Ciudad, Últimas

Crisis y pandemia

Las otras víctimas del coronavirus: quedaron 1.145 locales vacíos en Rosario

Según un relevamiento que hizo el Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNR, la mayoría se concentran en la zona céntrica y galerías. Los negocios barriales fueron los menos afectados, ya que la gente se volcó a comprar en comercios de cercanía


Según un relevamiento que hizo el Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) en diciembre del año pasado, 1.145 comercios permanecen cerrados en la ciudad. Esta alta tasa de desocupación se debe a la complicada situación económica que venía arrastrando el sector desde 2019, sumado a los coletazos por la pandemia del coronavirus.

El secretario de Desarrollo Económico y Empleo, Sebastián Chale, explicó que el informe se hizo de manera conjunta con el Colegio de Corredores Inmobiliarios y la Secretaría de Producción. “Es la primera vez que se hace este tipo de relevamiento presencial, local por local, en la zona céntrica, en las galerías y en la peatonal”.

Y agregó, que “el alto costo de los alquileres en los locales, las restricciones de circulación por la pandemia, el consumo en los comercios de cercanía, la adquisición de productos a través de plataformas digitales, sumado a las dificultades en el transporte, limitó y mucho”.

“El que tiene mayor desocupación de locales es el corredor Cafferata, en barrio Agote. La Terminal de Ómnibus estuvo parada y también afectó la poca actividad presencial en las universidades”, detalló Chale.

Y especificó que “la contraparte de ese panorama se da en el barrio Tiro Suizo y Echesortu, que están por debajo del promedio de la ciudad”.

En ese marco, lo que se desprende del informe, es que la proporción de locales vacíos difiere entre el área central de Rosario y los centros comerciales ubicados en los barrios y algunas zonas como Fisherton, Echesortu; Mendoza Oeste; Tiro Suizo; Córdoba (2200 – 3000); Mendoza (2200 – 3000); Empalme Graneros; Alberdi y Cafferata, entre Salta y Santa Fe.

En el área céntrica, la tasa alcanza el 13,4% de locales vacíos, mientras que en los comercios barriales es de 10,5%. Esta diferencia se debe a que durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo), se fortalecieron los negocios de cercanía a los hogares que a los centros comerciales”.

En los locales ocupados, la actividad que mayor cantidad de comercios concentra es la del rubro indumentaria y productos textiles con el 20%, seguida por alimentos, el 19% y continúa con el 12% los negocios de belleza, cuidado personal y los que brindan servicios profesionales.

En el área céntrica

Según el informe, en el área central se relevaron 7.233 locales comerciales. El 28% están en la zona del microcentro, el 11% en las galerías y el otro 61% en el resto del centro, que comprende las intersecciones bulevar Oroño, Pellegrini y el río.

El relevamiento destaca que, en cuanto al nivel de ocupación, “el 86,6% de los locales comerciales del área central están en actividad, mientras que el 13,4% restante están vacíos o desocupados”.

La actividad comercial en barrios

En los centros comerciales se concentran 1.673 locales y el 89,5% están en actividad. El informe detalla que la mayor proporción de locales vacíos se da en el centro comercial Cafferata, donde la tasa alcanza casi el 20%. Le siguen por encima de la media los dos centros que abarcan las calles Córdoba y Mendoza -2200 al 3000- con tasas del 17,5% y 16,2%, respectivamente.

El Centro Comercial Fisherton y Alberdi también está por encima del promedio de los centros comerciales, aunque el segundo por debajo de la media de la ciudad.

El relevamiento, desprende que el resto son locales vacíos o desocupados, por debajo del promedio de los centros, entre los que vale destacar a los centros comerciales de Mendoza Oeste y Tiro Suizo, con tasas de vacancia del 5,7% y 2,5%.

Plan de reactivación

Ante este contexto, Chale explicó que comenzaron con un paquete de medidas para reactivar los centros comerciales como líneas de financiamiento y la secretaría de Planeamiento tratará las cuestiones urbanísticas.

“Vamos a intensificar promociones en fechas claves, a hacer más obras y proyectos de ordenanzas para la reactivación de calle San Juan para que le den vida, que mejoren y que no sea tan desértico en comparación del centro”, señaló el secretario de Desarrollo Económico y Empleo.

Y agregó: “El centro es una zona donde hay muchas oficinas, que ahora se reemplazaron por el teletrabajo. Muchos trabajadores todavía no volvieron a sus puestos laborales. También se redujo el trámite presencial en los bancos y se pasó a lo virtual y es difícil que vuelva para atrás”.

Chale adelantó que “están haciendo un relevamiento con las cuentas del Derecho de Registro e Inspección (Drei). “Se caen año tras año. El 2019 fue el año de mayor baja, con un 18% y en 2020, con un 5%. Vale aclarar que es un informe preliminar”.

Variación interanual de la cantidad de locales:

Año                         Locales                 Variación %

2011                         31.850                        –
2012                         33.565                      5, 4%
2013                         35.249                      5, 0%
2014                         36.511                      3, 6%
2015                         37.369                      2, 3%
2016                         37.584                      0, 6%
2017                         35.584                     -5, 3%
2018                         33.996                     -4, 5%
2019                         30.643                     -9, 9%
2020                         29.416                     -4, 0%

Negociación entre propietarios y comerciantes

Desde la Asociación Civil Casco Histórico, especificaron que la zona céntrica nuclea unos 4 mil comercios, desde bulevar Oroño, Pellegrini y el río. Y en las galerías del centro hay unos 600 locales que incluyen la del Paseo, Libertad I y II, Rosario, La Favorita, Calle Angosta, César, Paseo Peatonal y Pasaje Pam.

“La pandemia dejó un tendal de locales vacíos. Entre la recesión de 2018/2019, sumado a la pandemia, hay unos 400 locales vacíos. Es decir, que cerraron un 10%”, detalló Fabio Acosta, presidente de la Asociación.

Acosta, explicó que algunos locales comenzaron a ocuparse, pero siguen bajando sus puertas definitivamente otros. “Hay una negociación permanente entre los propietarios y los comerciantes. Si no hay ventas, se puede negociar hasta un punto, caso contrario hay que cerrar. Entre los gastos fijos, el alquiler, los impuestos y los empleados, se hace muy difícil”.

Uno de los puntos a destacar, explicó el referente del Casco Histórico, son los gastos centrales de las galerías: son altos y los propietarios de los negocios no los quieren pagar.

Con respecto a los precios de los alquileres en los barrios, Acosta detalló que un local en barrio Echesortu o Empalme Graneros, sale entre 15 y 30 mil pesos, depende de la superficie y de la ubicación.

“Uno de los locales emblemáticos que también cerró hace poco fue Paseo Mayor, el bar de la galería de Mitre y Córdoba. Tenía 25 años de antigüedad, muchas deudas, pago de alquileres y empleados”, detalló el presidente del Casco Histórico.

Y adelantó que “otro de los comercios que espera un reemplazante es Borsalino, de Córdoba y Sarmiento. El alquiler en esa esquina cuesta 700 mil pesos. Es la ochava más cara del centro, de ahí para el lado del río van bajando los alquileres”.

El referente de Casco Histórico dijo que la gente no se largó a consumir masivamente. “La gente sale menos, y la gastronomía se vio terriblemente resentida. Hoy abrir un comercio es un acto de heroísmo”.

Corredor Turístico

Según datos del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, la provincia de Santa Fe se ubica entre los diez destinos más elegidos por los turistas argentinos. En ese marco, la Asociación Casco Histórico de Rosario apuntala a la regionalización del turismo receptivo.

En ese marco, tienen en marcha un proyecto que busca fomentar un corredor entre Rosario, San Lorenzo, la capital provincial, y Entre Ríos (Victoria y Paraná) para ofrecer paquetes conjuntos que atraigan al turismo, lo cual beneficiaría sectores del comercio, la gastronomía o el arte.

Acosta, indicó que las autoridades de Victoria, Entre Ríos y entidades empresarias, entre ellas la Unión Empresaria de Entre Ríos, debido a la coyuntura derivada por la pandemia del coronavirus, se suman a pensar en la construcción de un gran corredor turístico biprovincial para beneficiar el desarrollo de las economías regionales.

“Los turistas prefieren recorrer lugares de cercanía. Por eso hay que pensar en generar ofertas acorde a esta nueva demanda en contexto de pandemia”.

Comentarios