Edición Impresa

Batalla en Francia

Las razones de los chalecos amarillos

Las noticias dicen que las protestas son por el aumento de los precios de los combustibles, pero ése es sólo un punto de las demandas, que incluyen a migrantes, trabajadores, jubilados y a las pequeñas empresas galas


Dante Alfaro

El recule del gobierno de Emmanuel Macrón suspendiendo el aumento de los combustibles frente al ascenso de la protesta social que ya estaba extendiéndose a otros países de la Unión Europea deja en la superficie esa justa reivindicación pero oculta otras demandas que expresan la madurez de un movimiento y la envergadura del iceberg que es el movimiento social. Puede ser que el mismo sea asimilado por el sistema como ha  ocurrido con otros similares como el de Indignados en España, los ocuppies de Estados Unidos etc. Pero también puede ser que estemos en presencia de un fenómeno de mayor vuelo y alcance. Porque como veremos aquí hay algo a lo cual los partidos políticos tradicionales, las organizaciones sindicales, etc. parecen haber renunciado: un programa político.

Prensa canalla: las noticias provenientes de Francia insisten con que las protestas de los “chalecos amarillos” son por el aumento del precio de los combustibles. No es así: lo del combustible es sólo un punto entre muchos otros. Las demandas son varias, como se puede ver en el documento que publicó The Huffington Post en francés y que conocí gracias a Giorgio Ballario, que lo tradujo al italiano. Lo publico resumido:

  • Eliminación del creciente fenómeno de los sin techo.
  • Promover las pequeñas empresas en los pueblos y los centros urbanos. Detener la construcción de grandes zonas comerciales que matan a las pequeñas empresas. Más estacionamientos gratuitos en los centros urbanos.
  • Impuestos: que los grandes (MacDonald’s, Google, Amaon, Carrefour, etc.) paguen más y los pequeños (artesanos, pequeñas empresas) menos.
  • Fin del aumento de los impuestos sobre el combustible.
  • Ninguna pensión inferior a 1.200 euros.
  • Los salarios de todos los franceses, así como de las pensiones y de las indemnizaciones deben ser indexados con la inflación.
  • Protección a la industria francesa. Proteger nuestro sector industrial significa proteger nuestro know-how y nuestro trabajo.
  • Fin del trabajo en comisión de servicios. Es anormal que una persona que trabaja en territorio francés no beneficie del mismo salario y de los mismos derechos. Cualquier persona que esté autorizada a trabajar en territorio francés debe estar a la par con un ciudadano francés y su empleador debe contribuir al mismo nivel que un empresario francés.
  • Fin de la política de austeridad. Dejemos de reembolsar los intereses de la deuda declarada ilegal y empecemos a reembolsar la deuda sin tomar el dinero de los pobres y de los menos pobres, sino persiguiendo los $ 80 mil millones de evasión fiscal.
  • Abordar las causas de la migración forzada.
  • Los solicitantes de asilo deben ser tratados bien. Necesitamos alojamiento, seguridad, comida y educación para los menores. Colaborar con las Naciones Unidas para que los campos de acogida estén abiertos en muchos países del mundo, a la espera del resultado de la solicitud de asilo.
  • Que los solicitantes de asilo rechazados sean devueltos a su país de origen.
  • Que se aplique una verdadera política de integración. Vivir en Francia significa convertirse en francés (curso de francés, curso de historia francesa y curso de educación cívica con certificación al final del curso).
  • Salario máximo fijado en 15.000 euros.
  • Crear trabajo para los desempleados.
  • Aumento de los fondos para las personas con discapacidad
  • Limitación de los alquileres. Alojamiento en alquiler a costos más moderados (especialmente para estudiantes y trabajadores precarios).
  • Prohibición de vender las propiedades pertenecientes a Francia (presas, aeropuertos, etc. ).
  • Medios adecuados para el sistema judicial, la Policía, la Gendarmería y el Ejército. Que las horas extras de las fuerzas de la orden sean pagadas o recuperadas.
  • Todo el dinero ganado por los peajes de autopistas se utilizará para el mantenimiento de autopistas y carreteras en Francia y para la seguridad vial.
  • Dado que el precio del gas y la electricidad ha aumentado a raíz de las privatizaciones, queremos que se vuelvan a poner en marcha y que los precios desciendan de forma significativa
  • Cese inmediato del cierre de pequeñas líneas de transporte, oficinas postales, escuelas y guarderías.
  • Pensar en el bienestar de nuestros ancianos. Prohibición de ganar dinero gracias las personas mayores. La era del “oro gris” se acabó. Empieza la era del “bienestar gris”.
  • Máximo 25 estudiantes por clase de la escuela materna a la duodécima clase.
  • El referéndum popular debe entrar en la Constitución. Crear un sitio legible y eficaz bajo la supervisión de un organismo de control independiente en el que las personas puedan presentar una propuesta de ley. Si este proyecto de ley obtiene 700.000 firmas, este proyecto de ley deberá ser debatido, completado y modificado por la Asamblea Nacional, que tendrá la obligación (un año después del día en que se hayan obtenido las 700.000 firmas) de enviarlo al voto de todos los franceses.
  • Jubilación a los 60 años para todos los que han trabajado usando el físico (albañil o carnicero, por ejemplo) y derecho a la pensión a los 55 años.
  • Un niño de 6 años no se mantiene solo. Continuación del sistema de ayuda hasta que el niño tenga 10 años.
  • Promover el transporte de mercancías por ferrocarril.
  • Fin de las dietas presidenciales de por vida.
  • Prohibición del impuesto a los comerciantes cuando sus clientes utilizan la tarjeta de crédito.

(*) Dcente. Suteba La Matanza

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios