Policiales

Al banquillo

Las maniobras narco de Luis Paz

El ex mánager de box y empresario, padre del asesinado “Fantasma”, puntapié inicial de la megacausa Monos, fue acusado por tener actividades relacionadas con el narcotráfico tales como las de organización, financiación y lavado


El ex mánager de box y empresario polirrubro Luis Paz quedó detenido y acusado por la Justicia federal de tener actividades relacionadas con el narcotráfico, tales como las de organizarlas, financiarlas y lavar el dinero producido. Este miércoles se conocieron más detalles de la pesquisa, vinculada con una causa que tiene como principales acusados a un policía santafesino, hermano nada menos que de un ex jefe de Drogas Peligrosas, y al hijastro de Paz, con quien comparte sociedades. El fiscal federal Walter Rodríguez no descartó en la conferencia de prensa que brindó en la capital provincial que los 150 kilos de marihuana encontrados en un vehículo abandonado cerca de la vivienda de uno de los detenidos esté relacionado con esta causa.

Rodríguez, titular de la Fiscalía Federal N° 2 de Santa Fe, habló este miércoles a las 11. Dio algunos detalles de la investigación que lleva adelante contra Paz, luego de que el juez federal Francisco Miño lo indagara este martes junto con otros cinco detenidos tras 27 allanamientos realizados en Santa Fe, Rosario, Villa Constitución y Entre Ríos.

Luis Paz, de 63 años, tras contestar las preguntas de la Fiscalía –no trascendió qué declaró– quedó detenido acusado de “hacer maniobras narco, financiarlas y lavar activos”. Este hombre comenzó a sonar en las crónicas policiales luego de que el asesinato de su hijo Martín “Fantasma” Paz, en septiembre de 2012, diera comienzo a la investigación de la llamada megacausa Monos por asociación ilícita que, si bien nunca develó quién mató al Fantasma, terminó en altas condenas para los jefes de la banda de la Granada y también para algunos policías. Lo llamativo es que la Justicia provincial nunca investigó a Paz por asociación ilícita y tampoco a su hija Mercedes, pareja de uno de los líderes de Los Monos, Claudio “Pájaro” Cantero, y durante el juicio su nombre resonó varias veces, sobre todo por su cercanía con el juez Juan Carlos Vienna, con quien viajó a Las Vegas para ver boxeo, captados ambos en una foto difundida en forma profusa.

Para el fiscal, Paz posee “un patrimonio voluminoso” que está compuesto por inmuebles, vehículos, dinero y empresas. El acusado, que se definió como un empresario polirrubro, es dueño de una firma de transporte y un negocio de venta de electrodomésticos, entre otras actividades comerciales. Vivía desde hace unos años en una casa en el country Los Molinos, entre la ciudad de Santa Fe y la localidad de Rincón, desde donde comandaba las operaciones ilícitas, según sospechas de las pesquisas.

Los detenidos

Los operativos, que estuvieron a cargo del personal de la Delegación Antidrogas Rosario de la Policía Federal, permitieron dar con Paz en un departamento de su propiedad, ubicado en San Martín al 500 de Rosario, donde los pesquisas indicaron que solía quedarse a dormir cuando viajaba para atender sus negocios.

El otro departamento de su propiedad que allanaron está en avenida 27 de Febrero al 1200 –a pocos metros de la esquina con Entre Ríos, justo donde fue asesinado el Fantasma–. Allí cayó Hugo “Gali” Díaz, a quien le secuestraron unos 800 gramos de cocaína. Fuentes de la investigación señalaron que “Gali vendía  drogas de forma escandalosa en Rosario” y era socio de Paz.

En Villa Constitución fueron apresadas Alejandra U. (pareja de Gali), Claudia L. junto a su pareja Carlos S., a quienes sindican como integrantes de la estructura de Gali.

En tanto el sexto fue identificado como el arquitecto Andrés Fernando C., capturado en Santa Fe, en una vivienda de la calle Antonia Godoy al 4500 de barrio 7 Jefes, en inmediaciones de la Costanera de la capital provincial. En ese lugar, este miércoles personal de la PDI halló un vehículo abandonado con 150 kilos de marihuana e investigan si tiene relación con la causa Paz.

Las conexiones y los roles

El fiscal federal Rodríguez indicó que “esta causa se encontraba dentro del objeto procesal de la causa Edgardo Baigoría”. Este último hombre es sargento y hermano de un ex jefe de Drogas Peligrosas de Santa Fe, quien cayó en abril último junto su socio Emanuel González, hijastro de Paz.

De acuerdo con la información del Registro de Comercio santafesino, Baigoría y González comparten la sociedad Distinción SRL, que presta servicios de grúas y remolques. A su vez, su hijastro también aparece en la sociedad Paz SRL, en la que integra el directorio con las hijas de Luis, Belinda y Mercedes, junto a la ex pareja, Ana María Ferrari.

El periodista Héctor M. Galiano, en su portal >Zona Crítica<, hizo una descripción sobre los roles de los involucrados en la investigación sobre Paz. Un año atrás, González mantenía frecuentes conversaciones con Norberto “Zurdo” Villarroel, un reconocido narco que vivía en el distrito costero santafesino de Alto Verde y vendía grandes cantidades de cocaína y marihuana con complicidad de policías santafesinos y gendarmes de la sección Inteligencia. Como un indicio quedó registrado que en un allanamiento al Zurdo le encontraron la cupé BMW blanca valuada en 70 mil dólares, que era la misma en la que se trasladaba el Fantasma Paz cuando fue asesinado a tiros.

 

Del expediente se desprende que Paz también tenía frecuentes contactos con Baigoría y se denota su relación con otro de los detenidos, Gali Díaz, involucrado en causas por narcotráfico en Rosario.

Según el portal web, a través de escuchas, seguimientos e investigaciones anteriores, el fiscal vinculó a Paz con actividades ilícitas relacionadas con el comercio de drogas que involucra a personas residentes en Villa Constitución, Rosario y Santa Fe encargadas de esos asuntos y también informes patrimoniales de organismos nacionales y provinciales, que evidencian el crecimiento exponencial de Paz en un lustro. Camiones, sociedades comerciales, casas, terrenos y vehículos.

En las escuchas telefónicas tratan a Paz como “el Jefe”. Sólo Baigoría se salía de ese mote, aunque le decía “Tío”, y así también lo tenía agendado al padre del Fantasma en su celular, secuestrado luego por la Justicia federal, continúa >Zona Crítica<. “El Jefe” monitoreaba todos los movimientos de personas relacionadas al tráfico y se encargaba de financiar la actividad, de acuerdo con la mirada de los pesquisas. En esa estructura delictiva aparecían bien detallados los roles. Por ejemplo, el arquitecto Andrés C. aparece como el hombre de confianza de Paz, el encargado de llevar los números de las actividades ilícitas. En las escuchas telefónicas se aprecia cómo Paz le dice a su amante rosarina, Cynthia A., que “ante cualquier duda, mientras yo esté de viaje, hablá con Andrés”.

Graciela F., actual pareja de Paz, se encargaba de tercerizar los llamados a su cónyuge, cuando era necesario ocultar el andamiaje delictivo. Para el expediente, la amante brindaba su departamento, ubicado en la zona céntrica de la ciudad de Rosario, para apoyo logístico. En conversaciones telefónicas da cuenta de esa situación en más de una oportunidad. Lautaro R., hijo de Graciela, se encargaba, según la investigación federal, del almacenamiento de las drogas y su hermano Ezequiel del financiamiento, de cobranzas y circulación de cheques. Finalmente Alicia L., nuera de Graciela, también se encargaba de tercerizar operaciones entre Paz y el resto del grupo, describe el periodista de la capital provincial.

Para los investigadores, el encargado ( o uno de los encargados) de proveerle a Paz droga traída desde el Paraguay, era el parananense Germán Ezequiel V., quien fuera allanado el último lunes pasado por la Policía Federal, tanto su vivienda particular como su comercio, dedicado a la venta de vinos en pleno macrocentro de la capital entrerriana. El entorno del entrerriano apareció complicado también con la posibilidad de estar dentro de la estructura investigada. En las escuchas se habla de kilos, de peleas, de tratar de estar atentos y situaciones por el estilo, pretendidas como crípticas, aunque sin lograrlo. Un contacto fuerte de “el Jefe” en Rosario era Gali, a quien le cedía uno de sus departamentos en esa ciudad, ubicado en 27 de Febrero y Entre Ríos.

Gali, a su vez, tenía una estructura propia, integrada por su pareja Alejandra U. y por Claudia L., quien alternaba el rol de mula (sobre todo en colectivos de larga distancia) y la venta al menudeo. Carlos S., pareja de Claudia L., era la mano derecha de Gali.

Hasta ahora seis de estas personas (Paz, Gali, su esposa Alejandra U., la pareja integrada por Claudia L., y Carlos S., junto al arquitecto Andrés C.) quedaron a disposición del juez federal Miño este lunes luego de que les secuestraran drogas, cuadernos con anotaciones y balanzas.

Una muestra de estas relaciones puede verificarse con claridad en una serie de escuchas que, vinculadas entre sí, arrojan un dato concreto: el traslado de drogas desde Santa Fe a Rosario a principios de septiembre de este año. Ese operativo se llevó adelante en tres vehículos y de la siguiente manera: Paz iba primero, barriendo el camino, detrás de él fue Andrés C. como nexo entre Paz y el tercero, y quien trasladaba la droga, Gali. Ese recorrido terminó en Derqui al 7770 de la ciudad de Rosario, donde habita la actual pareja de Paz, Graciela F., explicó Galiano en Zona Crítica.

Una carga de marihuana

El fiscal federal Walter Rodríguez no descartó en la conferencia de prensa de este miércoles que la camioneta abandonada con 150 kilos de marihuana que halló personal policial en la misma cuadra de donde detuvieron al arquitecto el lunes pasado pueda tener relación con la causa.

De acuerdo con fuentes policiales, este miércoles por la madrugada un llamado anónimo realizado al 911 dio cuenta de que en la cuadra de Antonia Godoy al 4500, en barrio 7 Jefes, había una camioneta abandonada desde hace varios días.

Cuando personal de Comando Radioeléctrico llegó al lugar se encontró con el vehículo que tenía un neumático pinchado y las puertas abiertas. Tras una rápida requisa, los uniformados hallaron en su interior 200 paquetes rectangulares envueltos en nylon, los cuales arrojaron un peso total de 150 kilos de marihuana.

El caso y la droga incautada quedaron a cargo del magistrado Francisco Miño titular del Juzgado Federal 2 de Santa Fe.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10