Ciudad

Aborto legal

Estudiantes secundarias, protagonistas en el debate

Cuatro adolescentes de escuelas públicas de Rosario cuentan por qué viajan en la caravana de Rosario a apoyar el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que este miércoles será tratado en el Congreso Nacional


Foto: Juan José García

Para el cumpleaños de 50 de su papá, Gina Ferretti le regaló un pañuelo verde. Hacía meses que la discusión sobre la despenalización del aborto había copado los almuerzos familiares y ella no descansó hasta convencerlo de que se trataba de un problema de salud pública. A Chiara Quinta le pasó algo parecido. Fue la encargada de llevar la discusión a una casa donde las mujeres son mayoría. De las charlas salió el pedido del pañuelo por parte de la mamá y la abuela. Para Luna Garat las conversaciones sobre sexo y educación sexual eran comunes en la familia. Nunca estuvo en contra del aborto pero con la llegada al feminismo conoció la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito y encontró argumentos para defender lo que pensaba. Renata Labrador es hija de una mamá feminista y piensa que la maternidad no tiene que ser un mandato. Tuvo su primer pañuelo en el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) de 2016 en Rosario y desde entonces se metió de lleno en los debates del movimiento de mujeres. Las cuatro tienen menos de 18 años, son estudiantes de escuelas públicas secundarias de Rosario y este miércoles viajan en la caravana que sale de Rosario hacia Buenos Aires para seguir durante 20 horas el debate de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que será tratado por primera vez en la historia de la Argentina en el Congreso Nacional.

Según las organizadoras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la caravana de Rosario es la más grande de todas las que viajan desde el interior del país a seguir el debate, con más de 2 mil personas. Está formada por entre 35 y 40 colectivos de distintas organizaciones sociales, políticas y sindicales y partirá de bulevar Oroño y 27 de Febrero a las 6.30 de este miércoles.

Foto: Juan José García

Gina tiene 14 años y está en segundo de la Nigelia Soria. Chiara va a la misma escuela y tiene 17. Renata es presidenta del Centro de Estudiantes del Normal 1 y Luna es secretaria de Cultura en el Politécnico. Las dos también tienen 17.  Para las cuatro será la primera vez en viajar al Congreso a defender una ley. Ante la consulta de este diario de por qué viajan, responden lo mismo: quieren ser parte de un momento histórico.

Gina, Chiara, Renata y Luna forman parte de la generación de adolescentes que la periodista Luciana Peker definió como “la revolución de las hijas”. Llegaron al feminismo después de la primera movilización de Ni Una Menos de 2015 y vieron por primera vez el pañuelo verde hace menos de dos años. Muchas no habían nacido cuando en 2005 mujeres de distintas organizaciones fundaron la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, pero a través de la militancia encontraron en la pelea por el aborto legal la principal bandera. Se pusieron los pañuelos en el cuello, la muñeca o la mochila y salieron a defender el proyecto que entró a la Legislatura el 6 de marzo pasado en actividades en todo el país. Son también la generación que reclama desde los centros de estudiantes por la implementación de la ley de Educación Sexual Integral y ve en el debate del aborto la definición de la autonomía sobre sus decisiones.

“Queremos que nadie nos diga qué tenemos que hacer con nuestros cuerpos y que la maternidad no sea una obligación”, explica Renata y agrega: “No podemos disfrutar de nuestra sexualidad porque siempre está el miedo a quedar embarazadas y el mandato social de ser madres. El aborto es una cuestión de salud pública, las mujeres que pueden pagar lo hacen de manera segura y las pobres mueren. Lo que va a lograr la legalización es que los abortos que ya se hacen sean seguros y las mujeres no vivamos con miedo y culpa como si hubiéramos hecho algo malo”.

Chiara conoció el debate en la militancia estudiantil y lo llevó a casa. “Cuando este año se presentó el proyecto marcó un eje de lucha para el feminismo y para las organizaciones políticas y sociales. Entre los centros de estudiantes lo veníamos discutiendo porque creemos que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su cuerpo en relación con un embarazo o lo que quieran”, agrega. Para ella también es fundamental el rol de los varones en el contagio de la discusión sobre el aborto legal, aunque remarca que las protagonistas son las mujeres.

Luna cuenta que está en etapa de exámenes en el Politécnico pero que no se quería perder la oportunidad de estar en el Congreso. “Más allá de si sale la ley estos meses fueron de muchos avances. Cambió el discurso y dejamos la moral de lado. Empezamos a pensar que el aborto existe, existió y seguirá existiendo y que está en los diputados y diputadas que sea legal o clandestino. Ese cambio de discurso y la lucha de las mujeres y los cuerpos gestantes es algo histórico. Si no sale hoy saldrá el año que viene”, opina.

Gina cambió de idea sobre el aborto cuando en séptimo grado le preguntó a su hermana Bianca si estaba de acuerdo. “Yo venía sosteniendo la idea de que tenía que ser legal sólo en caso de violación y después de esa conversación empecé a pensar distinto y a buscar información”. Para ella el viaje y la vigilia en el Congreso son una forma de demostrar apoyo a la Campaña. “Es la séptima vez que presentan el proyecto y creo que tenemos que estar bancando la parada. Aunque el conteo sea difícil queremos que las mujeres de la Campaña sepan que estamos y que el aborto nos atraviesa a las pibas de las secundarias”, define.

Foto: Juan José García
Vigilia en la ciudad

En Rosario el debate en la Cámara de Diputados podrá seguirse en distintos lugares. La facultad de Humanidades y Artes (Entre Ríos 758) fue el lugar elegido por la Campaña. Convocan desde las 16 hasta la hora de votación, estimada a las 7 del jueves. En la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales también habrá vigilia desde las 16. Será en el bar de la casa de estudios ubicada en el predio universitario conocido como la Siberia (Riobamba 250).

En el bar cultural Distrito 7 la cita será desde las 19 y hasta la hora de la votación. La actividad fue organizada por las mujeres de Ciudad Futura, Nuevo Encuentro y Mala Junta. En el Ateneo John William Cooke la vigilia empezará a las 18 y se extenderá también toda la noche.

Qué se debate

El proyecto que los legisladores debatirán el miércoles es la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). El jueves pasado, diputados de todo el arco político acordaron un proyecto de consenso. Tomaron como base la iniciativa de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y agregaron modificaciones para sumar el voto de los indecisos. En el dictamen de comisión de este martes el proyecto salió en 64 firmas a favor y 57 en contra.

El principal cambio que propone la ley en relación a la legislación actual es que Argentina deje el modelo de despenalización por causales de violación y riesgo de salud vigente desde 1921 y pase a la legalización por voluntad de la mujer o persona gestante.  La nueva ley dice que el aborto será legal por decisión de la mujer o persona gestante hasta la semana 14 de embarazo inclusive. Será garantizado en un plazo de 5 días en la salud pública y privada a través de consejerías integradas por profesionales que trabajarán con un enfoque médico, social y psicológico. Después de ese período de gestación será un derecho en casos de violación, riesgo de salud o malformaciones fetales incompatibles con la vida afuera del útero. Este último punto fue una de las modificaciones agregadas. Los diputados también sumaron la objeción de conciencia individual y con registro previo y la prohibición de la objeción a nivel institucional. Otros de los cambios fueron la creación de un registro de estadísticas y la referencia al Código Civil y Comercial para garantizar el derecho a decidir de niñas menores de 16 años. La ley pide además la garantía de la educación sexual integral, el acceso a anticonceptivos y la modificación del Código Penal para que abortar en el período mencionado deje de ser un delito.

El proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito entró a la Legislatura el 6 de marzo con la firma de apoyo de 71 diputados. Desde 2005 fue presentado siete veces pero este año se debate por primera vez después de que el presidente Mauricio Macri diera libertad de conciencia a los legisladores de Cambiemos. A la par llegaron al Congreso otros ocho proyectos de IVE, algunos de los cuales fueron usados para pensar el texto final actual. Las comisiones que los trataron fueron las de Legislación General, Salud, Mujer y Familia. Desde el 10 de abril y durante dos meses, 738 especialistas y referentes hablaron a favor y en contra de la legalización en los plenarios de las comisiones. Las exposiciones de 7 minutos fueron transmitidas a través del canal de la Cámara de Diputados y seguidas por miles de personas en todo el país.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios