Cine, Espectáculos

Entrevista

“Latinoamérica, territorio en disputa”, el documental que abre debate

La creación de Nicolás Trotta y Esteban Cuevas se proyectará por primera y única vez este miércoles, a las 18.30, en el Complejo Cultural Atlas de Mitre 645. Participarán también María Eugenia Bielsa y el candidato a Diputado Nacional Germán Martínez


“La transformación más profunda y compleja que deberían transitar nuestras sociedades es la cultural”, analizó Nicolás Trotta, Rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, docente universitario y codirector de Latinoamérica, territorio en disputa un documental que realizó junto al experimentado cineasta Esteban Cuevas (El santo Che 2004; Crimen y redención 2005; La vida después de Guantánamo 2016) y que presentará este miércoles, a las 18.30, en el Complejo Cultural Atlas (Mitre 645). Del estreno, además de los directores, participarán en carácter de oradores María Eugenia Bielsa y el candidato a Diputado Nacional por Santa Fe, Germán Martínez.

Latinoamérica, territorio en disputa ofrece testimonio de la etapa política y económica que vive el continente. Un debate abierto con la historia y la actualidad que, por primera vez reúne en una misma pieza audiovisual entrevistas a los principales líderes latinoamericanos como Evo Morales, Lula da Silva, Pepe Mujica, Rafael Correa, Fernando Lugo y Dilma Rousseff, además de políticos de Argentina como Alberto Fernández, con el objetivo de reflexionar sobre los motivos del avance de las derechas en la región luego de una década de gobiernos populares.

“El documental se inicia a partir de un ciclo televisivo que teníamos que se llamaba Latinoamérica piensa que implicaban estas entrevistas. Ahí nos dimos cuenta que estos diálogos conversaban entre sí y se iba formando una especie de collage de reflexiones que nos iban llevando a lo que fue, luego, el objetivo del documental: interpelarnos sobre el presente de América Latina”, contó Trotta en diálogo con El Ciudadano.

Y ahondando en las preguntas que se forjaron como realizadores a la hora de comenzar a diagramar este trabajo, Trotta precisó: “Cómo surgió la oportunidad de que gobiernos progresistas pudieran impulsar reformas que años antes parecían imposibles para nuestro continente, cómo se dieron esos avances pero también como se empezaron a dar algunas limitantes o equivocaciones en el despliegue de esos procesos culturales que terminaron cerrándose o interrumpiéndose parcialmente a partir de los nuevos quiebres institucionales en América Latina a partir de los juicios orales exprés a Fernando Lugo en Paraguay o el golpe parlamentario y posterior proscripción de la candidatura de Lula da Silva en Brasil”.

Fueron unos 40 mil los kilómetros recorridos por estos directores que, en dos años de trabajo, llegaron a siete países para reunir unos cuarenta valiosos testimonios de los máximos referentes políticos, sociales y culturales de los diversos países que plasman lo que se define como “la situación de un territorio en continua disputa”.
El documental que cuenta con producción general de Víctor Santa María y Pancho Meritello, además de guión de Omar Quiroga, se promociona como “una pieza clave para reflexionar sobre las transformaciones de los últimos años” a partir de los diálogos e intercambios con sus principales protagonistas. Y avisa que es una película “que abre y avanza en el debate sobre la disputa por la hegemonía entre las fuerzas conservadoras y los movimientos populares”.

—¿A qué conclusiones llegan los entrevistados a la hora de entender los motivos de este rumbo continental habida cuenta que, en varios casos, fueron las mismas bases populares las que eligieron democráticamente el cambio político?
—Cada proceso político a nivel continente es heterogéneo porque no son mismas las características de los dirigentes que los encabezaron como tampoco similares las realidades sociales, culturales, económicas e históricas de cada uno de nuestros países. En ese sentido el documental tiene una vocación pedagógica que no pretende responder esas preguntas sino que la respuesta la busque el propio espectador. Más allá de eso cada uno de los entrevistados terminará dando una mirada al respecto en línea con lo que vos planteás: Por qué nuestros procesos sociales terminan muchas veces votando a expresiones políticas que implican la reducción rápida y contundente de derechos. Eso creo que se asocia, también, a que la transformación más profunda y compleja que deberían transitar nuestras sociedades es la cultural. Y es una cuestión que quizá no se avanzó con la solidez que se debería haber avanzado en estos años de gobiernos populares.

—Se propone al pueblo como sujeto activo. En un pasaje del film se escucha: “los pueblos que defienden sus procesos”. ¿Cuándo hablás de “transformación cultural” te referís a poner lo colectivo por sobre lo individual?
—Efectivamente. Cómo logramos que nuestras propias sociedades empoderadas defiendan estos logros colectivos que se transitaron, y cómo logramos que las dirigencias tengan la capacidad de interpretar las nuevas demandas ciudadanas y lograr que se interpele a la sociedad frente a las transformaciones pendientes y las nuevas utopías. Aquellos sectores que ganaron en derechos económicos quizá ya no se sentían convocados por las agendas de la justicia social y la distribución de la riqueza. Por eso me parece que es ahí donde nuestros procesos tienen que tener la capacidad de imaginar agendas que convoquen a los nuevos sectores sociales a esas transformaciones pendientes.

—Hace tiempo acompañás a Alberto Fernández. ¿Qué podes decir del candidato a presidente en relación a estas temáticas y a la reciente información de que, bajo su gobierno, le sería devuelto a Cultura el rango de ministerio? ¿Volverá a tener un rol central la cultura en el próximo gobierno?
—Por supuesto. Me parece que uno de los mayores retrocesos que vivió nuestro país no fue sólo en términos económicos sino en materia de desarticulación de herramientas o instancias que promovieran el desarrollo cultural y la propia inversión pública en términos de la trascendencia que la cultura tiene no sólo para la instauración de nuestros valores colectivos sino también para el propio desarrollo de nuestra economía. En ese sentido, uno de los ejes prioritario será que el Estado vuelva a tener un rol promotor de toda esta agenda que supo tener en el pasado y se perdió con mucha crudeza en la gestión de (Mauricio) Macri.

—Antes se decía “La Patria es el otro”. Hoy ya no se dice nada…
—Creo que eso se perdió pero está latente, adormecido. Creo que el desafío que se nos presenta es la reivindicación de muchos valores y ser conscientes que el desarrollo de nuestra sociedad no responde a cuestiones individuales. Que siempre el esfuerzo individual es importante pero que somos seres sociales y que el desarrollo se debe a la construcción de políticas públicas y del compromiso de los actores sociales. Que ése debería ser el objetivo que nos hermane a todos los latinoamericanos.

Para agendar

Latinoamérica, territorio en disputa un documental de Nicolás Trotta y Esteban Cuevas se proyectará por primera y única vez este miércoles, a las 18.30, en el Complejo Cultural Atlas de Mitre 645. Además de los directores, participarán en carácter de oradores, María Eugenia Bielsa y el candidato a Diputado Nacional Germán Martínez.

Comentarios