Mundo, Ultimas

Las infecciones por Sida bajan 17 por ciento en ocho años

Los nuevos datos de Onusida y la OMS recogen el éxito de la educación y la prevención. El primero de diciembre es el Día Mundial de Lucha contra el VIH.

Indumentaria confeccionada con condones. Foto: Enrique Galletto.
Indumentaria confeccionada con condones. Foto: Enrique Galletto.

Los datos que han hecho públicos hoy Onusida y la Organización Mundial de la Salud muestran que el número de nuevos infectados ha bajado en el mundo un 17% desde 2001. Todas las regiones del mundo experimentan avances. El África subsahariana, que concentra al 60% de los afectados, registra un descenso del 15% de nuevas transmisiones (aproximadamente 400.000 personas menos).

Michael Sidibé, es el director africano de Onusida, da estimaciones sobre el impacto de la enfermedad. En Asia oriental, la región que se observa con más atención porque se esperaba una explosión de la enfermedad, la bajada ha sido del 25%. En el sureste asiático, un 10%. La región con datos peores es Europa Oriental, donde la epidemia, debida sobre todo al uso compartido de jeringuillas por usuarios de drogas, se ha “estabilizado”.

“La buena noticia es que tenemos evidencias de que los descensos que estamos viendo se deben, por lo menos en parte, a la prevención”, ha dicho Sidibé. “Sin embargo, los hallazgos muestran que a veces los programas de prevención no dan en el blanco, y que si mejoramos la obtención de recursos para que los programas actúen donde tendrán más impacto, se hará un progreso mayor y se salvarán más vidas”, ha añadido.

En total, se calcula que en el mundo viven unos 33,4 millones de personas con VIH. La cifra no baja respecto a otros años (en 2007 eran 33,2 millones), pero tiene una explicación positiva: aunque bajen las infecciones, también ha aumentado la supervivencia de los afectados. De hecho entre 2003 y 2008, la proporción de personas con acceso al tratamiento ha pasado del 7% al 42%. El número de infectados se calcula que ha sido de 2,7 millones (2,5 millones en 2007), y el de fallecidos baja a 2 millones (2,1 millones en 2007).

También se señalan las carencias de los programas de prevención. En Europa Oriental, ya no basta con atender a los usuarios de drogas inyectadas. Empieza a haber un problema también con sus parejas. En África, la prevención de la transmisión por vía heterosexual ha dejado fuera no solo a quienes tienen relaciones homosexuales (que en muchos países son incluso perseguidos legalmente y no van a los sistemas sanitarios), sino que también dejan fuera a las viudas, divorciadas, parejas estables o, simplemente, ante la progresiva disminución de la edad de los afectados, a los mayores d 25 años, que se encuentran con que los grupos de autoapoyo -una de las claves de un continente donde el trabajo comunitario es clave- son un conjunto de adolescentes con los que tienen muy poco en común, aparte del virus.

En África, las mujeres embarazadas son uno de los objetivos prioritarios de los programas de prevención. Primero, porque, aunque sea sólo al final del embarazo, la mayoría acude a un médico; segundo, para evitar que transmitan el virus a sus bebés; tercero, porque su tratamiento es el más sencillo y barato. A diferencia que en el caso de las personas con sida (el conjunto de enfermedades que aparece cuando el sistema inmunitario ya está tan deteriorado que no puede evitar las infecciones llamadas oportunistas), no hay que mantenerles la medicación durante toda la vida. Basta con hacerlo durante unos meses antes y después de dar a luz (si van a amamantar a sus bebés). Y es suficiente con administrarles -a pesar de los recelos mostrados por algunos dirigentes africanos- un sólo fármaco, la nevirapina. Por lo que, además, se trata de una medida barata. Con este sistema la directora de la OMS, Margaret Chan, calcula que se han evitado 200.000 transmisiones materno-infantiles desde 2001.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios