Economía

Fin de año seco

Las pymes quedaron al borde de no poder pagar el aguinaldo

Juan José Sisca, secretario de Apyme, recordó que la depresión del mercado interno, casi exclusivo nicho de las pequeñas y medianas empresas, no les deja resto para afrontar obligaciones laborales. Y con las tasas actuales, quedan fuera del sistema de crédito para sortear la coyuntura


En las últimas horas la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) envió una carta abierta al presidente Mauricio Macri alertando sobre el costo social y productivo de las medidas económicas dispuestas por la gestión Cambiemos y las consecuencias para los empresarios y trabajadores del sector, el mayor generador de empleo en el país. Un cuello de botella cercano es el del pago de aguinaldos: con el mercado interno deprimido, que es el casi su exclusivo nicho, las pymes no tienen resto para absorber el pago del sueldo complementario y, a las tasas actuales de más del 70 por ciento, se les hace imposible endeudarse para cubrirlo sin caer en un suicidio financiero.

“La situación de las pymes es muy difícil, es un momento de caída de ventas muy importante y el 90 por ciento de lo que producimos va a parar al mercado interno, donde hay una acelerada pérdida del poder adquisitivo”, describió a El Ciudadano Juan José Sisca, secretario de Apyme.

El dirigente de los pequeños comerciantes e industriales lamentó que estén “excluidos del modelo económico (del gobierno nacional) al igual que los trabajadores”.  Ese contexto amenaza con una situación límite en lo inmediato: “El pago de aguinaldo se va a complicar mucho porque una de las alternativas que tenían era acceder a un crédito subsidiado para ese fin, pero hoy las tasas están por las nubes”. La táctica oficial de “secar” la plaza de pesos retirándolos mediante instrumentos financieros que tientan con tasas de más del 70 por ciento, como las nuevas letras Leliq, expulsa al sector productivo del mercado de préstamos: “No somos sujetos de crédito, obtener hoy un crédito a una tasa del 80 por ciento es imposible, porque no se puede pagar”, explicó Sica.

“El gobierno nacional consolida el plan económico en marcha en cada paso que da. Los ganadores son los de siempre, las agroexportadoras de cereales, las mineras, el sistema financiero y las empresas energéticas”, se quejó el dirigente empresario.

Sisca es pesimista. “En el Presupuesto 2019 no hay ningún incentivo a la producción y al mercado interno. Se cortan varias obras públicas y lo único que aumenta es la partida para pagar intereses de la deuda externa”, resumió a tono con varias críticas opositoras sobre el eje monetario con el que Cambiemos construye sus medidas económicas bajo las indicaciones del Fondo Monetario Internacional.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios