Economía

Compensación en riesgo

Las pymes rosarinas ponen en duda el pago del bono

El gobierno nacional advirtió que es obligatorio para el sector privado abonar los 5.000 pesos. Empresarios reconocen que el trabajador necesita el dinero acordado por la CGT, pero advierten que para muchas es “inviable”. El ministro de Economía de Santa Fe descartó que la provincia lo pague


Un bono de 5.000 pesos para fin de año desactivó el paro de 36 horas que la CGT nacional tenía previsto para la segunda quincena de noviembre. El gobierno confirmó este miércoles que el pago será obligatorio para el sector privado, pero los empresarios rosarinos expresaron que no están en condiciones de hacer frente a la cuota de 2.500 pesos en noviembre y otra del mismo monto en enero de 2019. Al mismo tiempo, el gobierno de Santa Fe anunció que no lo pagará, ya que considera que no hubo pérdida de poder adquisitivo en los trabajadores del sector público, por la aplicación de la cláusula gatillo.

El bono será no remunerativo y las empresas privadas están obligadas a pagarlo, según informó el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. Desde la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa (Came) propusieron pagarlo en tres cuotas, ya que la situación de las pymes es muy compleja.

En diálogo con El Ciudadano, el presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) Rosario, Juan José Sisca, consideró que “la mayoría de las pequeñas y medianas empresas se van a encontrar en problemas de pagarlo”.

“Para que el mercado interno tenga movimiento, deben subir los salarios. Pero las pymes ya no tienen rentabilidad como para hacer frente a un bono”, dijo Sisca y propuso que el Estado intervenga, ya que las pymes necesitan “que los trabajadores tengan ese dinero en el bolsillo porque para nosotros el trabajador no sólo es el que produce la plusvalía, sino el que compra lo que las empresas fabrican y venden”.

“El gobierno debería otorgar créditos a tasas accesibles para las empresas que no pueden pagar el bono, porque endeudarse al 0% no se puede”, ponderó el representante de las pymes rosarinas.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 80% del empleo registrado en la Argentina. La caída de la actividad económica, que fue del 11,5% en septiembre según el Indec, se suma a las importaciones y las altas tarifas. Un cóctel explosivo que ya se llevó puestas cientos de empresas y miles de puestos de trabajo.

Otros empresarios rosarinos coincidieron con Sisca. Para el presidente de la Federación de Comercio e Industria de Rosario, Edgardo Moschitta, “agregar un aumento para el sector pyme es un golpe adicional”. El empresario recordó la grave situación que atraviesan ese tipo de industrias. “Esto no quita que los empleados tengan que cobrar lo necesario, pero ¿de dónde sale ese dinero?”, sostuvo el dirigente al portal ON24.

Por su parte, el presidente de la Cámara Industrial de la Indumentaria de Rosario, Francisco Carranza, sostuvo: “Estoy de acuerdo con el bono porque a la gente no le alcanza el sueldo para nada, pero el tema es que para muchas empresas es inviable el pago”.

El titular de la Unión Industrial de Santa Fe, Javier Martín, dijo que es “prácticamente imposible” para las pequeñas y medianas empresas pagar el bono. “Nos preocupa sobremanera cómo se va a pagar”, afirmó Martín, quien no obstante admitió que la iniciativa “es un paliativo” para los asalariados del sector.

En diálogo con Radio Universidad, Martín dijo: “Es difícil de afrontar. La mayoría de las pymes de la región está dejando de pagar algo. Deja de pagar impuestos o paga retrasado los sueldos. Ya han hecho reducciones de horas, de turnos, y ahora este bono es difícil de afrontar”.

Por último, el titular de la Cámara de la Construcción rosarina, Germán De Vincenzo, consideró que “no es el momento más favorable” para otorgar un bono, “dado el nivel de actividad y lo que se espera a futuro con el tema de la obra pública”. No obstante, admitió que “hay que encontrar alguna solución” para poder afrontar el pago de un plus salarial.

Santa Fe lo descartó

El ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione, descartó que la provincia pague el bono, ya que “el desfasaje no existe por la cláusula gatillo” que se viene aplicando con los trabajadores públicos de la provincia.

El secretario gremial de Amsafé, Javier Almirón, dijo que el sector público “no está reclamando ningún bono, sino un sistema más aceitado de actualización”.

“La cláusula gatillo se viene respetando, pero a mes vencido. No es cierto que no exista un desfasaje porque la inflación que sufrimos en nuestro bolsillo no es la que dicen el Indec y el Ipec”, manifestó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios