Ciudad

Para arriba

Las propiedades subieron hasta un 30% en Rosario

El dato, según inmobiliarias y la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor, compara al año pasado con 2016 y toma como eje los inmuebles valuados en pesos. La cifra superó la inflación. Las razones del aumento van del ajuste en los costos de la construcción hasta la devaluación.


Según datos que surgen de las inmobiliarias y la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor, el valor de las propiedades se incrementó en pesos entre un 25 y un 30% el año pasado. En los inmuebles tasados en dólares el ajuste fue entre el 7 y el 11%. Las razones varían de acuerdo a la fuente. Van desde el aumento en los costos de la construcción hasta la devaluación y el “recalentamiento” que produjo en el mercado el crecimiento de los créditos hipotecarios. “La suba fue de entre un 25 y un 30 por ciento en los inmuebles que se comercializan en pesos. Y de entre un 7 y 9 por ciento para lo que cotizan en dólares en el caso donde el precio se movieron, ya que hubo muchas propiedades que no modificaron sus costos”, señaló Marcelo Gustafsson, titular de la inmobiliaria que lleva su apellido. El hombre es ex presidente de la Corporación de Empresas Inmobiliarias (Ceir).

A diferencia de lo que sucede en Capital Federal –donde el mercado quedó completamente dolarizado tras la salida del cepo–, en Rosario las cotizaciones se partieron: aún hay muchos inmuebles que se ofrecen en pesos. Gustafsson sostuvo que en esos casos el aumento se dio por dos situaciones. “Las que están en obra por constructoras, la suba se da por el incremento en los materiales que se traslada directamente. En lo ya edificado el propietario busca mantener su poder adquisitivo. Y en una economía inflacionaria, donde aumenta todo en pesos, se busca ir acompañando eso”, explicó el referente.

Las cifras que entregó el agente inmobiliario se dan en el marco del crecimiento que tuvieron en 2017 las operaciones con financiamiento bancario. Las “estrellas” del mercado fueron los créditos UVA y el nuevo Procrear, que hace meses puso en marcha el gobierno de Cambiemos.  De hecho, según reveló la Primera Encuesta Unificada a Inmobiliarias, producida en conjunto entre Ceir y la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros), tres de cada diez inmuebles vendidos en la ciudad son adquiridos a través de créditos hipotecarios.

La encuesta también arrojó que siete de cada de diez consultas de venta  son personas con la intención de pagar con un crédito bancario. El estudio también desnudó las dificultades que existen para cerrar las operaciones: los montos de los préstamos, la carencia de unidades de dos dormitorios, los plazos de espera para la firma de la escritura e irregularidades en relación al estado dominial de los inmuebles, entre otras.

Similar

Ariel D’Orazio, a cargo del Consejo Asesor para la Vivienda Única e Inquilinos de la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor entregó cifras similares a las de Gustaffsson. Dijo que en Rosario el incremento en dólares de los inmuebles rondó entre el 9% y 11% en 2017. La suba en pesos  superó el 30%, por encima del índice general de inflación. “Se dio por la devaluación y por el impulso de los créditos, lo que generó una reactivación en el mercado y una suba de precios. Al haber un pequeño dinamismo los valores en dólares se desplazaron”, sostuvo D’Orazio.

El dirigente también apuntó a las dificultades que atraviesan las personas que tomaron financiación en las últimas semanas. “El que estaba tramitando un crédito y ya lo tenía cerrado se encontró con que al momento de abonar tuvo que disponer de un dinero extra por la variación que tuvo el dólar desde fines del año pasando. En muchos casos tuvieron que salir a buscar hasta 150 mil o 200 mil pesos”, explicó y puso el ejemplo de un inmueble de un millón y medio de pesos tasado en dólares. Con la reciente devaluación de la moneda local –que ya ubica al dólar consolidado en torno a los 19 pesos– esa propiedad pasó a valer alrededor de 100 mil pesos más. Sin embargo, el monto del crédito que otorga el banco sigue siendo el mismo  y así queda esa diferencia por cubrir a cargo del comprador.

En la construcción

Días atrás el Indec dio a conocer el costo de la construcción del año pasado. Según el organismo el índice acumuló un incremento de 26,6%. Durante 2017 los gastos generales tuvieron un aumento de 44%, mientras que la mano de obra subió un 26,8%; y materiales lo hicieron un 21,9%. El nivel general del costo de la actividad arrojó un avance acumulado de 26,6% a lo largo del año pasado, cuya inflación oficial fue de 24,8%.

El estudio indicó también que en diciembre último, con relación a las cifras de noviembre, se dio una suba de 1,4%. “Este resultado surge como consecuencia del alza de 1,6% en el capítulo Materiales; de 0,2% en Mano de obra, y de 8,1% en Gastos generales”, argumentó el instituto que conduce Jorge Todesca.

Si te gustó esta nota, compartila