Policiales

Crimen de odio

Las Parejas clama justicia por el peluquero Karlos

A Carlos Ledezma todos lo conocían por su nombre artístico, Karlos Kon K. Así también se llamaba su peluquería. Lo encontraron asesinado este viernes. Tenía 23 puñaladas. De su casa faltaba su celular y una notebook.


Karlos, en su popular local que funcionaba en su casa. Foto: Facebook.

A Carlos Alberto Ledezma todos lo conocían como Karlos Kon K. Tenía 42 años y era un reconocido peluquero de Las Parejas. El viernes por la tarde un familiar lo encontró asesinado en su casa. Nadie tiene explicación de su muerte, a la que los investigadores y allegados enmarcan en un crimen de odio. La ciudad permanece conmovida y clama que el homicidio no quede impune.

Sus amigos y amigas sostienen que Karlos tuvo el Whatsapp activo hasta las 1 de la mañana del viernes. Luego nadie supo nada de él. El mediodía, según los portales locales, un familiar cercano encontró a Karlos tirado en su casa de calle 14 entre 9 y 7, donde tenía su peluquería, que se llamaba como su nombre artístico. Había signos de violencia, y mucha sangre: el cuerpo tenía 23 puñaladas, indicaron los peritos.

Al lugar llegó la Policía de Investigaciones de Rosario para efectuar un peritaje exhaustivo en busca de huellas y evidencias. Según el forense, Karlos murió entre las 3 y las 6 de la mañana.

El caso está en manos de Santiago Tosco, de la Unidad Fiscal de Cañada de Gómez, quien ordenó peritar toda cámara de seguridad pública o privada de la que se pudiese obtener una pista del asesino. Además ordenó testimonios y peritajes telefónicos.

Según fuentes policiales consultadas por El Ciudadano, en la casa de Karlos faltaba su celular y su notebook, pero no otros objetos de valor, lo que para los investigadores descarta la hipótesis de robo.

El asesinato de Karlos shockeó a Las Parejas, la pequeña ciudad de más de 12 mil habitantes a 98 kilómetros de Rosario que antaño se destacó por ser un polo industrial. Karlos, dicen, además de ser un excelente profesional, era un consejero que cebaba mates a sus clientes y los atendía a cualquier hora. El sepelio de Karlos fue este sábado al mediodía. Mientras, las redes se llenaban de mensajes de dolor y pedidos de justicia. Por lo bajo, se sospechaba de alguien que “se veía con él”, según reveló a este diario un conocido de Karlos.

Si te gustó esta nota, compartila