del teléfono se presentó como empleado de Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés) y le aseguró que su esposo había sido beneficiado con los 10 mil pesos del IFE. El falso representante de la Ansés, que parecía tener algunos datos del beneficiario, le pidió a la mujer que vaya al Banco Nación de Roldán para continuar con los trámites de cobro.

De acuerdo con la denuncia, la víctima, siguió paso a paso las indicaciones y terminó tramitando un préstamo de 250 mil pesos en un cajero automático de esa entidad bancaria.

Una vez que ese monto apareció en su cuenta, la voz en el teléfono le indicó a la mujer que realizara tres transferencias a otras tres cuentas cuyos titulares desconocía. La víctima acató las indicaciones y del préstamo que había tomado le quedaron en su cuenta 90 mil pesos.

El ardid quedó al descubierto recién cuando la víctima les comentó sus sospechas a familiares, que sin dudar le dijeron que había sido víctima de una estafa, por lo que a la mañana siguiente hizo la denuncia en la comisaría local. La causa quedó en la Unidad Fiscal de Investigación y Juicio de la jurisdicción del departamento Rosario.

Alertas y casos similares

El Ministerio Público de la Acusación y la Defensoría del Pueblo ya advirtieron la semana pasada sobre maniobras fraudulentas similares, ante el creciente número de casos de relacionados con el cobro del IFE.

La fiscal María Laura Urquiza de la Unidad de Delitos Complejos de la Fiscalía Regional 1 remarcó entonces: “Hay que se enfáticos y pedirle a la población que no acepte ningún tipo de indicación telefónica acerca de cómo manipular un cajero automático”.

La funcionaria detalló el accionar de los estafadores, calcado a lo ocurrido en el caso de Roldán. “De las denuncias recibidas, las víctimas contaron que recibieron un llamado en su teléfono celular y, en la gran mayoría de los casos, “el número que origina la comunicación es privado. Además, algunos denunciantes informaron que la persona que habla tiene tonada cordobesa”, explicó.

Urquiza agregó que “le dicen a la víctima que para cobrar los 10 mil pesos (correspondientes a la IFE), debe realizar una serie de gestiones bancarias a través del cajero automático”.

La funcionaria explicó que también le dicen que las gestiones deben hacerse de forma inmediata porque, en caso contrario, podrían no cobrar el IFE, a raíz de la gran cantidad de interesados inscriptos para percibirlo.

“A través de diversos tipos de engaños y generando confusión en la víctima, le indican que se tome unos minutos para ir a un cajero y que la volverán a llamar. Una vez que la persona está en el cajero, le dan indicaciones para que, supuestamente, corrobore que la cuenta está activa y puede recibir el dinero. Sin embargo, lo que le hacen hacer es tomar créditos y luego le hacen transferir el dinero a otra cuenta bancaria”, relató la fiscal.

Urquiza también hizo hincapié en que “quien realiza la estafa es siempre muy amable y cordial con la víctima” y puso como ejemplo “un caso de la ciudad de Santa Fe en el que el estafador llamó al teléfono celular de la nieta de un matrimonio de adultos mayores y mientras le daba las indicaciones, le sugería que no sacara a sus abuelos a la calle por la pandemia del coronavirus”.

Comunicado de la Ansés

La Ansés advirtió que no se comunica telefónicamente para requerir datos de ningún tipo y en ningún caso. En su página web www.anses.gob.ar brindaron los detalles de las medidas que implementaron para prevenir a la población ante la emergencia sanitaria, que pueden ser consultadas haciendo click aquí.

“Ante el incremento de denuncias de estafas telefónicas durante la cuarentena obligatoria, la Ansés recuerda que no se comunica telefónicamente para requerir ningún tipo de datos de tarjetas de débito o claves bancarias, en ningún caso.

Cabe destacar que todas las consultas y los trámites referidos a las prestaciones y programas de la Seguridad Social son absolutamente gratuitos y no se requiere de gestores externos.

En este sentido, y con la intención de evitar cualquier tipo de estafa a los ciudadanos y las ciudadanas, en caso de recibir cualquier tipo llamada en nombre de la Ansés se aconseja no brindar información personal”, remarcó el organismo.

Otro tipo de ardid

En las últimas horas, también se conoció otro caso en Rosario. Esta vez con la modalidad conocida como cuento del tío. Según consta en la denuncia asentada en la subcomisaría 22ª, una mujer de 73 años que vive en barrio Santa Lucía, recibió el llamado de una chica que dijo ser su nieta, la cual le solicitó dinero de “manera urgente” para su padre, agregando que un amigo estaba en las cercanías pronto a retirarlo.

Crédula, la mujer juntó cerca de 260 dólares y unos 2000 pesos y se los entregó a un hombre que se presentó en su casa y que se retiró en un auto blanco. El timo quedó al descubierto cuando el hijo de la víctima le dijo que no le había pedido plata, de acuerdo a lo informado por voceros policiales.

Comentarios